Laurynas Birutis se zafa de la defensa hispalense

Baloncesto enCancha

ACB

Birutis, la estela lituana

TEXTO: Yago Piera
FOTO: ACB Photo / A. Baúlde
1 de octubre de 2020 - 11:25

Laurynas Birutis fue el mejor jugador de la ACB en el mes de septiembre, promediando 19 '3 puntos, 8 rebotes y 27 '7 créditos de valoración en las tres primeras jornadas de la Liga Endesa. Una nueva estela ha llegado a España desde Lituania, donde se curtió como uno de los mejores interiores del país.

De hecho, el principal motivo por el que Obradoiro ha conseguido tres victorias seguidas en el arranque liguero es gracias a su nivel ofrecido. Cierto es que su estilo de juego encaja en la pizarra de Moncho Fernández, además de asociarse de lujo con su compatriota Beliauskas.

ESCUELA LITUANA

Formado en la cantera de Rytas Vilnius, sería fichado por Zalgiris Kaunas en 2014 para el equipo junior. En el Eurobasket U-20 de 2017, Laurynas destacó con 17 puntos, 8 '1 rebotes, 1' 7 tapones y 1 '1 asistencias. Asimismo, al año siguiente en la temporada 2017-2018 fue el MVP de la competición de su país, siendo el máximo anotador (15 '1), reboteador (7' 2) y taponador (1 '02) jugando con Siauliai. A pesar de ello, nunca consiguió asentarse en el primer equipo de Zalgiris, lo que le hizo dirigirse a otra liga de mayor nivel fichando por Monbus Obradoiro. 

PÍVOT “OLD SCHOOL”

Birutis es ese tipo de pívot muy grande, casi imparable cuando tiene el balón en la zona. El porcentaje de acierto de cara al aro es alto, superando el 50% en la gran mayoría de veces y anotando cerca de 20 puntos. Por supuesto, los 2.13 metros de altura le permiten atajar una gran cantidad de rebotes debajo de canasta, lo cual en ataque le facilita mucho a la hora de culminar puntos. También, el Pick & Roll es una de sus especialidades, el cual está aprovechando al máximo desde su llegada a la ACB.

PUNTOS DÉBILES

Como todo jugador de dichas dimensiones, los inconvenientes vendrán en defensa. Sufre mucho en los cambios de defensa en los bloqueos y en situaciones rápidas de juego, pues no es un interior atlético. No obstante, algo en lo que se ha visto criticado es en la poca dureza que tiene a la hora de defender. En situaciones en las que se enfrenta a otro pívot, la falta de compostura y de garra le juegan malas pasadas, provocando faltas innecesarias de sus compañeros o de él mismo. 

DIAMANTE EN BRUTO

En el caso de que consiga pulir sus problemas defensivos de la mano de Moncho, podría llegar a ser un jugador muy dominante, pues en ambos lados de la cancha haría una puesta en escena descomunal con su cuerpo. El club gallego, tiene en sus manos una joven promesa de 23 años que tiene que explotar ya para ser un interior con mucho peso en el baloncesto europeo dentro de unos años. 

También puede interesarte...