España y el reto de ganar de una manera diferente

Pau Gasol y Ricky Rubio lideraron una victoria que como en la jornada inaugural, quedó encarrilada en el primer cuarto. La selección checa apenas opuso resistencia de la mano de un Satoransky muy poco acertado

República Checa 56 - 93 España

La selección española de baloncesto parece que ha dejado atrás los ejercicios de funambulismo de anteriores campeonatos. A la espera de verla con rivales de mayor entidad, la mezcla de veteranos y jóvenes que ha elegido Scariolo equilibra defensa y ataque como no pasaba desde el Mundial de Japón de 2006.

El partido se inició con la presencia de Juan Carlos Navarro en el quinteto inicial ocupando el sitio de Abrines, baja debido al golpe recibido en el partido de ayer contra Montenegro y que se espera, reaparezca ante Rumanía. Ricky Rubio fue la mecha que alimentó la anotación de la selección en los primeros minutos, 14 puntos antes de ser sustituido. Pau Gasol hizo lo que todos los días, anotar con una normalidad que ha dejado de asustarnos. El buen trabajo de ambos llevo a la selección a un ventaja de 19 puntos al finalizar el primer cuarto (14-33).

La segunda unidad aumentó el nivel defensivo del partido. Muy buenos minutos de Oriola, demostrando trabajo, brega e intensidad. El actual jugador del FC Barcelona Lassa es un ejemplo de perseverancia. Hasta la fecha no había entrado en ninguna de las categorías inferiores ni la de la selección. Su fantástica temporada en el Valencia Basket le ha permitido acercarse a los focos del gran público. El segundo cuarto demostró que la baja del ala-pívot Jan Veselý es fundamental en los checos, sobre todo a la hora de competir con selecciones punteras. Con una jugada del “laboratorio Scariolo” ejecutada en última instancia por un triple de Navarro, España se fue al descanso con 23 puntos de colchón (23-56)

En la reanudación España se dejó llevar. Scariolo pudo ofrecer más minutos a los menos habituales pero prefirió no perder intensidad y sensaciones de cara a los choques decisivos. Pau Gasol continuó a lo suyo y terminó el partido con 26 tantos. La selección se permitió jugadas de fantasía como un pase de espaldas de Marc Gasol que culminó San Emeterio con las palmas de Cluj premiando tal fantasía. Los de Ronen Ginzburg intentaron zonas para bajar la diferencia pero no pudieron ante tal avalancha de juego.

La estrella: Pau Gasol jugó apenas 20 minutos para terminar con un 39 de valoración, con 26 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias. El de Sant Boi sólo tuvo un fallo a canasta y a priori no realizó ni siquiera un partido de esos memorables, lo que da una dimensión increíble a su historia y actual momento.

Esta es la España de los partidos decisivos, la que arrolla a su rival, la que se sabe superior y amedrenta cualquier atisbo de disputarle el partido. La gran pregunta es si podrá continuar a este nivel en las dos semanas de Eurobasket. Para saberlo, la próxima cita será este lunes contra la anfitriona Rumanía a las 19:30 horas.


@santicaaveiro

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004