2015

5

Enero

04:57

Eusebi Sedeño

Nerlens Noel. Goodluck!

¿Qué tienen en común Boston, Nerlens Noel, los tapones y la suerte? A continuación os lo contamos en una historia conmovedora fomentada en la amistad y las casualidades de la vida.

Era una mañana oscura de niebla en Boston. Corría septiembre de 1994. 3 hombres de apariencia normal y tranquila cogieron un taxi. El conductor, de raza negra, llamado Sylvester, provenía de Nigeria, tenía un hijo de 3 años y una hija de 1, y la vida estaba a punto de regalarle un tercer hijo. Pero ese fatídico día la suerte jugó un papel primordial.

Desde Gonaïves, una ciudad costera en el pequeño Haití, llegaron 4 años antes a la región de Boston Dorcina y Yonel. La mala situación económica en el país caribeño movió a esta pareja a buscarse la vida en los Estados Unidos. La limpieza en el hospital de la pequeña ciudad de Everett fue uno de los primeros trabajos que debieron realizar para sacar a sus 4 hijos adelante. Uno de ellos, el menor, llamado Nerlens, pasaba horas y horas en el gimnasio del instituto. Ahí, jugando con sus hermanos, esperaba día tras día a sus padres para poder ir a casa al anochecer.

Sylvester apenas pudo reaccionar. Con las manos aún en el volante, los tres hombres le hicieron conducir hasta un callejón sin salida en el downtown de Boston, y ahí, por un puñado de dólares, vio como le disparaban en el pecho a quemarropa. En el hospital, el nigeriano estuvo a punto de morir. El destino le había jugado una mala pasada, pero la voluntad de vivir para estar a lado de su familia y de su nuevo hijo le dio una segundad oportunidad en la vida. Fue un milagro, y Sylvester pudo ver nacer a su hijo, a quién llamaría Goodluck, “buena suerte”, en clara referencia a lo que él sentía que tenía al poder vivir y cuidar a ese bebé.

Nerlens Noel, actual estrella de los Philadephia 76ers, fue uno de los jugadores más destacados a nivel nacional en su etapa de High School. Fue en Everett donde convirtió sus horas de dedicación al baloncesto en sus dos primeros años de escolarización, pero su potencial llamó la atención de un programa educativo y deportivo más interesante, el de Tilton School, en New Hampshire. Sin dudarlo, Nerlens marchó hacia allí, y fue ahí donde él y el hijo de ese taxista que venció a la muerte, Goodluck Okonoboh, cruzaron sus caminos y compartieron camiseta y equipo. Ahí fue donde se fomentó una amistad que aún perdura.

Su parecido tanto físico como en las maneras de moverse en la cancha eran evidentes. Dos chicos altos, desgarbados, que corrían la cancha de arriba abajo y que reboteaban, machacaban el aro y taponaban sin parar. Además el sentimiento de fraternidad que sentían ambos era de un alto valor, casi eran “las torres gemelas”. Tilton tenía un equipazo con estos dos en la pintura y además contaban con otra perla en el exterior, el actual jugador de Kansas Jayhawks Wayne Selden.

VIDEO DE TILTON HIGH SCHOOL, NOEL #3 OKONOBOH #12 SELDEN #4

Noel sobresalía por encima de su compañero, no había duda que estaba más hecho como jugador y era más potente a nivel ofensivo. Eso le llevó a fascinar a Calipari y marcharse a Kentucky Wildcats, y a pesar de tener la mala suerte de lesionarse gravemente en su única temporada NCAA, un año después llegó a la NBA. Goodluck sin embargo, fue transferido a Wilbraham & Monson Academy donde terminó su escolarización, antes de elegir a UNLV Rebels como destino para sus estudios universitarios y su equipo en la NCAA.

El haitiano apenas pudo jugar 24 partidos con los Wildcats de Kentucky, pero fueron suficientes para rendir al máximo y brillar como una estrella. 10.5 puntos, 9.5 rebotes y 4.4 tapones le valieron para, a pesar de lesionarse, ser elegido pick #6 en el Draft de 2013.

Noel ostenta el honor de máximo taponador en un partido de los Wildcats, con 12!! Goodluck, en su primer partido con los Rebels consiguió nada más y nada menos que 7 tapones, y actualmente es el tercer freshman con mejor promedio en esta faceta, con 2.8 por partido. Desde el High School, se le ha tildado de ser uno de los mejores taponadores del país, por lo que está llamado a ser un referente en los próximos años en la NCAA.

Siempre que pueden, Noel y Okonoboh pasan el tiempo juntos como dos hermanos que no cansan de rememorar sus aventuras juntos en Tilton.  El área de Boston les vio nacer, y a pesar de correr con diferentes suertes en sus vidas y en las de sus familiares, estos dos amigos siguen haciendo lo que más les gusta, jugar al baloncesto, taponando a diestro y siniestro.

Anoche Okonoboh jugó ante su excompañero en el High School Wayne Selden. Los Jayhawks ganaron por 76-61, y Selden anotó 16 puntos (4/8 triples). Goodluck firmó 6 puntos, 7 rebotes y 5 tapones, 2 de ellos en una misma jugada...


@EusebiSC

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004