2017

22

Marzo

23:30

Javier Ramos López

Real Madrid volvió a imponerse al Barça

El Real Madrid se llevó un clásico marcado por la expulsión de Bartzokas antes del descanso. Los triples fueron los protagonistas de un partido en el que Llull volvió a mostrar su gran estado de forma.

Real Madrid 85 – 69 FC Barcelona Lassa

Fotogalería del encuentro (Diego Rojo)

Un triple de Anthony Randolph inauguraba el partido. Los primeros minutos fueron de claro dominio del conjunto madridista, que empezó a marcar territorio con una buena defensa y corriendo al contraataque. A los 3 minutos, Bartzokas se vio obligado a parar el partido con un tiempo muerto. Llegó entonces el primer intercambio serio de triples. Por parte de Real Madrid anotaron Llull y Carroll. Frente a ellos, Koponen anotó dos triples (17-10). Randolph aportaba también puntos y el cuarto acabó con claro dominio madridista frente a un FC Barcelona atascado (22-13). 

Reacción madridista

Los primeros minutos destacaron por la actividad tanto en defensa como en ataque de Moussa Diagné, gracias al cual el Barça mejoró ligeramente, sobre todo en tareas defensivas. El Madrid no encontraba tiros fáciles en ataque y a falta de 6:53 para el descanso aún no había anotado. Los catalanes supieron aprovechar esta situación y gracias a los triples de Renfroe y Vezenkov se pusieron a dos puntos (22-20). Laso decidió meter de nuevo a Llull, y al son del menorquín, el equipo reaccionó. 

Hunter encestó dos tiros libres que supusieron los primeros puntos en el segundo cuarto del Real Madrid (24-20). En ese momento los locales se reactivaron en ataque y con tres mates consecutivos, dos de ellos obra de Othello Hunter y uno de Luka Doncic, recuperaron la distancia en el marcador que habían ganado en el primer parcial (+9 pts, 32-23). La tercera falta personal de un hiperactivo Moussa Diagné provocó el enfado de Bartzokas con los árbitros, con la consecuente técnica al entrenador del Barça. Los de Laso poco a poco iban abriendo brecha hasta que tuvo lugar el hecho más polémico del partido. Bartzokas, dos jugadas después de serle pitada la primera técnica, seguía caliente. El técnico griego volvió a exteriorizar su enfado tras otra decisión arbitral, esta vez de forma más airada, lo que provocó su segunda técnica y consecuente expulsión. Para rematar  la situación, el Real Madrid cerró el cuarto con un estratosférico triple sobre la bocina y desde más de 8 metros de... sí, de Sergio Llull. Lo del menorquín, el mejor del Real Madrid hasta entonces (13 puntos), ya no puede ser una casualidad (41-27).

Partido en contra

Con toda la segunda mitad aun por jugar, el Barça se quedaba sin entrenador y 14 puntos abajo. Y, por si fuera poco, jugando en casa de su eterno rival, que además es líder de la clasificación de una Euroliga de la que los azulgranas ya están eliminados. La situación no era la más idónea para una remontada visitante, pero el Barça no tenía nada que perder.

Los blancos regresaron de los vestuarios visiblemente más conservadores, aunque tampoco se puede decir que relajados. Los jugadores del Barcelona cambiaron su mentalidad y entraron al tercer cuarto más concentrados. Tomic comenzó anotando en la pintura y Perperoglou, tras una gran jugada colectiva, puso a los suyos a 10 puntos (44-34). Pero, si por algo estuvo marcado este tercer periodo, fue por el acierto exterior.

En torno al minuto 24, comenzó un intercambio de anotación desde el perímetro al alcance de pocos jugadores. Llull y Rice llegaron a "responderse" a base de triples en hasta cuatro jugadas consecutivas. Carroll y Oleson también se unieron a la fiesta. Pero la distancia no se reducía, hasta que llegó el momento del "Titán" Ayón. Varias acciones en ataque del mexicano, incluido un mate para el archivo, dieron tranquilidad a los suyos. El Madrid controlaba el partido a sus anchas y se marchaba con 13 puntos de ventaja (64-51) a afrontar el último y decisivo cuarto.

Comodidad para los locales

El último periodo empezó con canasta de Koponen, a la que respondió de nuevo un excelso Ayón. A continuación, Rudy Fernández (errático hasta entonces, con -8 de valoración) anotaba sus primeros puntos del partido tras una gran penetración y se ganaba la ovación del Palacio. El Madrid conseguía de esta forma su máxima diferencia a favor en todo el partido (15 puntos), que ampliaba aun más Thompkins con un triple hasta los 18. A partir de entonces, el partido perdió toda la emoción. El Real Madrid se divertía junto a sus aficionados, mientras que el Barça procuraba que los minutos finales pasasen lo más rápido posible. Final del partido: 85-69 a favor del Real Madrid

La Estrella: Sergio Llull

Una vez más Sergio Llull dejó claro en la cancha la confianza que tiene en su juego. Fue MVP absoluto del partido alcanzando los 32 de valoración. Anotó 21 puntos (4/7 en triples), recogió 3 rebotes, repartió 6 asistencias y recibió 7 faltas. Todo lo anterior cobra más mérito si se tiene en cuenta que Pablo Laso lo reservó todo el último cuarto.


@javi20ralop

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004