Segunda victoria del Herbalife en Eurocup

El Herbalife Gran Canaria dominó a placer el encuentro que le enfrentó al MHP Riesen Ludwigsburg a raíz de un parcial 15-2 en el primer cuarto.

Herbalife Gran Canaria 95-75 MHP Riesen Ludwigsburg

Buenas caras, sonrisas, una rueda de calentamiento especialmente acertada,.. Y la inercia propia de quienes ganan, se divierten y trabajan en equipo. El Herbalife Gran Canaria se citaba con el MHP Riesen Ludwigsburg alemán con el liderato del grupo de Eurocup en juego. Uno que sumar al ya ostentado en Liga Endesa.

Leñador Brockman

Aíto García Reneses dispuso de su quinteto de gala en una noche en la que Ovidijus Galdikas volvió a ser baja. La pareja del juego interior, formada por Eulis Báez y Alen Omic, fue vital para mantener alegre a un Herbalife Gran Canaria que arrancó algo dubitativo y dormido. Hecho que aprovechó el conjunto teutón para salir fuerte y con ventajas.

Ventajas cimentadas en el juego del pívot estadounidense Jon Brockman. El exNBA, estrella de los suyos, se hizo fuerte bajo ambos aros y con sus canastas los de John Patrick se fueron de seis puntos (7-13, minuto 6). Él, junto al compatriota de Salin Shawn Huff, hacían creer en el triunfo a los visitantes.

Nada más lejos de la realidad. La segunda unidad claretiana salió del banquillo como un ciclón. Cinco puntos de Aguilar, triple de Rabaseda, mate poderoso de Sitapha Savané,… De todo un poco, que siempre es difícil pero cuando cuadra, es lo mejor, para que el Herbalife Gran Canaria cerrara el cuarto con un parcial de 15-2 y ocho puntos de ventaja (23-15).

Sasu Salin salió con todo en el segundo periodo. El finés anotó cuatro puntos seguidos, acertando desde más allá de 6,75 y rompiendo así una mala racha en el tiro que le ha acompañado durante el inicio de curso. Las acciones individuales de Shakur mantenían metidos en el choque a los germanos, que sin embargo nunca llegaban a acercarse lo suficiente como para amenazar a los de Aíto.

El relevo tirador lo cogía Kyle Kuric sin ningún tipo de problema. El americano anotó 8 puntos en el cuarto, incluidos dos triples que llegaron a poner once arriba a los locales, si bien antes del descanso recortaría distancias el equipo continental (43-35).

La sonrisa del triple

Los primeros compases del tercer cuarto fueron una auténtica exhibición que sirvió para romper definitivamente el partido y para animar a una afición que no dejó de estar con los suyos. En poco más de tres minutos, el Herbalife Gran Canaria anotó tres triples para un parcial de 10-2 que sentenció cualquier esperanza visitante (54-37, minuto 24).

De vez en cuando el MHP Riesen Ludwigsburg intentaba reaccionar por mediación de individualidades, pero cada vez que se acercaban tímidamente se encontraban con ese típico portazo que todos alguna vez hemos recibido. A veces un triple de Newley, otras uno de Salin, o quizá un la seguridad desde la línea de tiro libre de Eulis Báez. A diez minutos del final, la diferencia era de doce puntos (67-55).

El último cuarto fue una fiesta total, sobre todo a partir del 72-62 que puso en el luminoso un canastón de Shakur. Fue un oasis en el desierto, un mero espejismo que anticipó el parcial 23-13 con el que se cerró el choque. Hasta ocho jugadores amarillos anotaron un triple, con once anotando al menos un punto (el único sin anotar, Oliver), otros once cogiendo al menos un rebote, y diez hombres dando al menos una asistencia.

Fuente: Herbalife Gran Canaria


@enCancha

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004