El Retrovisor: El otro Mundial

Terminado un Mundial Femenino extraordinario es momento de contra alguna anécdota, algunas cosas que puede que el espectador no haya visto y que si hemos podido disfrutar los que estábamos dentro.

Apenas unas horas después de llegar a casa después de una semana maravillosa es momento de contar pequeñas anécdotas e interioridades de un Mundial Femenino en el que hemos disfrutado mucho.

Una de las anécdotas de las que más se ha hablado en el Mundial, la protagonizó Liz Cambage sin duda la protagonista de este campeonato para la bueno y para lo malo. En un Santiago Martín con algo de colorido gracias a los múltiples niños de colegios invitados, Australia había dado una paliza a Turquía con exhibición de la pívot. Terminado el encuentro, la jugadora de las Opals se quitó las zapatillas, regaló una en una grada y otra en otra haciendose múltiples fotos con los jóvenes aficionados. Fue algo habitual durante las mañanas, lo de invitar a niños a los partidos y visto lo visto en los encuentros del 5 al 8 con un aspecto bastante triste en el pabellón creo que resultó un acierto, porque encima es algo que puede hacer afición. Japón por ejemplo se lo trabajó y llevaba bastante material como unos pai-pais con la bandera de Japón que daban mucho colorido a la grada. 

Otra ocurrió en uno de los descansos del encuentro entre Estados Unidos y Nigeria. Era habitual que estos espacios se amenizaran con diferentes juegos en los que se enfocaba al público como el Dance Cam, el Emoji Cam o el clásico Kiss Cam. Estuvo divertido cuando en la Kiss Cam el cámara enfocó a Geno Auriemma, leyenda del baloncesto femenino (que un rato antes me había firmado su biografía) y que no dudó un segundo en besar a su esposa delante de todo el pabellón.

Otra pequeña anécdota nos pasó poco después de acabar el encuentro ante Bélgica. Fuimos a un bar cercano a cenar algo y nos encontramos a un numeroso grupo de belgas cantando e intentando acabar con las existencias de cerveza del local. Saludé a un grupo de señoras y las felicité y resultaron ser la tía y la madre de Emma Meesseman y la madre de las hermanas Mestdagh y esposa del seleccionador Phillip Mestdagh.

Estar dentro del evento sirve también para haber podido ver como cantaban y bailaban las australianas en el tunel de vestuarios antes de salir a pista con Liz Cambage liderando (y con mucho flow). Para ver los curiosos rezos después de los partidos de la selección nigeriana. 

Un gesto bastante curioso me pareció el del seleccionador de Nigeria. Después de la derrota ante Estados Unidos y al finalizar la rueda de prensa se acercó uno a uno a los presentes en la sala para darnos las gracias por seguir a su selección. Tipo tan peculiar como simpático. Fan absoluto de un Otis Hughley que vivía intensamente los encuentros y que empezó dicha rueda de prensa con un más que claro "I love this girls", cuando le pidieron comentarios sobre el encuentro. 

Más cosas alrededor del Mundial. Sobre la mascota suele en estos eventos haber opiniones enfrentadas. En este caso al menos a una importante mayoría de la gente nos gustó la tortuga "Tina". 

Este tipo de eventos sirve también para saludar a mucha gente. Por coincidencia con las pretemporadas quizás no tanta gente en activo pero si pudimos saludar o hacernos alguna foto o hablar con ex-jugadoras como Edwige Lawson-Wade, Shona Thornburn (comentarista de FIBA) o con la gran Betty Cebrián.

Es también lugar para desvirtualizar a gente de otros medios o para saludar a viejos amigos en especial a mis compañeros de Al Ritmo del Aro Juanma Sánchez y Marc Doncel. Entre la nueva gente con la que hemos compartido muchas horas quiero destacar a María Fonseca (Zonadostres), Pablo Fernández (Solobasket), Marc Mundet (RAC1),  una periodista argentina llamada María, el gran periodista brasileño Paulino Lamenha, un periodista nigeriano que me preguntó mi opinión sobre la actuación de los equipos africanos en el Mundial o el director de comunicación de la federación turca que vió al lado mío el Francia- Turquía de la repesca.

Hablando con gente que estaba dentro del Mundial te cuentan anécdotas interesantes. Por ejemplo nos contaron que la selección de Puerto Rico sólo tienen 2 jugadoras profesionales, el resto sólo juegan la liga del país que dura un par de meses. Cada una tiene su trabajo, hay varias profesoras por ejemplo y hasta una de las jugadoras tiene un cargo relativamente importante en Netflix.

El entorno del pabellón es muy pequeño y eso hace que te encuentres gente conocida. Tomando una cerveza con una amigo entrenador en ese bar nos encontramos a tres entrenadores más, un presidente de Liga DIA y un presidente de una Federación Autonómica. Estuvo interesante esa charla entre partidos.

Buena parte de los españoles acreditados en el pabellón llegamos tarde a la final, con un marcador de 5-15. ¿Motivo? Tras el bronce, el paso por la zona mixta fue más largo de lo habitual y además tuvimos que esperar un rato a la rueda de prensa de Lucas Mondelo Marta Xargay porque su majestad La Reina Doña Letizia había entrado al vestuario. 

Tantas horas en el pabellón, uno acaba cogiendo confianza con la gente que cada día está allí trabajando para facilitarte las cosas, como gente de FIBA, de FEB (con Víctor Charneco a la cabeza) o directamente los voluntarios, del que he de destacar a Mario por lo bien que nos cuidó durante toda la semana, un CRACK con todas las letras. 

En resumen, una semana divertida, en la que no hemos parado de hacer y de ver baloncesto y en la que encima como se dice habitualmente "la pelotita ha entrado" y España ha logrado un nuevo éxito.


@Groucheste

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004