Carlos Suárez estuvo desaparecido.

Baloncesto enCancha

ACB

El Real Madrid termina con el sueño del Mad-Croc Fuenlabrada

TEXTO: Mauricio Fernández
FOTO: Cipriano Fornas
17 de febrero - 23:46

El mejor partido y el más disputado de la Copa hasta ahora, se decidió en los últimos minutos para el Real Madrid

 

 

Intensidad, hambre, deseo… varias serían las palabras que podríamos usar para definir el segundo encuentro que tuvo lugar el viernes entre el Real Madrid y el Mad-Croc Fuenlabrada. El Palau Sant Jordi parecía tener claras sus preferencias, y cada acción positiva que conseguía el Fuenlabrada era vitoreada por todo lo alto, como si el pabellón fuera el lejano Fernando Martin.


Los balones divididos eran luchados hasta el límite y un eléctrico Mad-Croc Fuenlabrada se marchaba 7-12 y obligaba a Pablo Laso a pedir tiempo muerto, algo no marchaba bien. Los de Porfi Fisac estaban jugando demasiado cómodos y llevaban 16 puntos en un abrir y cerrar de ojos, aunque gracias a Singler, la brecha no fue mayor. La lucha estaba garantizada.


Uno de los mayores hándicaps que presenta el Mad-Croc Fuenlabrada es la falta de un referente interior, aunque ninguno de los postes del Real Madrid supo aprovechar esa ventaja. 15 -16 para el Mad-Croc Fuenlabrada tras 10 minutos de juego. La igualdad era total.


Sergio Llull se fue al banco y la salida de Sergio Rodríguez sirvió para que los blancos metieran una marcha más y tomaran la primera ventaja del partido, 24-20 frente a un Fuenlabrada que sobrevivía a base de acciones individuales, como el canastón que metió Sergio Sánchez a 4 minutos para el descanso. La locura era total en esos instantes. Si Penney la metía desde su casa, Velickovic rompía la zona de los de Fisac con una bomba cerca del aro. A buen seguro que nadie se olvidará de los triples tocando el arco iris de Penney, todo un espectáculo.


El planteamiento del partido parecía claro. El Real Madrid quería darle un ritmo endiablado a base de una fuerte defensa, pero al Mad-Croc Fuenlabrada no le convenía un duelo con muchos ataques, más bien un tanteo bajo, y a 1 minuto para la mitad el Real Madrid estaba en 34 puntos. Felipe Reyes, muy castigado por el público que plagaba el Sant Jordi, parecía estar a lo suyo: 8 puntos y 12 de valoración al descanso.


En la reanudación, ambos conjuntos mantuvieron la lucha. Quino Colom comandaba rápidas transiciones en las que anotaba o sacaba falta, pero no era suficiente para acortar distancias, y es que no puedes ganar si no aseguras el rebote (27 rebotes para los blancos por 18 de los fuenlabreños a 5 minutos del tercer cuarto).


Con Felipe Reyes mirando desde el banquillo, el Madrid empezaba a mostrar su mejor versión con una excelente circulación del balón que Carroll aprovechaba a la perfección y ponía 48-40, y tiempo muerto de Fisac.


La Copa del Rey volvía a demostrar por qué es una competición tan atractiva. Un par de contraataques del Mad-Croc Fuenlabrada les acercaba 50-46 y todo el Sant Jordi entregado. Entonces, volvió Felipe Reyes. Y lo hizo para dar tranquilidad a los suyos anotando una canasta importante y capturando un rebote que les dejaba la última posesión del tercer cuarto entera: 55-53. Se volvió a escuchar el “sí se puede”, como en el anterior partido entre el Unicaja de Málaga y el Banca Cívica.


Quedaban 10 minutos, y el duelo seguía igual. Si el Madrid anotaba, el Mad-Croc daba la réplica. Felipe Reyes seguía siendo el mejor del partido y no le temblaba el pulso a la hora de anotar desde la media distancia (18 de valoración a falta de 5 minutos para finalizar).
 

TODO O NADA


Después de todo el choque por detrás en el marcador, el Mad-Croc empezó a desinflarse a falta de 3 minutos. Un triple vital de Sergio Rodríguez acompañado de un palmeo de Reyes colocaba un 68-60 que hacía justicia a los últimos ataques del Fuenlabrada. Para colmo de los de Fisac, Carroll la clavó desde los 6,75 para ampliar la ventaja a 71-60. La segunda semifinal tenía claro color blanco, y el gladiador Reyes continuaba haciendo números. 75-66 y un Real Madrid que se verá las caras con la revelación Banca Cívica.


MVP REYES


Felipe Reyes, que no salió en el quinteto inicial, terminó el partido con 17 puntos, 12 rebotes y 28 de valoración. Chapó por el cordobés, pieza fundamental en la victoria junto con los 13 puntos de un renacido Velickovic.
 

¿Qué te parece este nuevo diseño? Danos un minuto de tu tiempo contestando a tres preguntas aquí.

También puede interesarte...