2017

29

Diciembre

00:56

Pablo Martínez

Diez partidos después llegó la victoria en la Euroliga

El equipo sacó la casta y el orgullo en el último cuarto con una actuación estelar de Alberto Abalde para llevarse la victoria . A la undécima fue la vencida y la fonteta volvió a saborear el triunfo . El encuentro acabó 67-63.

Alcanzada la mitad de la Turkish Airlines Euroleague recibiendo al Panathinaikos en un encuentro que correspondía a la jornada 15. El equipo taronja quería romper la mala dinámica que llevaba  en la competición europea. A la lista de bajas ya conocidas de Guillem Vives, Joan Sastre, Antonie Diot, Latavious Williams , Sergi Garcia se le sumaban Fernando San Emeterio y la duda hasta última hora de Alberto Abalde .Unos de los capitanes, Dubljevic ayudaría al equipo sin estar en plenas condiciones, ya que acabó el partido ante el Zalgiris con molestias.

Panathinaikos visitaba a la Fonteta como uno de los equipos más en forma de la competición europea, con ocho victorias. El equipo de Xavi Pascual contaba con su plantilla casi al completo, excepto el base Nick Calathes.

Sin defender casi durante los dos primeros minutos, llegó a quedarse con un parcial de cero puntos durante unos instantes. Tanto fue así que el cuestionado Txus Vidorreta no tardó en  pedir tiempo muerto para intentar reparar el desastre. Al menos consiguió  reducirlo y  remontar en el  marcador de forma eficaz. El partido empezaba a cobrar emoción y tensión. La anécdota se produjo cuando Rudez saltó a la cancha, después de tanto tiempo sin aparecer en por el parqué de la Fonteta.

Se volvía a repetir, casi la misma historia en el segundo cuarto, el Valencia Basket empezó dormido. Despertando a tiempo, para mantenerse vivo en el encuentro. Lojeski fue el hombre con más peligro del equipo visitante que lo intentaba poniendo en apuros al equipo taronja. Erik Green volvía a ser el jugador que hizo vibrar a la Fonteta en sus primeros partidos. Con esperanzas y un buen rechace de Will Thomas que le cedió en bandeja el triple a Erik Green acabo el segundo cuarto 32-32 y ambos equipos se fueron al descanso.

Después del paso por vestuarios, el equipo taronja sí que fue más, a por el partido. Jugó más con el corazón que con la cabeza y Alberto Abalde que superó la fiebre cambió el signo del encuentro. Un tiro de Dubjlevic daba paso al último y decisivo cuarto.

El temor del último cuarto acechaba al Valencia Basket, una falta de confianza que le ha costado más de un partido. La Fonteta volvió a  ser la caldera taronja que le dio el último empujón al equipo. El equipo valenciano lo agradeció y después de mucho tiempo volvió a estar vivo en un último cuarto de la Euroleague . Doornekamp con cuatro faltas personales jugó al límite y metió dos triples fundamentales, culminando la victoria por 67-63.

Tras diez partidos de Euroleague perdidos llegó una victoria muy sufrida y trabajada, con muchas bajas. Es muy complejo, pero el Valencia Basket conserva la esperanza para llegar a los play off de la competición europea.


@pablopablomb

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004