2016

25

Mayo

21:42

Ohiane Arcos

Temporada para olvidar en Zaragoza

Llegan los PlayOffs y en ellos no está el CAI. Aunque en verano todos los pronósticos situaban al equipo maño en los puestos de arriba, lo cierto es que ha estado toda la temporada coqueteando con el descenso. La Eurocup, Sastre, Bellas, Benzing y Kravtsov son las notas positivas de la peor campaña rojilla desde su regreso a la ACB. Mientras se decide qué hacer con Casadevall, el club ya ha atado al escolta Larentzakis.

Eterna. Así se le ha hecho la temporada a la marea roja. Quién se lo iba a decir hace apenas ocho meses, cuando echaba a rodar un CAI ilusionante. Tras la decepción de quedarse a las puertas de los Playoffs la campaña anterior, desde los despachos del club maño se pusieron manos a la obra para formar la que, a priori, era la mejor plantilla en la corta historia de la entidad. Sin embargo, la ilusión pronto se tornó en pesadilla con un inicio demoledor: tan solo una victoria en los primeros siete encuentros. Un mal comienzo que lastraría al equipo el resto de la temporada coqueteando con el descenso hasta la recta final.

Finaliza, por tanto, un año deportivo en el que no solo no se ha clasificado para la Copa y los Playoffs, sino que ni siquiera ha estado cerca, terminando la fase regular en decimosegundo lugar con un balance de 13 triunfos y 21 derrotas. Si ya bajaban turbias las aguas del Ebro a su paso por Zaragoza tras una temporada anterior llena de desencanto, ésta ha terminado por desbordar la paciencia de una afición caísta cada vez más minoritaria en el pabellón. Si bien es cierto que las últimas dos victorias consecutivas y la imagen mostrada por el equipo en casa ante el Valencia Basket han terminado por maquillar algo la pésima campaña maña.

 

Mal rendimiento de los fichajes

Willy Villar ha fallado. Alguna vez tenía que pasar, no siempre se puede acertar. El hombre clave en la confección de la plantilla rojilla erró en los fichajes. Y eso que sobre el papel parecían buenos movimientos. Se trajo a gente experimentada que sabía lo que era jugar en competiciones europeas como Bellas, Diener o Linhart, a un polivalente Kanacevic que había brillado en las filas del Union Olimpija Ljubljana y a uno de los jugadores con más proyección del viejo continente: Benzing, alero internacional alemán de 2’08 metros. En principio, solo se arriesgaba con el fichaje del desconocido Sek Henry, ya que Fotu había demostrado en Manresa que tenía nivel suficiente para complementar el juego interior caísta. Ellos, junto a la dupla estrella Norel-Jelovac y los secundarios de lujo Sastre y Tomàs, ponían al CAI en las quinielas de todo el mundo para estar arriba en la clasificación.

Sin embargo, sólo Bellas ha estado a la altura de las expectativas creadas. Titular indiscutible tanto para Lorente como para Casadevall, ha acabado la temporada como el jugador rojillo con más minutos de media en pista con 26 y el mejor pasador con 4’4 asistencias (octavo mejor de la Liga). El resto, una decepción. Diener tuvo que dejar el club lastrado por la enfermedad de Crohn que padecía y Kanacevic fue cortado a primeros de año. En su lugar llegaron Swing, que no ha aportado gran cosa, y Kravtsov, quien ha sido pieza importante en la recta final para asegurar la permanencia y ha finalizado la liga como el mejor taponador con 29 ‘gorros’. Una recta final en la que Benzing también ha cobrado protagonismo. El alero teutón ha ido de menos a más, aunque su buena segunda vuelta se vio truncada a tres jornadas para el final por una lesión en la muñeca izquierda de la que se recupera en Alemania.

 

Cambio de entrenador

Con una plantilla de nivel sobre la que se tenía fé ciega, en verano la duda se cernía en torno al entrenador, Joaquín Ruiz Lorente, que contaba con el apoyo del club, pero no de la afición. En un inicio de competición muy exigente, demostró que el equipo se le quedaba grande y fue despedido tras acumular seis derrotas en siete encuentros. Andreu Casadevall asumió el reto a finales de noviembre. Con él mejoraron los resultados lo suficiente como para alcanzar la salvación, aunque el balance es negativo con apenas 12 triunfos en 28 encuentros y las sensaciones del equipo bajo su dirección no son mucho mejores que las que había con su predecesor en el cargo.

 

Sin alma

Pero más allá de los números, lo realmente preocupante ha sido la falta de competitividad mostrada. La falta de identidad. El no tener claro a qué juega el equipo. El no saber qué CAI se va a ver. El conjunto rojillo ha sido una montaña rusa durante todo el curso, incapaz de encadenar más de dos victorias consecutivas. Pero no solo se ha mostrado irregular entre jornada y jornada, sino que ha sufrido constantes faltas de concentración durante los propios encuentros. Habituados a un equipo vibrante y lleno de corazón, sello de Abós, esta campaña se ha visto a un equipo desganado y apático. Sin alma. Especialmente alarmante ha sido el nivel mostrado fuera de casa, donde sólo ha sido capaz de ganar en las canchas del Estudiantes, Baloncesto Sevilla, Gipuzkoa Basket y Bilbao Basket.

 

Joan Sastre, la sorpresa

No todo han sido decepciones en las filas caístas. Aunque las alegrías han llegado con cuentagotas, una de las más reseñables es el paso adelante dado por Joan Sastre. El alero mallorquín, que partía como secundario de lujo, ha sido el líder del grupo esta temporada. No en cuanto a valoración, que vuelve a quedar en manos de Jelovac con 14’6, pero sí en cuanto a carácter y tomar las riendas en los momentos más críticos. Con mucha confianza en sí mismo, Sastre ha completado su mejor campaña ACB finalizándola con 11’1 puntos, 3’4 rebotes, 2 asistencias y 13’1 de valoración en 25 minutos de media, siendo el jugador más utilizado tras Bellas y ganándose la confianza tanto de Lorente como de Casadevall. Una gran temporada a la que puso el broche de oro en el último partido con un triple ganador desde su propio campo que dejaba fuera de los Playoffs al Bilbao Basket. Sin lugar a dudas, una de las canastas del año.

 

La Eurocup, un bálsamo

La gran alegría para la marea roja llegaba entresemana, momento en el que llegaba el EuroCAI. Ahí sí, los caístas han disfrutado siendo espectadores de lujo de la consecución de la mejor marca europea del club: los Octavos de Final de la Eurocup. El Dolomiti Energia Trento, que llegaría hasta las Semifinales, fue el encargado de acabar con las ilusiones rojillas. Unas ilusiones que llegaron hasta el descanso del partido de vuelta. Hasta ese momento, los maños estaban virtualmente en Cuartos de Final, pero una mala segunda parte les condenó ante el que era uno de los favoritos a llevarse el título. En Europa sí, el CAI ha dado la talla. Más que nunca.

 

Pensando en el futuro

Con la llegada de unas vacaciones que no se esperaban encontrar tan pronto, en las oficinas del CAI ya se ha puesto la maquinaria en marcha de cara a la próxima campaña. Tanto, que ya se ha oficializado el primer fichaje: Giannoulis Larentzakis. El joven escolta griego de 22 años y 1’96 metros procede del Kolossos H Hotels y destaca por su facilidad para anotar.

Larentzakis llega a Zaragoza, pero no sabe quién será su entrenador. El club tiene la opción de ampliar la vinculación con Casadevall, pero se lo está pensando muy mucho. Mientras tanto, tantea el mercado en busca de otras posibilidades, entre las que se encuentra Txus Vidorreta, con mucha más experiencia en la ACB.

Sea cual sea el técnico, lo único cierto es que tan sólo cinco jugadores mantienen su vinculación con el club: Bellas, Sastre, Benzing, Fotu y Norel, a quien sus problemas de rodillas le van mermando. A ellos se unirá el base Sergi García, quien definitivamente se quedará en el primer equipo tras una buena campaña de debut. El que no tendrá hueco y volverá a ser cedido es el ala-pívot Juan José García, que esta temporada ha estado a préstamo en Manresa. Al que sí intentarán atar es a Kravtsov, aunque todo depende del desembolso económico. Y es que el CAI contará con un presupuesto que rondará los tres millones de euros, el más bajo de las últimas campañas, por lo que no está para grandes sacrificios.

Hacer más con menos. Ese es el futuro que le espera a un CAI Zaragoza que, salvo nueva invitación en la Eurocup, solo jugará un partido a la semana la temporada que viene.


@oam90

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004