Valencia Basket, un proyecto social

Baloncesto enCancha

Euroliga

Valencia Basket, un proyecto social

TEXTO: Julio F. Santafé
FOTO: Prensa Valencia Basket
10 de noviembre de 2020 - 20:05

La controversia alrededor del Valencia Basket nos obliga a adelantar esta vez nuestro resumen semanal, que más que deportivo será de otra índole, sobre la ideosincrasia y los objetivos a largo plazo del club valenciano.

Hartos de ver en la redes a aficionados que no se explican ciertos movimientos estratégicos del club y coincidiendo con el anuncio de la Euroliga de dar y repartir licencias a todos menos al Valencia Basket así como a la ausencia de positivos COVID en el conjunto taronja, vamos a explicar brevemente cómo entendemos nosotros la forma de ser y de actuar de este club.

Sin despreciar la relevancia de los aspectos deportivos y económicos, Valencia Basket es un proyecto eminentemente social, cuyo objeto es consolidar la sana práctica del deporte de la canasta en Valencia y convertir a la ciudad y a la región en un referente o meca del baloncesto en Europa y en todo el mundo.

Para eso sería importante ganar la Euroliga o jugarla todos los años, pero no es lo más importante, lo mismo que sería importante obtener una rentabilidad económica, o al menos no perder hasta los calzoncillos, pero no es lo más importante. Que el proyecto social de baloncesto denominado Valencia Basket con el lema "cultura del esfuerzo" se convierta en un faro y un ejemplo en el mundo es el verdadero y principal objetivo.

Muchos parecen no haberlo entendido, tal vez porque no se lo han explicado bien, por eso no comprenden determinadas decisiones del club, como que no se fiche un "entrenador de Euroliga" o un entrenador "contrastado" o que no se pongan a fichar como cosacos cuando se producen lesiones que dejan al equipo taronja en cuadro.

No, eso no sería un buen ejemplo, que si hace falta Juan Roig se gasta 22 millones en la Alquería o 220 millones en el Casal pero no se va a gastar medio millón ni un millón en un entrenador "de Euroliga" o "contrastado" porque la idea es que también los técnicos se desarrollen aquí, que Valencia Basket sea también una escuela de técnicos. Se invitará a dar clínics a grandes entrenadores, todos los que quieran venir, pero el técnico del Valencia Basket debe tener una conexión emocional con el proyecto social, es decir, debe ser un entrenador "de la casa".

Una vez explicado este primer concepto, pasemos al siguiente, el de los fichajes. Si no se ficha a mansalva no es por falta de dinero o de interés sino porque el grupo debe unirse y ser capaz de de superar las dificultades como concepto básico, aunque eso implique perder muchos partidos, hasta un cierto límite. Nosotros creemos que el club valenciano quiere fichar un escolta pero antes de eso debe deshacerse del problema Colom y por eso se incrementa la presión sobre el jugador anunciando que a partir de ahora lo más seguro es que no vuelva ni a ser convocado. No por el dinero sino por mantener las líneas de actuación del proyecto social.

Evidentemente nada es blanco ni negro, si fuese imprescindible se ficharía puntualmente un “gran” entrenador, como pasó con Spahija o Pesic, y si fuese imprescindible se ficharía por encima de lo previsto, pero el margen es amplio porque lo primero es el proyecto social. Y si no se juega la Euroliga, se jugará otra competición porque lo primero... en fin, ya sabéis.

Y si no habéis entendido algo, preguntad o por lo menos mirad el vídeo.

También puede interesarte...