Clara Bermejo lanza a canasta ante Erika y Elena Tornikidou

Baloncesto enCancha

Liga Femenina

Final LF Endesa 2021: ¿La mejor de la historia?

TEXTO: Francisco J. Cortés
FOTO: Cipriano Fornas
5 de mayo de 2021 - 19:15

Tras dos partidazos entre Perfumerías Avenida y Valencia Basket en los que hemos visto un gran espectáculo nos preguntamos si puede ser la mejor final de la historia. La respuesta es NO y pasamos a repasar otras grandes finales que al contrario que ésta, se disputaron al mejor de 5 encuentros.

Una vez finalizados dos encuentros de la Final igualadísimos y con un gran espectáculo algunos se preguntaban si podíamos estar ante la mejor final de la historia de la LF Endesa.

La respuesta en mi opinión es NO. Y la explicación no puede ser más sencilla. La actual Final de LF Endesa es al mejor de 3 y en el pasado hubo finales de un nivel altísimo pero al mejor de 5 partidos lo que alargaba hasta en 80 minutos más el espectáculo. Sirva el presente artículo para defender que se vuelva a esas finales a 5 partidos en las que entre la 2000-01 y la 2006-07 nos ofrecieron clubes como Ros Casares, UB Barça y Perfumerías Avenida dieron un espectáculo magnífico.

Aquellas finales a 5 encuentros.

La primera final al mejor de 5 partidos la disputaron Ros Casares y UB FC Barcelona en la 2000-2001. Un Ros Casares con Nieves Anula, Alicia López, Rankica Sarenac, “Pee Wee” Johnson, Marta Fernández, Marina Ferragut o Ingrid Pons. Enfrente un UB FC Barcelona con Elena Tornikidou, Lidia Mirchandani, Sandra Gallego, Laia Palau, Korana Longin o Betty Cebrián. Una final espectacular en la que vencían 84-75 las valencianas el primero, contestaban 72-81 las catalanas en el segundo, vencían 76-92 las valencianas el tercero y las catalanas provocaban el cuarto al vencer 98-82 el cuarto. En el quinto y definitivo una exhibición de Pee Wee Johnson dejaba el título en Godella al vencer 76-72 las valencianas.

Nadie mejor que la capitana de aquel Ros Casares (Alicia López) para hablarnos de aquella final:

Fue una liga super igualada. La final tuvo de todo. El primer partido lo ganamos y el segundo tuvo su anécdota, después que Carme Lluveras quisiera que jugásemos de un color distinto. No lo hicimos pero nos ganaron. El tercero lo ganamos de bastante en Barcelona y el cuarto Shannon Johnson se puso enferma y la tuvieron que llevar al hospital antes del partido y llegó justo a jugar perdiendo de bastante el encuentro. El último fue muy igualado y nos lo llevamos aunque no recuerdo muchos detalles del mismo. Fue la primera liga del Ros Casares antes de dar el paso a ser 100% profesional el año siguiente que lo cogieron Esteban y Miki y nos fuimos a jugar a la Fonteta. Entonces aún jugábamos en Godella, el mejor pabellón para el baloncesto femenino, con Godella super involucrada, con mucha gente quedándose fuera del pabellón ese día. Los dos equipos eramos equipazos. La celebración fue espectacular nos llevó Francisco Ros con todo el equipo y con los familiares a cenar. Luego nos llevó a todo el equipo a Estados Unidos a Orlando a ver a Shannon jugar en la WNBA. Lo que más recuerdo es la intensidad de los partidos”.

La 2001-02 tendría los mismos protagonistas y un 3-0 para las valencianas.


La 2002-03 era el UB Barça el que se llevaba la final 2-3  ante Ros Casares con un 70-72 en el quinto en la Fonteta. Nos habla sobre ella nuestro amigo Toni Delgado (Cronómetro de Récords) una de las personas que mejor escribe de baloncesto femenino en España y que su afición por el basket femenino está marcada por este UB Barça.

Hay que cambiar la historia –me dijo Laia Palau la noche del 12 de mayo de 2003, cinco minutos después de que su UB Barça perdiese una oportunidad de oro, en el Pavelló Guinardó-Torrent d'en Melis y ante su público, de ser campeón de la Liga Femenina por primera vez. Le quedaba la última, en el quinto y definitivo partido, en La Fonteta y ante un Ros Casares que aspiraba a levantar su tercera Liga consecutiva y completar su segundo doblete. El UB Barça había sido su rival en tres de esos cuatro títulos.   

El deseo de Laia Palau parecía casi, casi imposible, pero su tono y su mirada me convencieron. ¿Por qué no? Palau tenía 23 años, hacía ocho meses que había jugado el Mundial de China, su primer gran torneo con la selección absoluta, y era un pilar en el UB Barça, al que había adelantado en la final con cinco puntos vitales en la prórroga (79-81). Reaccionó el Ros Casares (74-67) con 20 puntos de Elisa Aguilar y dos canastas fundamentales de Trisha Fallon y Amaya Valdemoro. El UB Barça se llevó el tercero por 92-78 gracias a su gran inicio del tercer cuarto y el conjunto valenciano forzó el quinto tras un parcial de 14-26 en los últimos siete minutos del cuarto (85-97).

Durante todo el quinto encuentro, que viví en la redacción de "Mundo Deportivo" en Barcelona, donde estaba haciendo mis primeras prácticas, me acordé de las palabras de Laia Palau: "Hay que cambiar la historia". También de las que había leído en la prensa de Amaya Valdemoro, que estaba convencida de que el juego interior sería decisivo. Ahí el UB Barça tenía a Razza Mujanovic, una institución casi sin antídoto en la pintura e inteligente para conectar con las exteriores. La pívot bosnia había llegado al club a finales de enero como sustituta de Clarisse Machanguana. "Teníamos problemas en el juego interior y Mujanovic nos hizo mucho daño. Fue clave", me confesó, años después, Esteban Albert, entrenador del Ros entonces.

Lo que sucedió el 15 de mayo de 2003 en la Fonteta es el final más surrealista que recuerdo. Con 70-68 y a falta de ocho segundos, Ruth Riley, frenada por Mujanovic, falló un tiro. Dos segundos después, Amaya Valdemoro cometió antideportiva sobre Isa Sánchez, que anotó los dos tiros libres. A tres segundos, nuevo error en ataque del Ros Casares y otra falta personal, esta vez de Ruth Riley... Justo a Laia Palau, que también acertó con los dos tiros libres (70-72). Marta Fernández tuvo en sus manos la victoria y el título para el Ros Casares, pero su triple, desde la mitad de la pista, tocó en el soporte del aro y salió despedido hacia el banquillo del UB Barça, que, como anticipó Laia Palau, cambió la historia.”

La 2003-04 volvía a vencer Ros Casares por 3-0 ante UB Barça.

La 2004-05 se la llevaba el UB Barça 2-3 ante Ros Casares. Las valencianas con Rosi Sánchez, Noe Jordana, Elisa Aguilar, Amaya Valdemoro, Suzy Batkovic, Sonja Kireta o Nnidjem eran favoritas ante unas catalanas que tenían a Cristina Santos Luz, Erika De Souza, Delisha Milton-Jones y buenas nacionales como Marta Fernández, Sandra Gallego, Laura Antoja o Betty Cebrián (que se retiraba a final de temporada). Tras un 94-69 en el primer partido se las prometían muy felices las valencianas. Pero las catalanas vencían el segundo y el tercer partido teniendo dos match-ball para llevarse la liga. Salvaban las valencianas el primero en Barcelona por la mínima 64-65 con un 0-6 final de las valencianas en los últimos instantes. Todo se decidiría en la Fonteta. Las catalanas con Milton-Jones, De Souza y Marta Fernández como baluartes decantaban el partido a su favor en el último cuarto tras tres partes muy igualadas y el 55-68 final ponía un broche de oro a la exitosa carrera de Betty Cebrián.

La 2005-06 la vencía Perfumerías Avenida 3-1 ante el UB Barça después de perder las charras el primer encuentro.

La 2006-07, última final al mejor de 5 encuentros vencía 3-2 Ros Casares a Perfumerías Avenida en otra final extraordinaria de la que nos habla el entrenador del equipo campeón Manolo Real.

La final de aquel año la recuerdo con una intensidad tremenda. Ibamos partido a partido. Veníamos de una temporada muy larga en la que habíamos sido subcampeonas de la Euroliga ante Spartak de Moscú. Tuvimos que controlar durante los playoffs anteriores para llegar bien a la final. Teníamos jugadoras muy buenas pero también veteranas (Dydek, Milton-Jones, Tornikidou...) por lo que había que controlar muy bien el tema de las cargas. El primer partido en casa lo ganamos relativamente fácil pero a partir de ahí, el segundo bajamos un poco la intensidad y Salamanca con jugadoras como Powell que era de las mejores treses que ha habido en nuestra liga con un gran físico y tiro, Silvia Domínguez, Silvia Sánchez... era un gran equipo dirigido por un gran entrenador como José Ignacio Hernández. Llegamos a Salamanca, planteamos el tercero como la verdadera final ante un ambiente tremendo en Würzburg. Fue de los partidos más intensos que recuerdo en mi vida. Acabamos ganando. El desgaste emocional y físico nos pasó factura en el cuarto partido. Pero volvimos a Valencia pensando que la Fonteta nos iba a ayudar. Fue maravilloso el ambiente con mucha gente en el pabellón mucho antes de empezar, con mucha animación del público. Fue un gran partido que acabamos ganando y cuyo triunfo fue muy celebrado”.

Por desgracia, aquella fue la última final a 5 partidos y muchos desde entonces echamos de menos finales como las que hemos puesto de ejemplo en el presente artículo. ¿Se imaginan la final de ésta temporada al mejor de 5 encuentros? 

También puede interesarte...