España incapaz de seguir el dictado de Doncic

La selección española claudica en semifinales ante una intratable Eslovenia. Doncic lideró a los suyos rozando el tripe-doble. España luchará el domingo por el bronce.

España 72 – 92 Eslovenia

El primer cuarto nos ofreció una de esas presentaciones típicas de principio de curso: “Hola, me llamo España y tengo el mejor juego interior del torneo”, “Encantado España, yo soy Eslovenia y tengo el mejor perímetro del campeonato”. A partir de ahí, tanto los hermanos Gasol como Doncic, Dragic y sobretodo Prepelic, desarrollaron esa primera impresión y elevaron el marcador (25-19) a ritmo de triple. Se veía a una selección española inferior, incapaz de escribir lo dictado por Doncic y los suyos.

Los siguientes diez minutos trajeron a esa segunda unidad que tantas buenas noticias de presente y futuro nos ha dado en este campeonato. Sergio Rodríguez demostró una lectura superior a la de sus compañeros, como si fuera Neo al descubrir cómo funciona Matrix. El canario supo cuando era el momento para anotar, asistir y penetrar. Además tuvo el apoyo de Sastre con su defensa y tripes. También los Hernangómez con su intensidad en ambas canastas hicieron la goma en el marcador y disimularon la superioridad eslovena al descanso (45-49).

La reanudación deparó un cambio respecto al quinteto que comenzó el partido. Sastre salía por Navarro para mejorar la intensidad defensiva sobre el perímetro. De nada sirvió, el poderío anotador de Eslovenia actuó como un ciclón. Vidmar ajustaba la zona y no dejaba apenas entrar a los Gasol. Doncic y Dragic penetraban y conseguían canastas fáciles que minaban la moral de los españoles. Y los triples, frontales, desde las esquinas o apoyados en tabla hasta hacer un total de 14 logrados de 25 intentos para irse en una clara desventaja (57-73).

Scariolo trató de cambiar el signo del partido a través de una defensa en zona. Sin embargo, los eslovenos no la atacaron de forma académica, con balones de dentro hacia fuera y pases rápidos. El partido estaba tan decantado y la confianza era tanta que mediante bloqueos sin continuación y acciones  individuales de Randolph, Dragic y Doncic terminaron por finiquitar el partido con ventajas que llegaron a más de 20 puntos.

La selección española ha acusado la falta de aleros que aportasen un plus para ganar el campeonato. Las lesiones tanto de Llul en la preparación como de Abrines en el primer partido, han evidenciado que esa era la posición más floja para este campeonato. El puesto clave para alcanzar el oro.

Este grupo de jugadores han dado tanto a España y al público en general que cuesta ser mezquino y reprocharles nada. No se lo merecen. Eslovenia fue mejor. España ha dictado en multitud de ocasiones y hoy le ha tocado escribir. La vida y el deporte son así. No hay que ponerse triste. Cabeza alta y el próximo domingo a por la medalla de bronce contra el perdedor del duelo Serbia-Rusia.


@santicaaveiro

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004