2017

12

Marzo

21:24

Javier Ramos López

Llull decanta el clásico a favor del Real Madrid

El Real Madrid se llevó el clásico liguero gracias a una canasta de Sergio Llull en el último segundo. El menorquín volvió a decidir un duelo que se recordará por ser el partido en que Felipe Reyes se convirtió en el máximo reboteador de la historia de la ACB.

Real Madrid 76 - 75 FC Barcelona Lassa

Fotogalería del encuentro (Alba Pacheco)

El partido empezó con dominio azulgrana. A los 5 minutos de juego, los de Bartzokas llegaron a cosechar una ventaja de 6 puntos (9-15). Hasta entonces, Maciulis era el único anotador del conjunto madridista y el Barça hacía daño en el rebote ofensivo. Pero Laso decidió dar entrada de Rudy Fernández y el ritmo del partido cambió. La gran defensa del mallorquín dio nuevos aires a su equipo, por lo que el marcador empezó a equilibrarse. El primer parcial concluyó con máxima igualdad (23-23).

Doncic impulsa al Real Madrid

El segundo cuarto comenzó de forma similar al primero. Los repetidos fallos en ataque del Real Madrid dieron una pequeña ventaja (23-28) al Barça Lassa. Sin embargo, todo cambió con la entrada en cancha de Carroll y Doncic. Los exteriores madridistas, junto con un poderoso Othello Hunter, lideraron el mejor juego que el conjunto blanco desplegó en este partido. En frente, un Barça sin ideas cuyo ataque se vio cortocircuitado por la intensa defensa de los locales. El parcial de 24-8 a favor del Real Madrid a partir del minuto 13 de partido lo dice todo. El encuentro llegó al descanso con clara ventaja para los de Laso (47-36).

Reacción del Barça

El tercer cuarto fue el de la reacción azulgrana. La vuelta de los vestuarios significó el inicio de un partido diferente. El Barça Lassa entró en cancha mucho más enchufado, sobre todo en labores defensivas. En ataque sobresalió Stratos Perperoglou, que en este parcial anotó 8 de sus 16 puntos. Se llegó al último cuarto con el conjunto de Bartzokas metido de lleno en la lucha por la victoria (62-57).

Último cuarto de locos

Los últimos diez minutos fueron fiel reflejo de la tensión de un clásico. El Barça siguió apretando y el Madrid tuvo que recurrir, de nuevo, a Luka Doncic. El esloveno volvió al parqué después de no jugar en el tercer cuarto, y lo hizo con la entrega de siempre. Esto permitió a los de Laso mantener una pequeña ventaja en el marcador, pero no por mucho tiempo. Dos triples consecutivos de Marcus Eriksson apretaban el partido al máximo (66-65), con menos de 4 minutos por jugar.

Pese a que Jaycee Carroll daba aire a su equipo con dos exitosas jugadas ofensivas (71-65), apareció por primera vez la figura de Tyrese Rice. El base norteamericano anotó un triple a falta de dos minutos que apretaba el partido (71-69). El Madrid estaba muy atascado en ataque, y el Barça no desperdició su ocasión. Llegados al último minuto, el choque ardía. Varias pérdidas del Real Madrid habían permitido al Barça anotar varias canastas, con Tomic y Perperoglou como protagonistas, y adelantar al Real Madrid en el marcador (72-73).

Restaban 26.4 segundos, y una canasta rápida de Anthony Randolph daba la vuelta al marcador de nuevo (74-73). Con 20.5 segundos por jugar, el Real Madrid decidió no hacer falta y defender la acción. Pero Ante Tomic, que en ocasiones es indefendible, anotó un gancho que daba a los suyos la victoria momentánea. Solo quedaban 6.8 segundos…

Esos últimos segundos recordaron mucho a lo sucedido tres años atrás en la final de Copa del Rey de Málaga. Sergio Llull asumió la responsabilidad, una vez más, de jugar el último balón. Y lo volvió a hacer. Una canasta increíble del menorquín daba la victoria a los suyos… aunque no esto aun no había acabado. Tras revisar la jugada, los árbitros acordaron que aún restaban cinco décimas por jugar. El Barça necesitaba una canasta muy rápida, y encontraron a Oleson. Pero su lanzamiento, por poco, no entró. Final: 76-75 para el Real Madrid.

  • Sergio Llull - Real Madrid_5.JPG La Estrella: Sergio Llull

    El menorquín no fue el jugador más valorado ni del partido ni de su equipo, pero volvió a ser el factor decisivo para la victoria final. Cerró el choque con 16 puntos, siendo el máximo anotador de su equipo, y como el jugador que más asistencias repartió (7). La valoración total que alcanzó fue de 15, por detrás de los 16 de Hunter. El MVP del partido fue para Ante Tomic, que llegó a los 26 de valoración. 


@javi20ralop

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004