2017

17

Agosto

19:19

Javier Ramos López

Montakit Fuenlabrada: análisis de una temporada

El Baloncesto Fuenlabrada no ha podido igualar el éxito de la campaña precedente, pero ha cumplido con los objetivos marcados. El conjunto madrileño mostró competitividad en Europa y consiguió la permanencia en Liga Endesa. El cambio de entrenador se presenta como el gran desafío a superar de cara a la próxima temporada.

Agridulce. Así podría definirse la pasada temporada (2016/17) del Montakit Fuenlabrada. El equipo del sur de Madrid había creado grandes expectativas entre sus seguidores después de la sorprendente campaña anterior, en la que superaron con creces los objetivos marcados.

¿Qué se esperaba del equipo?

Se esperaba que el equipo mantuviese el nivel de juego y a partir de ahí continuase creciendo. Para ello, se construyó un equipo que pretendía conjugar la experiencia de veteranos como Popovic, Paunic o Sekulic con las ganas de jóvenes promesas como Diagné, Hakanson o Smits. Una plantilla con la misma esencia, aunque, a priori, dotada de más calidad que la precedente.

Pero ello no garantiza nada, pues como vimos el año pasado, no fueron las individualidades las responsables de los éxitos del Fuenla, sino la compenetración y el concepto de unión que se generó. Así bien, la reconstrucción y la puesta en marcha del nuevo proyecto con Cuspinera al frente fue más difícil de lo esperado.

Objetivos alcanzados

En líneas generales, y situándonos siempre dentro de sus posibilidades reales, el Montakit Fuenlabrada realizó una temporada más que aceptable. La ilusión y, al mismo tiempo, la exigencia que generó la Eurocup afectó al rendimiento en Liga Endesa. En esta competición el Fuenla mostró irregularidad, fruto del desgaste físico y mental, que condenó al equipo a la zona media-baja de la tabla. El balance en la competición nacional se fijó en 12 victorias por 20 derrotas, finalizando en la 12ª posición y asegurando la permanencia a falta de 3 jornadas para el final.

La anterior temporada (2015/16) el Fuenla consiguió la clasificación a Copa del Rey y a los Playoff de Liga Endesa. Este año no pudo repetir ninguna de las dos hazañas, pero estuvo muy cerca de entrar en Cuartos de Final de la Eurocup, lo que hubiese sido otro gran éxito. La derrota ante Herbalife Gran Canaria (100-76) lo impidió, pero no ensució la gran trayectoria que el equipo tuvo en el torneo, en la que los de Cuspinera lucharon de tú a tú con alguno de los mejores conjuntos del continente.

Lo mejor y lo peor

Durante esta campaña, Montakit Fuenlabrada se ha reafirmado como un equipo muy fuerte jugando como local. Con el apoyo de sus aficionados, el Fuenla ha convertido su pabellón en un auténtico fortín. En Liga Endesa, el balance fue de 8 victorias por 8 derrotas, un dato mejorable, pero en Eurocup el conjunto fuenlabreño tuvo un recorrido prácticamente inmaculado en casa, con 6 victorias por solo 1 derrota.

Sin embargo, habría que destacar en primer término la debilidad jugando como visitante. De los 23 partidos jugados en total fuera de casa, solo se consiguieron 4 victorias, todas ellas logradas en Liga Endesa. Estas victorias tuvieron gran valor pues se consiguieron ante rivales directos, pero ante equipos de la zona superior de la tabla el Fuenla no tuvo ninguna posibilidad. El sueño de llegar lejos en la Eurocup se vio muy mermado por esta endeblez jugando en campo contrario, pues, en dicha competición, todos los partidos jugados lejos del Fernando Martín se contaron por derrotas.

También en los rasgos positivos podemos enmarcar la progresión de determinados jugadores. Uno de ellos es Rolands Smits, que en su cuarta temporada vistiendo la camiseta fuenlabreña se ha consagrado como uno de los puntales del equipo. Tras varios años de paulatina progresión, esta campaña el alero letón ha dado un paso al frente y ha mejorado su nivel de juego y sus estadísticas. En Liga Endesa sus promedios han sido de 7,5 puntos y 3,8 rebotes, y ha sido elegido en el Mejor Quinteto Joven. En Eurocup, su rendimiento ha sido todavía mejor (9,4 puntos y 2,8 rebotes) y además se le concedió el premio “Rising Star” como Mejor Joven de la competición. Junto a Smits, otra de las sorpresas del año ha sido Luka Rupnik. El base esloveno llegó para reemplazar a Carlos Cabezas y ha cuajado una gran temporada, siendo el máximo asistente del equipo tanto en Liga Endesa como en Euroliga.

¿Merecidas vacaciones?

Podemos hablar de unas vacaciones merecidas, pues los objetivos mínimos marcados se cumplieron, pero también muy necesarias. La recta final de temporada se hizo muy larga para los jugadores. La eliminación de la Eurocup tuvo mucho peso tanto en el plano físico como anímico y explica a la perfección la mala racha que el Fuenla encadenó en los últimos dos meses de competición. Por ello, como decíamos al principio, el balance de la temporada 2016/17 deja al aficionado fuenlabreño un sabor agridulce. Porque las expectativas eran muy buenas y, por múltiples razones (lesiones, exigencia del calendario, bajas inesperadas…) no terminaron de cumplirse. Lo que parecía un proyecto estable se convirtió en inestable, y esto se tradujo en una cierta irregularidad en el juego. Pese a todo, Montakit Fuenlabrada consiguió salvar la temporada con cierta comodidad y asegurar su presencia en la que será la 20ª campaña del conjunto fuenlabreño en la Liga Endesa.

De cara a la pretemporada, que comienza en septiembre, el Montakit Fuenlabrada ya ha comenzado a trabajar con la plantilla prácticamente cerrada. La principal baja que se advierte con respecto al año pasado es la de Jota Cuspinera, que deja el club donde debutó como primer entrenador para encabezar el proyecto del Basket Zaragoza 2002. Su lugar lo ocupará el técnico argentino Néstor “Che” García (actual seleccionador de Venezuela), con experiencia a nivel de clubes y de selecciones en el baloncesto latinoamericano. En cuanto a los jugadores, hay que destacar la continuidad. Concretamente seguirán vistiendo la elástica naranja ocho jugadores de la anterior plantilla, entre los que destacan el capitán Marko Popovic o a Rolands Smits. A ellos se han sumado los fichajes de Gregory Vargas (Base, 1.82 m), Christian Eyenga (Alero, 2.01 m) y Emir Sulejmanovic (Ala-Pívot, 2.04 m), aunque aún está por concretar el fichaje de un alero más, pues las bajas de Ivan Paunic y David Wear dejan un vacío difícil de reemplazar.


@javi20ralop

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004