Un comienzo ''demasiado'' bueno

La selección española con la participación anotadora de los 12 jugadores elegidos por el técnico Sergio Scariolo, desarrolló un juego de equipo a años luz de las individualidades anárquicas de Bogdan Tanjević con la selección de Montengro. Después del primer cuarto apenas existió historia competitiva.

España 99-60 Montenegro

El equipo dirigido por el italiano nos ha acostumbrado en los últimos años a realizar unas fases finales de menos a más. Los primeros partidos de la fase de grupos son muchas veces como una auténtica preparación de la “preparación”. Ya saben, esos amistosos que se hacen durante el mes de agosto en los que se hace piña, caja y se reparte felicidad por la geografía española.

El quinteto liderado por Ricky, con los aleros San Emeterio y Abrines en el papel de fajadores del perímetro  y con los hermanos Gasol en la pintura se tomó el partido de la manera más seria. Se respiraba defensa y concentración. Después de un comienzo errático por parte de ambos equipos, Rubio se erigió el líder en la defensa con sus “tentáculos” en varios robos. Además fue el abanderado del ataque en estático. Se le nota una mirada más agresiva, como si por fin quisiera explotar al máximo sus virtudes y no prestar atención a sus defectos “flotantes”.

España se ponía por encima en el marcador con unas ventajas moderadas pero definitorias. Es ahí cuando la segunda unidad comandada por Sergio Rodríguez y Willy Hernangómez hizo trizas el partido. El “chachismo”, esa corriente baloncestística y filosófica, apareció en el último sector del primer cuarto y en el comienzo  del segundo para dar un recital de asistencias, dominio del balón y carisma (51-29).

Tras la reanudación, Scariolo decidió probar y extremar las enriquecidas variantes tácticas debido a las bajas de Llul, Mirotic y cía. Los contragolpes muestran a un Pau Gasol más palomero que reboteador, como una primera punta de lanza que espera el pistoletazo de salida del balón en la mano de un compañero para salir embalado hacia la canasta contraria.

Mientras, los montenegrinos seguían a lo suyo. Se vio, entre otras jugadas, una endeble circulación de balón que terminaba en un tiro exterior del jugador de Orlando Magic, Nikola Vučević o del base Nikola Pavličević. Por su parte, Tyrese Rice, todavía en la plantilla del FC Barcelona Lassa, recordó al jugador de la pasada temporada y no al de las anteriores. Montenegro no dio la talla y perdió por 39 puntos.

La Estrella: Willy Hernangómez fue el máximo anotador del partido. Desde el banquillo aportó 18 puntos y una sensación de superioridad frente a sus rivales que sólo conocíamos en los hermanos Gasol. Le siguieron la magia de Sergio Rodríguez con 10 asistencias y el descaro de un descarado Juancho Hernangómez, que con sus 13 tantos y su frescura nos hizo recordar a aquellos  Raúl López y Navarro primerizos en Sidney 2000.

Un gran debut. Esperemos que Sergio Scariolo consiga a diferencia de Orenga en el Europeo celebrado en 2013 y de Mario Pesquera en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 que los jugadores se mantengan enchufados y con ese pico de forma durante todo el campeonato.

vía @Santicaaveiro


@santicaaveiro

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004