No hubo 'Islandiazo', espera Alemania

España cumplió con su obligación derrotando a la ceninienta del grupo, en un partido que no despejó las dudas mostradas por la Selección en su periplo germano. Los de Scariolo salvaron los muebles tras el descanso, tras una primera mitad ramplona. Ante Alemania, ser o no ser.

Islandia 73-99 España

Islandia, como esperábamos, fue el helado de chocolate con el que lloramos la decepción que nos llevamos ante Italia, igual que lo fue Turquía tras el aciago estreno frente a Serbia.  Stefansson, Ermolinski y compañía no pudieron salir tan respondones como habían resultado ante Alemania o Italia. Serbia se ocupó de devolverlos a la realidad (+29) y España les aplicó la segunda capa de barniz consecutiva.

Pau Ribas vio recompensada su aportación en los primeros partidos formando en el quinteto inicial. Paradójicamente, un mermado Rudy Fernández apareció en cancha ya en el primer cuarto , en un partido que prácticamente obligaba a darle descanso. El libreto respondió a las expectativas, con España aprovechando su potencial bajo tablero -Mirotic con ganas de reivindicarse, Pau como siempre- y las debilidades de un equipo bajito (2’02 su jugador más alto, excepción del 2’18 Nathanaelsson).

Pero la Selección volvió a ser, defensivamente, una verbena. Islandia circuló bien la bola en ciertos compases, pero España siguió llegando tarde a los lanzamientos, despistada como si lo que ocurría en el parquet no fuera con nuestros jugadores. Incómoda atrás e incapaz de anotar un lanzamiento a más de dos metros del cesto. Así que Islandia se quiso divertir, y vivió sus minutos de gloria en el segundo cuarto, llegando a ponerse cinco arriba.

Por fin un buen tercer cuarto

Los nórdicos penetraban, doblaban fuera y buscaban un hombre solitario para disparar. España trató de copiar la receta, para sólo recordarnos el sonido del aro tras impacto de la naranja. Honrosa excepción la de Pau Ribas. ¡Ah! Que venga un parapsicólogo o un curandero a ver qué demonios le pasa a Llull. Conclusión hasta el descanso (36-41): lo que da para ganar a Islandia no da para torear en plazas de más enjundia, por ejemplo Alemania.

En el tercer cuarto se acabó la música, se encendieron las luces, y el barman dijo que ya no servía más copas a los nobles vikingos. España puso las cosas en su sitio, la diferencia creció y se estabilizó en la veintena, e incluso se maquillaron las cifras desde el triple. Crecer desde la defensa, lo llaman. Malas noticias: poco descanso para Pau Gasol jugándonos lo que nos jugamos contra Alemania; persisten las dudas desde el exterior, y lo mismo de nuestra defensa, que concede muchos tiros sin poner la mano en la cara del tirador. Los desajustes de Mirotic en la defensa zonal. Si son niños o son hombres, mañana frente a Alemania. Segundo match ball, sin posibilidad de especular.

La estrella: Pau Gasol (21 puntos, 7 rebotes). Referente, única luz que permanece encendida llueva, nieve o haga sol. Bien secundado por Mirotic (22 puntos, 5 rebotes). La dupla de los Bulls debe imponer su calidad frente a Alemania.

 


@ivanrm81

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004