Real Madrid frustra el sueño de MoraBanc Andorra

MoraBanc Andorra pagó el esfuerzo realizado durante los 40 minutos previos y vio como el vigente campeón le pasaba por encima en la prórroga. Real Madrid repetirá la semifinal del año pasado ante Baskonia.

Real Madrid 99-93 MoraBanc Andorra

Fotogalería del encuentro (Cipriano Fornas)

Los primeros minutos del partido fueron alocados. Se palpaba el nerviosismo en ambos equipos. Las jugadas iniciales se caracterizaron por buenas defensas y ataques precipitados. A los cuatro minutos, ni Madrid ni Andorra terminaba de entrar en el partido y así lo reflejaba el marcador (2-4).

El conjunto de Peñarroya, buscando continuamente a Shermadini, consiguió consolidar una pequeña ventaja en el marcador desde la línea de tiros libres. En el cuadro blanco, Rudy salía del banquillo con fuerza y anotaba 7 puntos consecutivos sin fallo. Sin embargo, los madrileños estaban muy atascados en ataque, con muchos errores desde la línea de 3 puntos (1/10 en triples). Tres tiros libres anotados por Albicy y la inspiración de David Navarro permitió a Andorra finalizar el primer cuarto con una cómoda ventaja de 8 puntos (15-23).

Shermadini intratatable

El segundo parcial empezó con un air-ball de Rudy Fernández. El Real Madrid no mejoraba su efectividad ofensiva. Solo la energía de Anthony Randolph y el descaro de Doncic permitieron al Madrid seguir la estela de su rival. En el ecuador del segundo cuarto cuando el sobresalió la figura de Giorgi Shermadini. A partir de entonces el partido tomó una dirección. El georgiano impuso su ley en la zona y se hizo imparable. Dos canastas consecutivas suyas se sumaron a la aportación de David Navarro (infalible con 4/4 en tiros de campo) y MoraBanc Andorra amplió su renta hasta los 11 puntos (21-32, min. 15).

El Real Madrid intentó reaccionar a base de triples, pero los tiros no querían entrar. El Madrid desperdiciaba sus ocasiones ataque tras ataque y Andorra lo aprovechó. El equipo de Peñarroya seguía muy centrado en el partido y aprovechó el mal momento de los de Laso para ampliar su renta hasta los 16 puntos (21-37 tras triple de Burjanadze). Andorra dominaba el partido y se sentía cómodo.

El efecto Nocioni

En este momento, Laso decidió dar protagonismo a Andrés Nocioni. La entrada del Chapu dio un nuevo aire al Real Madrid. El carácter contagiado por el argentino se notó especialmente en la intensidad defensiva de su equipo. En los últimos compases del segundo parcial, el Real Madrid fue reduciendo poco a poco la diferencia.

Randolph y Llull tiraban del carro y se erigían en los referentes madridistas. El partido se fue al descanso con MoraBanc Andorra arriba en el marcador con una ventaja de 10 puntos (33-43). Una ventaja inesperada y previsiblemente cómoda, pero nunca definitiva. Y menos si enfrente está el Real Madrid. Los chicos de Peñarroya eran plenamente conscientes de que aún quedaba mucho partido por delante.

Cambios de actitud

La segunda mitad comenzó con un cambio en el quinteto inicial del Real Madrid. Doncic pasaba a ocupar el puesto de Maciulis. Precisamente el esloveno, con un triple (el tercero del partido para el Real Madrid) fue el autor de la primera canasta del periodo. El Madrid superaba la barrera psicológica de los 10 puntos, aunque no por mucho tiempo. Shermadini seguía anotando con facilidad (18 puntos), y la diferencia en el marcador no variaba.

Sin embargo, el Real Madrid cambió la actitud en su juego. El gran responsable fue Gustavo Ayón, que aparecía por vez primera en el partido. El mexicano, que anotó tres canastas prácticamente consecutivas, se hizo fuerte en ambos lados de la pista. Su vital participación en defensa y en el rebote ofensivo otorgó nuevas oportunidades a su equipo, que se fue acercando en el marcador. Con un parcial de 8-1, los blancos se ponían a solo 5 puntos (44-49, min. 26).

La situación daba un vuelco en comparación a la primera mitad. El Real Madrid recuperaba sensaciones mientras Andorra empezaba a sufrir por mantener su ventaja. Entonces apareció el mejor Sergio Llull. Con ocho puntos consecutivos, culminados con un triple “marca de la casa”, puso a su equipo con ventaja en el marcador por primera vez en el encuentro (56-54, a falta de 1:30 para el término del tercer cuarto).

Todo por decidir en el último cuarto

Muchos podían pensar que, a partir de entonces, el Real Madrid rompería el partido y se marcharía cómodamente en el marcador. Pero, nada más lejos de la realidad, ocurrió todo lo contrario. Andorra respondió inmediatamente con un triple de Albicy sobre la bocina de posesión, por lo que recuperaba su ventaja (56-57). Justo después, el mismo Albicy cerraba el cuarto anotando dos tiros libres (56-59), que además suponían la cuarta falta personal de Gustavo Ayón.

Solo Shermadini, jugador insignia del conjunto andorrano, fue capaz sostener a su equipo en un cuarto que fue de claro dominio madridista. Pero Andorra sobrevivió al envite y llegó al último cuarto por delante en el marcador y con muchas posibilidades de victoria.

El empate

El último periodo arrancó con mucha fuerza. El Real Madrid, liderado por Randolph, volvió a tomar el mando del marcador. Pero en este momento, Andorra desplegó todo su potencial y el partido entró en una dinámica muy vistosa para el espectador. Ninguno desperdiciaba sus oportunidades ofensivas, lo que propició varias alternancias en el liderazgo. El partido estaba en un pañuelo.

A falta de 4 minutos para la conclusión, reapareció David Navarro. Primero con un triple y después con una bandeja a pase de Albicy, los del Principado se colocaron 4 arriba (75-79, min. 37). A continuación, un triple de Schreiner aumentaba la renta hasta los 7 puntos. Eso no hizo al Madrid perder la cara al partido. Nocioni respondió con otro triple y, en la siguiente jugada, Ayón anotaba en la pintura para dejar el partido en dos puntos (80-82, a falta de 1:24 para el final).

Andorra, aprovechando el bonus del Madrid, siguió anotando desde el tiro libre a través de Albicy. A falta de 45 segundos, el Real Madrid estaba contra las cuerdas (80-84) y no pensaba en otra opción que no fuese anotar rápido. La gran defensa de los de azul impidió un ataque y canasta rápida del Madrid, que necesitó más de 30 segundos para poder anotar de la mano de Jaycee Carroll. Un triple suyo tras rebote ofensivo y asistencia de Ayón ponía el 83-84 con solo 14.6 segundos por delante. Andorra siguió dependiendo de los tiros libres de Albicy, que no falló. En la siguiente jugada, el Madrid necesitaba un triple para igualar el partido, y lo consiguió gracias a un triple antológico de Anthony Randolph. Esta acción no estuvo exenta de polémica, pues repeticiones posteriores mostraron como Sergio Llull pisó la línea de mediocampo y cometía campo atrás segundos antes de asistir a Randolph. Sin embargo, los árbitros no vieron la acción y el juego continuó.

Solo restaban 4.6 segundos, en los cuales Andorra tenía la oportunidad de hacer historia o de ir a la prórroga. Pero el tiro de Albicy no entró, y el final del partido tuvo que esperar 5 minutos más (86-86).

La prórroga para olvidar de Andorra

En el tiempo de prolongación, el Real Madrid no tuvo rival. Anthony Randolph, inconmensurable una vez más, rompió el choque en dos jugadas consecutivas. El Madrid se puso 5 puntos arriba (91-86), y a partir de ahí, no hubo más partido. Sergio Llull, físicamente superior al resto, terminó de apuntillar al rival. Final inmerecido para un equipo que, por juego, mereció pasar a semifinales. Pero se encontró con uno de los equipos más difíciles de ganar de la historia, el Real Madrid de Pablo Laso. El equipo que nunca pierde la fe en la victoria.

  • anthony.jpg La Estrella: Anthony Randolph

    El norteamericano venía de una racha muy positiva en los últimos partidos en cuanto a aportación individual se refiere. En este partido ha confirmado su gran estado de forma y ha sido, sin duda alguna, el jugador que ha marcado la diferencia y que ha inclinado la balanza final a favor del Real Madrid. Sus números son esclarecedores: 25 puntos (incluidos 4 triples), 6 rebotes, 2 recuperaciones y 2 tapones para 27 de valoración.

    Sin embargo, no hay que olvidar la importancia de otros jugadores como Luka Doncic (12 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias) o Sergio Llull (22 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes), ambos oteando el triple-doble y con cifras de valoración superiores a la veintena. En el cuadro andorrano, la figura más destacada ha sido el georgiano Giorgi Shermadini (27 puntos, 7 rebotes, 11 faltas recibidas y 28 de valoración).


@javi20ralop

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004