Arteaga, Brizuela, Vicedo y Siz

Baloncesto enCancha

Eurobasket

Rumanía paga los platos rotos de la selección

TEXTO: Julio F. Santafé
FOTO: Alba Pacheco
30 de noviembre de 2020 - 21:06

No podía fallar la selección española de Sergio Scariolo contra Rumanía, a pesar de la ausencia de jugadores NBA y Euroliga, la clasificación para el Eurobasket 2022 estaba en juego y la roja como vigente campeón no podía faltar a la cita.

Para empezar, Scariolo sacó a pista el mejor quinteto posible, sin despreciar la aportación de los jugadores de rotación, tres de ellos del Unicaja de Málaga: Alberto Díaz, Dario Brizuela y Rubén Guerrero, dejándose de experimentos como contra Israel, y la estrategia le salió bien a juzgar por el 7-0 inicial. No tardaría Rumanía en reaccionar de la mano de sus dos mejores hombres, el "murciano" Emanuel Cate y el norteamericano nacionalizado Giordan Watson, pero ampliamente superada por las veloces transiciones españolas su entrenador Tudor Costescu no tuvo más remedio que solicitar tiempo muerto con el 17-04 para parar la excelencia ofensiva de la roja, lo que conseguiría parcialmente, terminando el primer cuarto 27-12, con 10 puntos de Darío Brizuela, el jugador español más determinante.

Como si fuese un maleficio, Rumanía remontaría en los primeros minutos del segundo cuarto, mientras España mantenía en pista a la rotación, pero poco a poco la roja volvería a despertar, a medida que iban volviendo los titulares, e igualaría el parcial del periodo en los llamados minutos de la basura, aunque con un juego más trabado e impreciso, y se volvería a marchar en el marcador, obligando a Costescu a gastar otro minuto con el 43-21 a 2 minutos del descanso. pero con escaso efecto pues el marcador al final del primer cuarto empezaría a ser de escándalo, 45-21, destacando el debut de Jonathan Barreiro, que no estuvo contra Israel y nos ha gustado mucho.

Repetiría Scariolo quinteto inicial tras el paso por los vestuarios, de nuevo con buenos resultados, la selección rumana desesperada y la española dominando en todos los terrenos. Movería otra vez el banco el italiano mediado el cuarto, enturbiándose el juego y dando esperanzas a los rumanos, aunque no llegaría la sangre al río como pasó con Israel, y con el inexorable paso de los minutos la ventaja española que rozaría los 30 puntos en las acaballas del tercer periodo, que finalizaría 58-33.

Rumanía lo seguía intentando pero se estrellaba una y otra vez contra la compacta defensa española, más comprometida y coordinada que contra Israel, que llegaba a puntear los tiros exteriores y se infló a poner tapones. Y sin mucha más historia, salvo los 36 puntos anotados en este último periodo, el encuentro terminaría con 94-41 y la clasificación española. Con un juego tan coral es difícil destacar a un jugador pero probablemente los mejores fueron Brizuela, Barreiro y Pérez.

También puede interesarte...