2016

24

Enero

17:18

Adrián Rangel

ICL Manresa ahonda en la crisis del CB Sevilla

El conjunto manresano se marcha de Sevilla con su séptima victoria debajo del brazo y ahondando en la crisis de resultados del Baloncesto Sevilla, que ya encadena cinco partidos sin ganar.

CB Sevilla 67 - 84 ICL Manresa

Llegada la última jornada de la primera vuelta el Baloncesto Sevilla recibía a ICL Manresa en una situación de lo más atípica. Ambos conjuntos encadenaban cuatro derrotas consecutivas y solo uno cortaría una racha demasiado extensa. Para más inri en la casa cajista, esta misma semana se anunciaron los cortes de Jermaine Anderson y Uros Slokar. Sin embargo, sus recambios no llegaron. Sumado a la baja por lesión de Scott Bamforth, el equipo llegaba en cuadro para medirse a un Manresa al que no se le da nada mal San Pablo.

Los errores, tónica general

Las pérdidas son ya un aspecto habitual en los inicios de partido en San Pablo. Constantes errores por parte del conjunto sevillano que acaban por contagiar al conjunto rival. Pasos, pérdidas no forzadas y malas selecciones de tiro fueron las claves de los primeros minutos. Cuando Manresa se desperezó mostró gran parte de su potencial y consiguió una importante ventaja de ocho puntos. Sin embargo, el buen hacer del banquillo sevillano dio la vuelta al marcador justo antes de terminar el primer periodo, para marcharse por delante en el marcador.

El efecto Oriola

Es más que recurrente este apartado cuando toca hablar de un encuentro del Baloncesto Sevilla. El pivot catalán sigue demostrando, partido tras partido, que su entrega y su lucha en la cancha son capaces de suplir cualquier carencia técnica (para muestra, el MVP de la jornada 10). Una vez más, fue el mejor del equipo en el segundo periodo y mantuvo a su equipo en la lucha. A la postre, acabaría siendo el máximo anotador de los locales en el encuentro.

Grigonis y el acierto exterior

La charla que Ibon Navarro debió dar a los suyos en el descanso encendió a más de uno. Para muestra, los seis triples que anotó Manresa en el tercer periodo (incluido uno de Grigonis sobre la bocina) para un tremendo parcial de 9-23 para los manresanos. No solo sería Grigonis (5/5 en T3) el encargado de fusilar al Baloncesto Sevilla, también Simon o Álex Hernández mostraron un buen porcentaje de acierto desde más allá de los 6’75.

Una rotación irrisoria y un dato curioso

Con la plantilla en cuadro, la rotación del Baloncesto Sevilla no dejaba opción a muchas incógnitas. Casimiro se quedó sin ideas y se vio superado por el cuadro de Ibon Navarro, que no dejaba pasar cualquier oportunidad para hacer una falta. El Baloncesto Sevilla llegó a lanzar cuarenta tiros libres (de los que anotó treinta y uno) y recibió treinta y tres faltas. Para muestra, las expulsiones de Dmitry y Otverchenko en apenas quince minutos en pista cada uno.

La estrella: Marius Grigonis (23 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias y 27 de valoración) fusiló las defensas sevillanas desde el perímetro. Cinco triples sin fallo para firmar una actuación memorable.

En la jornada que se decidían las presencias en la Copa del Rey, el ICL Manresa se adelanta mucho en su objetivo de conseguir la permanencia, firmando su séptima victoria. El Baloncesto Sevilla baja un poco más en la tabla y ya se sitúa en el límite del descenso, con cinco victorias.


@AdriRangelM

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004