Lorena Segura

Baloncesto enCancha

ACB

Valencia Basket, la joven armada taronja

TEXTO: Julio F. Santafé
FOTO: Cipriano Fornas
17 de octubre de 2021 - 11:53

La plaga de lesiones en el Valencia Basket masculino, a la que desgraciadamente podría unirse la baja del valenciano Víctor Claver con un esguince producto de su actuación en Burgos, y las ausencias en el femenino han servido para dar alternativa a jóvenes valores de la cantera taronja, sea parcial o definitiva.

El mejor representante de los jóvenes valores valencianos podría ser Josep Puerto, que como el propio Joan Peñarroya afirmó en la última rueda de prensa, ya lleva más minutos esta temporada en 6 partidos que durante toda la pasada en 15, convirtiéndose en uno de los baluartes de la aguerrida defensa taronja y ganando confianza en su tiro exterior, aunque le faltó algo de suerte en Burgos.

Muchos criticaron que este pasado verano se apostase por el de Almussafes y se diese la baja a Vanja Marinkovic, que esta temporada en las filas del Baskonia lleva unos números muy parecidos a los del valenciano y al que de momento no se le está echando de menos en la Fonteta. Con la importantísima salvedad de que Puerto es un estandarte de la Alquería y le resulta al club infinitamente más económico.

Un caso paralelo en el femenino podría ser el de Lorena Segura, que consolida su aportación con cerca de 18 minutos de media por partido y va ganando seguridad a cada jornada que pasa. La alero valenciana de 21 años ha sabido aprovechar la ausencia de Bec Allen en los primeros partidos para hacerse un hueco definitivo en la rotación taronja y más allá de los números se la ve jugar con dureza y desparpajo. Ya no es el elemento más débil de la defensa cinco contra cinco y en ataque las rivales saben que no le pueden conceder un metro o te la clava.

También este verano la entidad taronja decidió apostar por la valenciana frente a otras opciones como podrían haber sido la renovación de la lituana Laura Juskaite, con unos números bastante discretos en el Saint Amand de la liga francesa, el fugaz e intranscendente regreso de Jana Raman del vinculado NB Paterna, o un fichaje temporal, y el arranque de la temporada demuestra que no se equivocó en su apuesta.

Un escalón más abajo por edad y trayectoria deportiva nos encontramos a otros dos excelsos productos de la alquería valenciana, Claudia Contell y Millán Jiménez, que todavía sin formar parte de los primeros equipos van apareciendo cada vez más en los partidos y formando parte habitual de los entrenamientos con los profesionales. Ambos con un inmenso talento, en este complicado arranque de campaña están sabiendo aprovechar los escasos minutos de los que disponen al máximo nivel alternando con magníficas actuaciones en sus equipos de formación, con medias que superan los 15 puntos por partido y los 25 minutos de participación.

Muchas veces hemos escuchado a los dirigentes del Valencia Basket quejarse de que los entrenadores de los equipos profesionales, sobre todo los más consagrados, no confiaban en los jóvenes productos de la cantera taronja, impidiendo su progresión y prefiriendo su cesión. Ante la ausencia de refuerzos, Peñarroya y Burgos no están teniendo más remedio que apostar por estos jóvenes, que están sabiendo darles cumplida réplica.

La notable aportación de lo que hemos dado en llamar la joven armada taronja, entre los que también incluimos a otros interesantes proyectos como Guillem Ferrando, Elba Garfella y varios más que no acertaremos a mencionar, sigue haciendo aconsejable no fichar refuerzos temporales para suplir lesiones musculares o esguinces de corta recuperación. En frente, otras opiniones que consideramos provienen de un entorno tóxico, por lo general futbolero, que confunden exigencia deportiva con despilfarro y que prefieren jugones foráneos con escasa implicación y menos experiencia en las competiciones nacionales a los productos de la cantera valenciana.

Los jóvenes contribuyen a la construcción de equipos y grupos de trabajo sólidos mientras que los refuerzos temporales marean y enturbian las relaciones en el vestuario. Por ello, salvo en el caso de una baja larga como podría ser la provocada por la inminente operación de Mike Tobey, seguimos considerando muy preferible la apuesta por los jóvenes frente a fichajes temporales que no te sacan del apuro y que cuando vienen a integrarse, se les acaba el contrato.

También puede interesarte...