El Real Madrid no baja el ritmo

Llegados a los tres primeros meses de competición, el Real Madrid sigue en la misma línea de victorias y buen juego que ha caracterizado la etapa de Pablo Laso. La inestabilidad de la temporada pasada contrasta con la regularidad y solidez mostrada en este primer trimestre del curso.

La eliminación de la pasada Euroliga a manos de Fenerbahce fue un duro golpe para el Real Madrid. Los de Laso compitieron hasta el final, pero nunca dieron signos de poder revalidar su título. Por tanto, solo quedaba reflexionar y recuperarse de la derrota con el mejor antídoto: la victoria.

A partir de entonces, el Real Madrid no ha dejado de mostrar su mejor cara baloncestística, y, por consiguiente, de ganar. El arrollador final de temporada hizo olvidar el calvario vivido en Europa y, de alguna manera, “arregló” la temporada. Haciendo balance, nada más y nada menos que tres títulos de cinco posibles (Copa Intercontinental, Copa del Rey y Liga Endesa).

Pues bien, el comienzo de la temporada 2016-2017 no ha sido más que una continuación del final de la pasada. Pese a la derrota ante el Barça Lassa en la Supercopa, el Real Madrid está mostrando mucha solidez tanto en Liga Endesa como en Euroliga. Las sensaciones que está transmitiendo el equipo en este primer tercio de competición son muy distantes a las de 2015, sobre todo en competición europea.

Imparables en Liga Endesa

El Real Madrid ha confirmado en estos primeros nueve partidos de liga regular de la Liga Endesa que sigue siendo uno de los dominadores a nivel nacional. Actualmente copa la primera posición de la clasificación, con 8 victorias y 1 derrota. Solo el Barça Lassa pudo romper la imbatibilidad de los blancos en un partido dominado por los de Bartzokas de principio a fin (85-75).

Los números son muy similares a los de 2015-2016. El balance de victorias/derrotas era el mismo y la diferencia de puntos, prácticamente idéntica (+139 en 2015-2016; +122 en 2016-2017). El poderío ofensivo se mantiene intacto, puesto que el promedio sigue sin bajar de los 90 puntos. Solo Barça Lassa y Herbalife Gran Canaria dejaron a los de Laso por debajo de los 86 puntos (75 y 76 respectivamente). En ambos partidos, independientemente del resultado, las defensas rivales fueron protagonistas y dificultaron los ataques de los hombres de Laso. Con marcadores bajos, el Real Madrid sufre.

Centrados en la Euroliga

Hace justamente un año, el Real Madrid atravesaba una crisis de resultados. Pese a su buena andadura en Liga Endesa, se encontraba al borde del KO en la fase de grupos de la Euroliga tras cosechar 5 derrotas en los primeros 7 partidos. Solo una reacción comandada por Sergio Rodríguez en los últimos tres partidos pudo salvar la situación. La épica salvó al por entonces Campeón de Europa de la eliminación a las primeras de cambio.

Este año, las sensaciones son muy diferentes. El nuevo formato de Euroliga, con una liga regular de 16 equipos donde todos juegan contra todos no permite ni un ápice de relajación. Solo los 8 equipos más constantes a lo largo de las 30 jornadas se clasificarán a la siguiente fase de Playoffs, previos a la decisiva Final Four. Con esta nueva idea en mente, los de Laso han arrancado con mucha fuerza la competición. Disputadas las primeras 9 jornadas, el Real Madrid es 2º de la clasificación con un balance de 7 victorias y 2 derrotas, solo por detrás del vigente campeón, CSKA de Moscú (8-1).

Además del líder, el otro equipo que derrotó al Real Madrid fue Saski Baskonia. Los de Sito Alonso han sido los únicos capaces de “asaltar” el Barclaycard Center en lo que llevamos de temporada. Todos los demás partidos en casa, incluyendo los de Liga Endesa, se cuentan por victorias. 

Esto no quiere decir que el Real Madrid no sea efectivo como visitante. Solo la derrota ante CSKA empaña una buena racha de resultados plasmada en las meritorias victorias conseguidas en Tel Aviv, Milán o Barcelona. Especialmente esta última fue llamativa, ya que el Real Madrid infligió a su máximo rival una humillante derrota por 39 puntos de diferencia (63-102) en un partido de récord. De esta forma los de Laso rompieron todas las expectativas y se vengaron de las dos recientes derrotas en Supercopa y Liga Endesa.

El calendario no concede descanso

Se avecina el mes de diciembre, y con ello, un auténtico maratón de partidos. Desde la visita al Fenerbahçe del próximo jueves 1 de diciembre (18:45) hasta el último partido del año ante Anadolu Efes (jueves 29 de diciembre, 18:00) el Real Madrid habrá jugado 10 partidos. Dos viajes a Estambul marcan el inicio y el fin de un mes con un número excesivo de partidos. Seis de ellos de Euroliga, incluyendo una jornada doble (J. 13 y J. 14, el martes 20 y jueves 22 de diciembre respectivamente) y los cuatro restantes de Liga Endesa. Es decir, aproximadamente un partido cada tres días.

Por ello, Pablo Laso tendrá que hacer uso más que nunca de su amplia plantilla para efectuar rotaciones y evitar que la sobrecarga de partidos pase factura al estado físico de los jugadores. Nadie quiere que se vuelvan a repetir situaciones como las del año pasado, con la lesión de Rudy como mejor ejemplo.

Solo queda por mencionar el rendimiento y protagonismo que están teniendo los jugadores individualmente, pero nos centraremos en ello en otro artículo que se publicará la próxima semana. 


@javi20ralop

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004