2017

30

Julio

03:02

Vicent Gramaje

Resumen de la temporada de Valencia Basket: 30 años y una liga

El equipo valenciano ha hecho historia firmando una temporada para el recuerdo, en la que se ha proclamado campeón de liga por primera vez a pesar de haber perdido anteriormente las finales de la Copa del Rey y de la Eurocup.

La temporada de Valencia Basket ha sido la mejor de sus treinta años de historia, a pesar de haber perdido dos finales. Para compensarlo, el club de la Cultura del Esfuerzo se ha regalado por su trigésimo cumpleaños el mejor regalo que se podría haber hecho: el título liguero. Un título de liga más que merecido, logrado a base de trabajo, carácter, orgullo, y fe. El panorama baloncestístico nacional es unánime a la hora de reconocer que el conjunto taronja ha sido justo campeón.

El inicio de la temporada fue bueno, aunque no tanto como el impresionante récord de 28 victorias consecutivas logrado en el anterior ejercicio. Algunas derrotas en los primeros compases de la campaña pusieron en duda la capacidad del equipo para lograr cosas importantes durante el año, pero todavía era demasiado pronto para sacar conclusiones precipitadas (como se acabaría demostrando).

Buen inicio, aunque con cosas por pulir

El cuadro de la capital del Turia fue entrando poco a poco en una buena dinámica de resultados positivos que lo encaramaron a los primeros puestos de la tabla clasificatoria, llegando incluso a liderarla a la conclusión de algunas jornadas. Al finalizar la primera vuelta estaba en la segunda posición, con doce victorias y cuatro derrotas, lo que lo convirtió en cabeza de serie en la Copa del Rey de Vitoria.

En la Eurocup el Valencia se estaba mostrando fortísimo, más sólido que en la competición doméstica. Terminó la fase regular como primero del grupo D, con siete victorias y únicamente una derrota, e hizo lo propio en el grupo H del Top 16, con un balance de 6-0.

La Copa, primer palo

Llegó la Copa del Rey de Vitoria, la primera (y la más rápida y asequible) oportunidad del año de lograr un título. El equipo valenciano se presentaba con ganas de quitarse el mal sabor de boca que le dejó la temprana eliminación de la pasada edición, y vaya si lo hizo. Se vengó de Herbalife Gran Canaria en los cuartos de final (88-72), superó a FC Barcelona Lassa en la semifinal (67-76) y a punto estuvo de levantar el trofeo, pero cayó ante el Real Madrid por un ajustado 97-95. La Copa se escapó por muy poco, lo que fue un duro golpe.

La Eurocup, segundo varapalo

Sin tiempo apenas para las lamentaciones los de Pedro Martínez encararon las rondas finales de la 7DAYS EuroCup, el momento más importante de la temporada para ellos. La segunda competición continental en importancia era primordial para el club, ya que era la vía más factible para conseguir su objetivo principal: el billete para la Euroleague.

En los cuartos de final se impusieron al Khimki de Moscú (2-1) e hicieron lo mismo con el Hapoel Bank Yahav Jerusalem en la semifinal (2-1), pero una incomprensible desconexión en el último cuarto del tercer encuentro de la final ante el Unicaja hizo que el título acabara en las vitrinas malagueñas. En prácticamente mes y medio habían volado dos títulos, y el segundo escoció mucho porque ya se veían ganadores.

No hubo un tercer golpe en los playoffs

La durísima derrota ante el cuadro andaluz sumió en una pequeña depresión a jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición. En los partidos de liga siguientes Valencia Basket cayó derrotado en varias ocasiones ante rivales a priori inferiores, lo que acabó costándole la segunda plaza en la liga regular en beneficio del Baskonia en la última jornada. Acabó tercero, con un balance de 23-9. A simple vista era un buen resultado, pero las sensaciones no eran positivas e incluso se llegaron a escuchar pitos en La Fonteta. No era la mejor manera de afrontar los playoffs.

Sin embargo, algo cambió cuando llegó la hora de la verdad. La plantilla reseteó y supo sobreponerse a los duros golpes recibidos durante la temporada, lo que contagió a su público, que lo dio todo en cada punto de cada eliminatoria. El Barça fue su primera víctima en la serie de los cuartos de final (2-1), el Baskonia no pudo con el ímpetu del pabellón valencianista en las semifinales (3-1), y el Real Madrid nada pudo hacer en la final ante un equipo que llegó en un estado de forma sensacional para tomarse la revancha con los niveles de confianza y de compenetración por las nubes (3-1).

Rafa Martínez y Sam Van Rossom fueron los encargados de levantar el trofeo de campeones de la Liga Endesa la noche del viernes 16 de junio de 2017, fecha que pasará a los anales de la historia valencianista como el día en el que Valencia Basket Club se proclamó campeón de la ACB por primera vez. La consecución del título de liga, sin lugar a dudas, compensó el sufrimiento y los malos momentos pasados durante la temporada.

Ahora la dirección del club está trabajando para estar a la altura la temporada que viene, a pesar de que se están produciendo algunos cambios importantes. La ciudad está volcada con el equipo, hay una muy buena base y la Euroliga genera mucha ilusión. En unas semanas empezaremos a ver si el Valencia es capaz de mantener el listón.


@vicentgramaje

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004