Real Madrid: volver a ser el de siempre

Las victorias ante Iberostar Tenerife y CAI sirvieron para recuperar sensaciones tras el “relajado” inicio de temporada. Bien situado ya en la Liga Endesa, los de Laso deben aumentar las revoluciones en la Euroliga, en la que reciben al Bayern en la cuarta jornada con intención de sumar su segunda victoria.

Las selecciones españolas de baloncesto, la de fútbol, Javi Gómez Noya, las chicas del waterpolo o el balonmano, Rafael Nadal. Figuras y equipos con el suficiente crédito, con un saldo positivísimo en la cuenta “horas de sillón-felicidad” como para reprocharles nada. Y si no hay mal que cien años dure, la naturaleza del éxito es también efímera.

En matemáticas, el máximo de una función se define como el punto en que dicha función pasa de ser creciente a decreciente. Metáfora ideal, precisa, para entender el momento actual del Real Madrid. Antes mentaba a Rafael Nadal, ¿cuánto tiempo se extendió el caminar por el desierto del genio de Manacor hasta que ha comenzado a ver la luz en la gira asiática y Basilea? ¿Cuántos meses pasaron sin ganar a un top ten, no digo ya a un top 4?

Al Madrid le han llegado los Federer, Murray y Djoković del balón naranja muy pronto. Valencia, Khimki y Fenerbahçe, que no son mancos ni mucho menos, han aprovechado el momento para hincar los colmillos en la yugular descubierta. Lo que es malo, pues un inicio de campaña más amable habría dado margen para romper a sudar sin cargar la alforja de derrotas; pero también bueno, ponderando la importancia de caer al inicio de temporada y no en fases más avanzadas, cuando cada tropiezo penaliza más fuerte.

Ante Iberostar Tenerife, principalmente, ya se adivinaron algunas de las características que se presuponen al Real. Contraataque, ritmo alto, defensa y canastas fáciles en la medida de lo posible. Lo mismo que días antes se había visto en el Palacio ante Estrella Roja. La victoria ante CAI -clase media o media-alta- en el Príncipe Felipe (o José Luis Abós, vayan ustedes a saber) sitúa a los madridistas en el buen camino. En cambio en Euroliga...

Mientras en ACB el abanico de rivales contempla todos los colores entre el hueso y la perita en dulce, cuando toca medirse a la élite continental la gama cromática tiende del gris tormenta al negro azabache. Sin duda las visitas a Khimki y al Ülker Sportsarena tiñen el cielo de oscuros nubarrones, y es probable, y hasta normal, presupuestar sendas derrotas el mismo día del sorteo de grupos. Lo que quizá se espera del campeón es vender su piel más cara.

Con el objetivo de coger tono recibirán los blancos al Bayern este jueves. Oportunidad pintiparada para seguir buscando sensaciones, echar kilómetros a la mochila y recibir con una estruendosa ovación a K.C. Rivers, en la nómina de héroes la pasada campaña. De paso, también, equilibrar un balance (1-2) que agrede a la vista. Ocasión para que los nuevos crezcan, el núcleo se active –Rudy, Chacho, Llull, Carroll, lejos de su mejor versión en Estambul- y Felipe siga a lo suyo.


@ivanrm81

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004