El capitán Fabien Causeur fue el artífice principal de la remontada baskonista del tercer cuarto con 12 puntos.

Baloncesto enCancha

Euroliga

El Baskonia se da un homenaje y se sitúa virtualmente en Cuartos

TEXTO: Ohiane Arcos
FOTO: Jose Angel Calvo
10 de marzo - 23:45

Tras una primera parte ramplona donde Baskonia y Khimki tiraron de calidad y jugadas aisladas e individuales, los gasteiztarras arrasan a los rusos tras el descanso y les arrebata el basket average. Con la derrota de Olympiakos y a la espera de lo que hagan Real Madrid y Barça, el conjunto azulgrana tiene prácticamente los dos pies en los Cuartos de Final. Bourousis volvió a ser nuevamente el jugador más valorado con 29, aunque el que prendió la mecha de la remontada fue Causeur en el tercer cuarto con 12 puntos.

Laboral Kutxa Baskonia 98–83 Khimki Moscow Region

Grupo F

‘Aun no estamos clasificados para el Top8. Nos queda mucho trabajo aun. Tenemos que ganar a Real Madrid o Barça o a los dos. Hay que mantener los pies en el suelo’. Aunque Perasovic no quiere lanzar las campanas al vuelo, lo cierto es que la contundente victoria baskonista de esta noche sobre el Khimki deja muy de cara la clasificación del Baskonia para los Cuartos de Final. Y es que la noche ha sido perfecta para los vascos: derrota del Olympiakos en Alemania y triunfo y basket average recuperado ante el Khimki, cuarto clasificado y al que saca dos victorias a falta de cuatro jornadas. A pesar de lo abultado del resultado final, lo cierto es que hasta el tercer cuarto el equipo azulgrana fue a remolque. La primera mitad se caracterizó por un juego trabado en el que brillaron más las individualidades que el colectivo, si bien Rice lograba darle algo más de sentido al juego ruso. Sin embargo, todo cambió tras la vuelta de vestuarios. Los gasteiztarras salieron con una marcha más y de la mano de un espléndido Causeur lograron un parcial de 27 a 15 que ponía muy de cara un último cuarto que sirvió de deleite para los aficionados locales.

 

Sin fluidez en el juego

El choque entre dos de los conjuntos más ofensivos de la Euroliga comenzaba, paradójicamente, muy ramplón. Aunque los ataques eran rápidos, los errores en el tiro se sucedían en ambas zonas. Una zona de la que poco a poco se fue haciendo amo y señor Davis, al cual eran incapaz de parar tanto Diop como Bourousis. Ofuscados los vascos en ataque, el Khimki aprovechaba varias pérdidas azulgranas para correr y ponerse seis arriba en apenas siete minutos. Atascados, desconcentrados y sin claridad de ideas, Perasovic decide sacar a Blazic. El esloveno recibe la misión de aumentar la intensidad defensiva de su equipo y meterle una marcha más en ataque. Coincidencia o no, el encuentro se vuelve loco y se pasa de un 10-15 a un 21-24 en apenas dos minutos, con Adams y Hanga como hombres destacados por parte local y Shved y Rice en la de los rusos (21-24 minuto 10).

Tras el primer receso entre cuartos, los jugadores interiores baskonistas seguían sin encontrar la manera de frenar a Davis, quien seguía martilleando una y otra vez la zona local. Incapaz de frenarlo atrás, Bourousis se tomó la revancha y con dos triples volvió a meter a su equipo en el partido tras un parcial inicial de 0-4. Después, como sucediera en el cuarto anterior, llegaría un toma y daca que elevaría el marcador a cifras muy altas, fruto en gran parte a la poca agresividad defensiva de ambos conjuntos. El partido seguía siendo muy trabado, con dos equipos muy incómodos sobre la pista y que se movían por individualidades , siendo el único que ponía algo de cordura Rice con 8 asistencias (45-46 minuto 20).

 

Capitán Causeur

La vuelta de vestuarios no trajo grandes cambios. Ambos conjuntos seguían desdibujados sobre el parqué, pero la calidad de Khimki ponía a los rusos cinco arriba. En un momento delicado donde podía romperse el partido, el capitán Causeur hizo de líder y con dos triples seguidos daba la vuelta al marcador, una remontada que remachaba Adams con un mate a una mano. La entrada de Indar Baskonia (el grupo no entró hasta el tercer cuarto como protesta tras ser retenidos el pasado domingo dos de sus miembros por mostrar una pancarta que hacía referencia a los asesinatos de cinco obreros el 3 de marzo de 1976 en la capital vasca)  contagió a la grada, que empezó a calentar el ambiente. Ahora sí, el Buesa rugía e insufló de energía a los suyos, que seguían in crescendo hasta el punto de ponerse ocho arriba (61-53 min 27). Los de Kurtinaitis se alimentaban de los tiros libres de Rice y se acercaban gracias a un 3+1 de Koponen tras falta de Blazic a escasos cuatro segundos del final, pero un triple de James sobre la bocina volvía a poner tierra de por medio y cerraba el cuarto con los aficionados en pie (72-61 minuto 30).

 

Baskonia se deleita

El último cuarto empezó con un toma y daca, pero lo más importante para el Baskonia era que los minutos pasaban y la distancia se mantenía. Y entonces llegó la eclosión. Tapón de Bertans y el propio jugador letón acaba el contraataque con un mate que vuelve a poner al pabellón en pie, remantándolo poco después con un triple marca de la casa. El Baskonia aumentaba su intensidad atrás arengado por una grada que no dejaba de animar y por la confianza que le otorgaba el hecho de ver cada vez más cerca la victoria. Los azulgranas se deleitaban, se divertían y divertían. Con el partido ya roto, rondando la veintena de diferencia, James realizaba uno de sus espectaculares mates. Con el primer objetivo en la mano, el único aliciente ya era arrebatar el basket average al Khimki tras la derrota por ocho puntos en la ida. Y lo logró. Tres años después, Vitoria huele a Top8 (98-83 final). 

¿Qué te parece este nuevo diseño? Danos un minuto de tu tiempo contestando a tres preguntas aquí.

También puede interesarte...