2015

24

Julio

21:10

Iván Rodríguez

Real Madrid, a vueltas con Cotonou

La no continuidad de KC Rivers, y las dudas sobre Marcus Slaughter como jugador del Real Madrid han traído a escena la nueva vara de medir de la autoridades deportivas sobre las nacionalizaciones 'Cotonou'. Consecuencias del intento del CSD de poner fin al mercadeo de pasaportes.

Tras el supuesto interés del FC Barcelona en hacerse con los servicios de KC Rivers para ocupar el lugar dejado por Bostjan Nachbar, el norteamericano se resistía a abandonar la primera plana informativa cuando el Real Madrid se echaba atrás en su intento de renovarle. La razón, los temores de la entidad blanca de que el CSD niegue al de Charlotte su condición de comunitario, habida cuenta de la nueva reglamentación sobre los pasaportes 'Cotonou'*.

Hace algo más de dos meses el BOE publicó, negro sobre blanco, los criterios interpretativos fijados por el CSD, en su intento de poner coto al auténtico mercado persa de pasaportes en que se había convertido el baloncesto nacional:

1) Se exige a la ACB la modificación del párrafo segundo del artículo 4.5 de sus Normas de Competición, incluyendo como requisito de inscripción como jugador comunitario de aquellos jugadores extranjeros no comunitarios que hagan valer una nacionalidad diferente a su nacionalidad de origen, además de la aportación de copia del pasaporte, certificación consular que acredite la validez y vigencia de su nueva nacionalidad, así como certificación acreditativa de su vinculación personal, familiar o deportiva con el país de adopción, de acuerdo con los criterios descritos en el apartado de definiciones de la presente resolución. En el mismo sentido deberán modificarse las normas de competición de las ligas organizadas por la Federación Española de Baloncesto.

2) En el caso de los jugadores que cuenten con este tipo de pasaportes, esta norma afirma que estos mantendrán su condición de jugador comunitario exclusivamente hasta la finalización de sus contratos, siempre que cuenten con un permiso de residencia y trabajo emitido de acuerdo con su nueva nacionalidad y aporten certificación consular de la validez y vigencia de su nueva nacionalidad.

En virtud de lo señalado en el párrafo anterior, la "permisividad" hacia el pasaporte de KC Rivers, expedido por Guinea-Bissau, tuvo punto y final con la expiración de su anterior contrato. Es por ello que el Madrid se ha echado atrás en su intención de extender el vínculo contractual con el jugador, incluso disponiendo de la plaza de extracomunitario liberada por Salah Mejri. El club negocia con el sueco Jeff Taylor como sustituto.

Más favorable parece la situación de Marcus Slaughter, sobre quien también pesaban serias dudas considerando la sospechosa expedición de un pasaporte ecuatoguineano para el angelino, sin que conste hasta la fecha vinculación de "Masacre" con la antigua colonia española. Slaughter, con contrato en vigor hasta final de la próxima temporada, no tendría que preocuparse poor su condición de asimilado hasta final de la próxima campaña, cuando vence el contrato 1+1 que firmó con el Real Madrid. Por el retrovisor, el estatus de Facu Campazzo, extracomunitario para el que el Madrid buscaba una cesión mientras trabajaba en la consecución de un pasaporte italiano.

* Acuerdo de Cotonou: firmado en 2000 en la ciudad homónima (Benin) entre la UE y 78 estados de la comunidad ACP (África, Caribe, Pacífico) y que integra en el mercado laboral a los naturales de cualquiera de esos 78 estados que ejerzan legalmente una actividad en la UE, sin diferenciación alguna respecto de los comunitarios por cuenta de su nacionalidad.


@ivanrm81

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004