José Puentes asume la Dirección General y Consejero Delegado de Valencia Basket

Baloncesto enCancha

ACB

Valencia Basket, cambios progresivos e inexorables

TEXTO: Julio F. Santaf�
FOTO: Julio F. Santaf�
11 de septiembre de 2020 - 02:27

Vivimos una época de máxima incertidumbre provocada por una pandemia a la que no podemos ser ajenos y que ha envuelto al club valenciano en una serie de cambios imprevistos, en algunos casos difíciles de asumir, a los que tendremos que saber adaptarnos.

La crisis del COVID nos afecta a todos, a nuestra salud y a nuestra economía, obligándonos a cambiar nuestra forma de vida, pero más si cabe se está cebando en algunos sectores de la sociedad, como el turismo, la hostelería, el ocio nocturno y muy especialmente en los espectáculos deportivos, como es el caso del primer objeto social del Valencia Basket.

Diríamos que por primera vez en la historia, el club no va a vender abonos, restringiéndose el acceso a través de la venta de entradas sueltas en función de las restricciones de aforo y de 200 tarjetas a un coste que solo es asumible por motivos de representación. Desde el punto de vista del aficionado es una tragedia, como si nos arrancasen una parte de nuestro corazón taronja, y por parte del club podría suponer la ruina, al perder varios millones de euros de ingresos, sino fuese porque los máximos accionistas volverán a cubrir el déficit.

El relevo de Paco Raga por José Puentes y el de Jesús Villarreal por Alberto Chilet también suponen el cambio estructural más importante de los últimos años, al menos desde junio de 2009, más de una década, cuando la pareja Solá-Raga se hizo cargo de la gestión efectiva del Valencia Basket con la supervisión de Juan Roig. Dos profesionales que ya conocen los entresijos del club e intentarán superar con el empuje de su juventud el elevado listón que les han dejado sus predecesores.

Vista aérea de la Fonteta y la AlqueríaEn el plano deportivo, el equipo masculino disputa la Euroliga por segundo año consecutivo, algo que no había sucedido en toda su historia, porque sus participaciones en la máxima competición europea se cuentan con los dedos de una mano y han estado bastante espaciadas, mientras que el femenino repite Eurocup después de estrenarse internacionalmente el año pasado, sin poder completar el calendario. En ambos casos la ambición y el deseo de los profesionales que los componen es máximo, conscientes de que el club taronja está preparado para dar un salto cualitativo que los especialistas dan como muy probable.

Y en el institucional, la Alquería funciona a pleno rendimiento y del Casal España Arena de Valencia empieza a verse algo, una construcción que no dudamos cumplirá plazos y nos permitirá estrenar la nueva casa del Valencia con todos los honores y esperemos que superados los problemas de índole sanitaria.

En medio de este maremagnum de novedades, de situaciones sobrevenidas a las que nunca antes nos habíamos enfrentado, aficionados, medios y patrocinadores, lo que se conoce como el entorno del club, creo que hemos de saber adaptarnos a los nuevos cambios con reflexión pero sin temor, ilusionados con que vamos a dar pasos decisivos y confiados en que la historia de un club de baloncesto se escribe cada día y la hacemos nosotros mismos.

Y ante las adversidades, reaccionemos con generosidad.

También puede interesarte...