Olympiacos revalida su título de Euroliga.

Baloncesto enCancha

Euroliga

Olympiacos saca los dientes y reina en Europa (100-88)

TEXTO: Mauricio Fernández
FOTO: José Ángel Calvo
13 de mayo - 00:35

Los de Bartzoukas imponen su experiencia y dureza en la segunda parte ante el Real Madrid para darle la vuelta a un encuentro que tenían perdido. Spanoulis, amo y señor del continente con una actuación sublime en la segunda parte.

Olympiacos 100 - 88 Real Madrid

Por fin. Llegó la hora de la verdad, la hora de los que valen, de los que han estado esperando mucho tiempo. Olympiacos y Real Madrid, 2 históricos de 2 países en crisis. Pero este domingo todo dejó de importar. Ya no había marcha atrás.

El Real Madrid salió con algunas dudas, pero Rudy y Mirotic se encargaron rápido de finiquitarlas con sendos triples que hacían aullar a los aficionados griegos, una auténtica marea roja que plagaba el O2 Arena. Los de Bartzoukas plantaron zona nada más empezar, pero rápidamente la quitaron por la efectividad madridista desde fuera.

Spanoulis llevaba la voz cantante en los primeros minutos, pero Begic le colocó 2 gorros que le quitaron las ganas de volver a pasearse por la zona en un rato. Un triplazo de Llull ponía el 5-11 a 5 minutos de terminar el primer cuarto. A la siguiente acción, aro pasado de Mirotic que rompía la cintura a Powell con una facilidad pasmosa. El espectáculo estaba servido.

Ciclón madridista

Los blancos había salido con las ideas más claras, y Suárez se sumaba a la fiesta con uno de sus característicos bailes en la zona que tanto se echan de menos en el Real Madrid. Papanikolau no se cortaba y machaba como contestación, pero eso no impedía que la ventaja ya fuera de 7-17.

Llull, penetrando como un cuchillo, lanzaba la diferencia a 10-25 para disgusto de Bartzoukas, que no sabía cómo parar el juego madridista. Olympiacos se estaba empezando a desintegrar, y eso que la cosa no había hecho más que comenzar. La diferencia en la valoración al final del primer cuarto lo decía todo, 2 vs 39 para el Real Madrid.

Pablo Laso iba alternando defensa individual con zona, y la estrategia le iba bien. Olympiacos se mostraba falto de ideas, y solo algunos tiros aislados de Antic mantenían con esperanza a los griegos, 18-27. Aún así, Olympiacos es un arduo competidor, y sabe aguantar las peores estocadas. Matazo de Antic y 22-29 para los blancos.

En los siguientes minutos, el partido entró en un pequeño paréntesis donde ninguno de los 2 logró imponer su estilo. El Real Madrid quería correr pero no podía. Y Olympiacos buscaba demasiado rápido el aro. Entonces volvió la magia al O2 Arena. Triangulación entre Rudy-Reyes-Slaughter y mate del norteamericano para acallar a los griegos, 24-33.

Los últimos minutos antes de llegar al descanso sirvieron para que Olympiacos se pusiera las pilas, y con más tesón y garra que talento, se metieron de lleno en la pelea, poniéndose 37-41, con todo en el aire.

Media parte para la gloria

Con la salida del túnel de vestuarios, llegaron las buenas noticias para el Olympiacos. Apareció Spanoulis, y con 3 triples consecutivos le dio la vuelta al duelo, 48-45. Mirotic y Antic tenían sus diferencias bajo los aros, y Olympiacos decidió meter una marcha más y castigar 2 malas decisiones del Real Madrid con sendos contraataques, 52-46.

Desde ese momento, los del Pireo se dejaron de bromas, y arropados por una afición infinita, no concedieron una sola canasta fácil. A la mínima duda, falta y dos tiros libres. Pero había alguien en la pista que no estaba dispuesto a amedrentarse, un tal Rudy Fernández, que con un triple desde la frontal volvía a cambiar el ritmo del encuentro, 55-56.

Draper salió con la clara misión de frenar a Spanoulis, y lo consiguió con gran acierto. El partido estaba en un puño y solo un cambio magistral podría conseguir resolver el entuerto, que llegó a 10 minutos del final empate a 61.

No apto para cardíacos

Ya no había más en el tintero. Todo o nada. La hinchada griega apretaba más que nunca y la del Real Madrid intentaba ponerse al nivel, pero la diferencia era demasiado grande entre ambas. Mientras tanto, momento crítico para el Real Madrid. Spanoulis la volvía a enchufar desde su casa, pero Carroll le devolvía la moneda, 70-67.

Un nuevo apretón del Olympiacos comandado por Spanoulis levantaba a los suyos, y con un contraataque de Papanikolau dejaba el marcador 84-71. Mucho tenían que cambiar las cosas para que el Real Madrid se llevase el título continental. El tiempo se iba acabando, y la gesta ya parecía una utopía. Sergio Rodríguez se echó al Real Madrid a la espalda, pero una vez más Spanoulis dejó claro que no iba a permitir la remontada. Nuevo triple y 90-79.

Los últimos instantes solo sirvieron para alargar un poco más la agonía, con la agonía en las caras de los jugadores madridistas. El encuentro finalizó 100-88. Olympiacos revalidaba su título europeo y Spanoulis se leventaba como rey de la final.

La Estrella: Tras estar desaparecido en la primera mitad, Vassilis Spanoulis aparecía en los últimos 20 minutos para guiar a los suyos a la victoria y llevarse el MVP de la competición. 22 puntos, 4 rebotes y 13 de valoración fueron sus números. Los hubo con más valoración, pero no con más imortancia en la cancha.

También puede interesarte...