El Madrid venció pero la renta no fué suficiente para obrar el milagro, despedida con sabor dulce

Baloncesto enCancha

Euroliga

Grupo F: J6 >Real Madrid se despide de Europa

TEXTO: Fernando Barba
FOTO: Jordi Montraveta
2 de marzo - 00:04

El Real Madrid visitaba al Montepaschi Siena con ganas de apurar hasta la última opción de entrar en los cuartos de final. El primer paso era lograr la victoria, lo que se consiguió, no así la otra condición que era la derrota del Gescrap Bizkaia. Si se vencía por más de 23 puntos también se lograría el pase, pero finalmente no pudo ser, pese a un gran triunfo 90-102.

Montepaschi Siena 90 - 102 Real Madrid 

Ante la importancia del encuentro los jugadores madridistas salen a pista muy centrados y motivados. Los blancos arrancan con una buena defensa zonal y un ataque mucho más fluido que en la ida, metiendo balones al poste para generar el juego. Gracias a esta forma de atacar, los exteriores encuentran tiros cómodos y cortes en la zona. Siena responde con mucha calidad, lo que propicia un juego dinámico, igualado y de alta puntuación. Los porcentajes rozan la perfección y el cuarto acaba con un bonito 28-26 a favor del Montepaschi Siena, con un Mc Calebb en 9 de valoración.

El segundo cuarto siguió con la misma tónica. El Madrid nutre a sus postes de balones y el Siena responde desde el perímetro, con un enorme Tomas Ress con 4/4 en triples. David Moss se encarga de frenar con éxito a Carroll. Un parcial de 9-3 distancia a los locales a 48-41, pero pronto vuelve la igualdad, cerrándose el cuarto 53-52. El Siena maneja bien la situación sin Mc Calebb, que solo juega los últimos instantes, mientras que el Madrid aprovecha su fortaleza interior para comandar el rebote, especialmente el de ataque. Al descanso 9 jugadores en cada equipo habían anotado, lo que muestra lo repartido que estaba el juego. En el Montepaschi destacaban Rakocevic con 11 puntos y Tomas Ress con 12 puntos (4/4 en triples) y 14 de valoración. En el Real Madrid encontrábamos a Singler, Pocius y Tomic con 9 de valoración, este último máximo anotador de su equipo con 10 puntos.

A la vuelta de vestuarios bajó el ritmo, con un gran inicio madridista en terreno defensivo, que dejó a los locales en 3 puntos en los cuatro primeros minutos. Begic, con seis puntos practicamente consecutivos le da a los suyos una ventaja de 6 puntos, 56-62. Rápidamente el Montepaschi reacciona y vuelve a igualar el encuentro, de la mano del hombre clave en sus filas en este tercer cuarto, David Moss. Tras un inicio de cuarto más comedido en ataque, los dos equipos vuelven a desmelenarse y llegamos al final del periodo 75-76, con los cinco últimos minutos de auténtica fiesta ofensiva. David Moss se sitúa con 12 ùntos y en el Real Madrid Mirotic toma las riendas con 14 puntos y 19 de valoración.

Llegamos al último cuarto del partido con el Real Madrid a por todas, sabedor de que el partido en Málaga está muy igualado y hay opciones. Los de Pablo Laso salen apretando al máximo en defensa, lo que dificulta el ataque local, provocando malos tiros y pérdidas de balón. El ataque blanco se desarrolla con fluidez a través de los postes y la superioridad física y anímica les otorga segundas oportunidades, lo que les otorga hasta 11 puntos de ventaja 77-88. Los locales logran reaccionar y acercarse a 5 puntos, manteniéndose entre 5 y 7 puntos por debajo. Sin embargo llega la noticia de la victoria bilbaína, lo que relaja a los de Montepaschi. El Real Madrid no baja los brazos, luchando hasta el último minuto por ampliar su ventaja, mientras que los locales se dejan llevar hasta el 90-102 final. Increíble trabajo en el último cuarto de Felipe Reyes, hombre del partido.

Finalmente no pudo ser, acabo el sueño europeo para el Real Madrid. En un grupo muy igualado (los tres primeros acaban con 4 victorias y 2 derrotas) los blancos han sido los damnificados, que se despiden con un buen sabor de boca en el último partido. Los pupilos de Pablo Laso han mostrado un gran juego, aprovechando bien los postes bajos para generar el ataque y dominando con claridad el rebote (39 a 15). Un trago amargo tras la felicidad del título copero, ahora queda centrarse en la liga y seguir trabajando en la misma línea.

La estrella: Felipe Reyes. Increíble trabajo final del pívot cordobés. Luchador como siempre se fue hasta los 30 de valoración, gracias a 17 puntos, 14 rebotes y 7 faltas recibidas. Buen trabajo y gran esfuerzo del gran capitán del conjunto blanco.

También puede interesarte...