2017

24

Febrero

10:34

Marc Suñé

Momento de cambio en Barcelona

La Copa debe servir como punto de inflexión para el cambio y para apostar por un juego más dinámico donde jóvenes que reclamen minutos tengan su protagonismo.

La Copa del Rey pasó para el FC Barcelona Lassa como de un tren de alta velocidad se tratase. 2 partidos, los 2 a última hora y con poca emoción en ambos. El equipo de Bartzokas llegaba a Vitoria, País Vasco, con una situación crítica en los resultados y en la dinámica interna del grupo. Derrotas inexplicables contra Bilbao y Galatasaray en el Palau Blaugrana, sanciones econòmicas a técnico y plantilla, lesiones a cada jornada que avanzaba, Navarro caía por una apendicitis el dia anterior al trayecto, y miles de rumores que solo hacían que erosionar todavía más la mala dinámica del grupo.
 
La condición de favorito quedaba lejos de los azulgrana muchos años después y éstos se lo tomaban como la oportunidad de ir de tapados y luchar así sin presión alguna. El primer encuentro era contra un Unicaja de Málaga que, recordemos, llegaba de ganar en el Martín Carpena a todo un Real Madrid, campeón a la postre. Los de Bartzokas salían con un plan muy definido y el partido iba de menos a más para ellos. Victoria final y llegada a semifinales frente a Valencia Basket. En esta eliminatoria el Barça parecía cambiar de plan y tras su mejor momento en el descanso se deshinchaba y acababa siendo claramente derrotado.
 
La peor notícia del Barça en la Copa del Rey, eliminación a parte, es la sensación de seguir siendo un equipo muy débil en defensa, sin capacidad de respuesta ante una situación adversa y una dependencia excesiva del acierto en el tiro de 3 puntos. Pero no todo fue negativo, el FC Barcelona vio como Marcus Eriksson se convertía, como ya iba mostrando tras sus encuentros ante Bilbao y Manresa, en un jugador importante capaz, no solo, de anotar triples, capturar rebotes y sacar puntos de buenas penetraciones. Otra buena noticia fue la aportación, como no, de Ante Tomic. El croata anotó 15 puntos de media, capturó 10,5 rebotes y repartió 2 asistencias para 24,5 de valoración.
 
La Copa del Rey ha pasado sin pena ni gloria para el equipo del Palau Blaugrana pero, en cambio, si que ha dejado claro ciertas premisas a tener en cuenta cara el presente y futuro de la temporada. La primera conclusión ha sacar es que el equipo necesita defender 40 minutos y no solo a intervalos. La segunda es que hay jugadores como Vezenkov, Eriksson o Alex Renfroe que parecían secundarios y que su nivel, claramente, esta superando el de teóricos titulares. Finalmente, a nivel deportivo, hay que ser consciente que el equipo funciona cuando Tomic lo hace y se siente importante. A nivel de dinámica de grupo el equipo y los técnicos deben tratar de solucionar el mal ambiente que se transmite al exterior.

@Msc_CAT

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004