Aaron Jackson realizó un partidazo ante su afición.

Baloncesto enCancha

Euroliga

Grupo F: J4 > Espectáculo puro en Miribilla

TEXTO: Koldo Fernández
FOTO: Cipriano Fornas
9 de febrero de 2012 - 09:19

Dominio apabullante de los hombres de negro de principio a fin, con ventajas de hasta 29 puntos. Los merengues no supieron cómo responder al gran nivel desplegado por sus oponentes. El final del partido quedó deslucido por una trifulca.

Gescrap Bizkaia 93 - 69 Real Madrid

Vini, vidi, vinci. El Gescrap Bizkaia se paseó por su feudo de Miribilla ante más de sus 9.100 seguidores cual legión romana por La Galia (93-69). Desde el primer minuto su dominio fue incontestable y las pocas armas de las que disponía el Real Madrid fueron insuficientes o llegaron tarde. Esta importante victoria, que fue un poco menos épica de lo que debió ser por los sucesos acontecidos segundos antes del final del partido, da alas a los bilbainos en su lucha por continuar en la Turkish Airlines Euroleague.

Tras un inicio dubitativo que duró poco más de un minuto, Kostas y Mumbrú, de tres, y Hervelle, de dos en dos ocasiones, pusieron un parcial de 10-0 a favor de los hombres de negro, que rompió Begic bajo el aro. El Gescrap Bizkaia puso en práctica una fuerte defensa, sobre todo en la pintura, pero, por encima de ella, destacó su brillante ataque con 13 de 14 tiros de campo convertidos en el primer cuarto. El Real Madrid, por su parte, estuvo erradísimo de cara al aro, salvándose sólo Mirotic de la quema. Con un triple, Raúl López cerró el primer periodo con un 34-14 en el marcador.

Mirotic continuó siendo el único anotador fiable de los blancos, como demostró su tempranero 2+1, pero las faltas lastraron su juego y tuvo que ir pronto al banquillo. Begic hacía lo que podía bajo los aros (5 rebotes ofensivos hasta el momento), pero se veía sobrepasado por los interiores locales. Muestra de ello fue la falta antideportiva que sacó Mavroeidis al citado Begic a mitad de periodo. El Real Madrid continuaba tímido y los bilbainos aprovecharon la tesitura para llegar al descanso con 52-26 a su favor.

En la reanudación, nuevamente Mirotic inauguró el casillero del cuarto con dos tiros libres, pero a los pocos segundos cometio su cuarta falta personal. No obstante, los blancos parecían otro equipo y comenzaron a defender mejor, aunque seguía cometiendo errores en sus lanzamientos. Sus jugadores comenzaron a cargarse de faltas, y Sergio Llull también llegó a la cuarta con una técnica. Los madrileños tuvieron un rayo de esperanza en la forma de Novica Velickovic que a final del cuarto se colocó como máximo anotador del encuentro con 17 puntos, pero el Gescrap Bizkaia, pese a que bajó un poco el ritmo, supo administrar su ventaja sin problemas (72-51).

En un intento a la desesperada para conservar el basketaverage, los merengues salieron a por todas y entre Carroll y Rodríguez anotaron 7 puntos en muy poco tiempo. Los hombres de negro reaccionaron con prontitud y empataron el parcial, forzando a Pablo Laso a pedir tiempo muerto, que cayó en saco roto a causa del gran juego que siguieron mostrando los locales, sólo suavizado por acciones de Velickovic y Mirotic.

Desde ese momento el Gescrap Bizkaia dio un auténtico recital de baloncesto-espectáculo, repartiendo tapones, mates y contraataques para delicia de su público. A pesar de lo bonitos que fueron esos minutos, a segundos del final, un altercado entre Aaron Jackson y Sergio Llull deslució la fiesta que se vivía en Miribilla, que se resolvió con falta de Llull a Jackson y técnicas descalificantes a Jackson y Kyle Singler. Los dos jugadres blancos acabaron eliminados por faltas. Finalmente, el partido acabó con un contundente 93-69 en el marcador.

Con esto, el Gescrap Bizkaia recupera la segunda plaza del grupo F del TOP 16 de la Turkish Airlines Euroleague y le devuelve las ilusiones de cara a la competición, dado que, ahora, los bilbainos dependen de sí mismos para clasificarse. El Real Madrid, por su parte, se coloca tercero y tiene que esperar pinchazos de sus rivales para acceder a los cuartos de final.

La estrella: Aaron Jackson. A pesar de la trifulca con la que terminó el encuentro, es indiscutible que el base norteamericano realizó un auténtio partidazo, del que destacó el gran primer cuarto que marcó las diferencias. Sus 15 puntos, 10 asistencias, 7 faltas recibidas y 28 de valoración así lo atestiguan. Álex Mumbrú actuó de fiel escudero, en un papel más secundario, pero vital, con 16 puntos, 4 asistencias y 2 rebotes para 22 de valoración. Su compañero de equipo, Kostas Vasileiadis, fue el máximo anotador con 19 tantos.

Grupo H: J4 > Los triples azulgrana vencen al frío lituano

Grupo F: J4 > El Unicaja casi dice adiós a Europa

PREVIA TOP16 J4 > Chispas en Miribilla

También puede interesarte...