2017

2

Noviembre

22:03

Txema Trejo

Y a la quinta fue la vencida

Autentico partidazo el vivido en el Fernando Buesa Arena. El Baskonia logra ante Panathinaikos su primera victoria de la temporada en la Euroliga. Un partido con alternancias de juego y que se resolvió en los instantes finales con una canasta de Beaubois cuando el marcador marcaba apenas 2 segundos.

Baskonia

85 - 84

Panathinaikos Superfoods Athens

Segundo partido de la “Era Pedro Martínez”, un Baskonia sumido en un peligroso bache anímico y de juego afrontaba una nueva prueba para medir esa ansiada recuperación que todo el mundo espera. Enfrente, el poderoso Panathinaikos de Xavi Pascual, un equipo que pese a mandar con puño de hierro en la liga helena no lo está haciendo igual en la máxima competición continental donde acumula balance de dos victorias y dos derrotas. Los vitorianos necesitaban una victoria que les inyectara moral y empezaran a ver ese rayo de luz en este oscuro principio de temporada.

El equipo necesitaba un lavado de cara y no tardaba en dar muestras de mejora en su juego. Las canastas iniciales de Denmon y Calathes no parecían importar a un Baskonia liderado por un entonado Poirier. La alianza del poste francés con Granger daba sus frutos, los de Pedro Martínez estaban realizando el mejor arranque de lo que llevamos de temporada (9-11 min.4).

El Baskonia iba de menos a más, la intensidad tanto en defensa como en ataque estaban dando sus frutos. El acierto desde el tiro libre de Malmanis y Beaubois hacían que el equipo se pusiera por delante (16-11 min.6). El Panathinaikos no era capaz de frenar el vendaval ofensivo vitoriano, los tiempos muertos solicitados por Xavi Pascual no surtían efecto. Pero cuando mejor estaba el equipo llegaba una pequeña “pájara”, los griegos lo aprovechaban para intentar acercarse en el marcador. Entonces los de Pedro Martínez reaccionaban a tiempo para cerrar este primer cuarto con un 27-24.

La reacción griega que habíamos visto en los últimos minutos del primer cuarto tenía su continuidad; el Panathinaikos neutralizaba la ventaja a las primeras de cambio. Ante esta situación el Baskonia volvía ponerse el mono de trabajo, recuperaba la intensidad defensiva y con rápidos contrataques volvían a conseguir una pequeña ventaja (34-27 min.14).

Los griegos no se rendían intentando dar caza de nuevo al rival, y cuando el partido pasaba por un momento en el que ninguno de los dos equipos anotaba, aparecía Beaubois para sumar dos triples poniendo el partido patas arriba (42-32 min 17). Con todo a favor volvían a flaquear los vitorianos en defensa, los griegos anotaban fácil y Gist y Singleton ponían el 47-45 con el que ambos equipos se marchaban al descanso. 

El tercer cuarto comenzaba con un duelo de canastas por parte de ambos conjuntos, un recital anotador del que salía beneficiado el equipo vitoriano. El Baskonia había perdido algo de frescura, los fallos le estaban condenando y el rival no perdonaba, K.C Rivers daba la vuelta al marcador (54-55 min.24). Calathes se hacía amo y señor del juego, controlaba el tempo del partido y el Panathinaikos dominaba ante un Baskonia intermitente. Los vitorianos no mostraban una reacción contundente, aun así seguían con las opciones intactas (63-67 min.30).

El Baskonia necesitaba templar su juego, la precipitación en ataque le estaba anulando por completo en un partido en el que todavía tenía opciones de victoria (65-70 min.32). Emergía Shengelia para intentar enderezar el rumbo. El equipo respondía con el empate a 74 (min.37) gracias a un triple de Janning. Nikos Pappas mantenía a su equipo a ritmo de triple, pero los vitorianos no bajaban los brazos (80-83 min 39).

Tras unas jugadas sin anotar llegaba el triple de Granger a falta de 27 segundos para poner el 83-84. Nikos Pappas agotaba la posesión para dejar al Baskonia sin tiempo, pero su acción se topaba con la defensa vitoriana. En la siguiente acción, Beaubois se volvía a vestir de superhéroe para sacarse un canastón de la chistera poniendo el 85-84 a falta de un segundo y medio. No había tiempo, nada pudieron hacer los de Xavi Pascual en la última jugada, el Baskonia lograba su primera victoria de la temporada en la Euroliga (85-84).

La estrella: Nick Calathes: El base del Panathinaikos fue de menos a más y el fue el artifice de la reacción del equipo. El impuso su ritmo en la segunda parte desconectando a un Baskonia que habia sido un vendaval en la primera mitad. 14 puntos y 14 asistencias, un doble-doble sin premio (24 puntos de valoración) en un autentico partidazo el vivido en el Fernando Buesa Arena.


@TxemaTrejo

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004