2014

10

Agosto

22:59

Paloma Florido

Las dos últimas piezas del Unicaja

Joan Plaza tiene casi perfilado el Unicaja Málaga de la próxima temporada. Solo faltan dos jugadores.

 

La manera de cerrar la plantilla del Unicaja ha abierto un gran debate en Los Guindos. La entidad quiere una cosa y Joan Plaza, otra. Nada nuevo en el mundo del deporte. La pretemporada asoma en el horizonte, pero aún faltan las dos última piezas por encajar en el puzzle 2014/2015. La tarta tiene 10 pisos con buena pinta, pero falta la guinda final.

¿ Diez profesionales + 2 canteranos u once profesionales + 1 canterano? Ahí está la disputa. Tiene pinta de que todo se decidirá en un «cara a cara» con el regreso de Plaza a Málaga para ponerse al mando de la nave verde. La preferencia del catalán es un canterano y un profesional, pero el club prefiere brindarle la oportunidad a los chicos del Clínicas Rincón y ahorrarse un dinerillo. Todo hay que decirlo. La pasada temporada Alberto Díaz acabó en Bilbao Básket, Ricardo Guillén fue al Rio Natura Monbus y Pepe Pozas terminó en el CB Valladolid. Ahora, en el club creen que puede ser el momento de Maodo Nguirane. El senegalés demostró la pasada temporada con el Clínicas Rincón que es un pívot bastante polivalente. Es el típico jugador que lo da todo por su equipo. Que se deja la piel en cada pabellón y en cada segundo del partido. Pero, ¿está para ACB? ¿Está para dar el salto al primer equipo?

Y si hay dudas por dentro, más todavía por fuera. No se ve un quinto exterior de garantías para el proyecto de Plaza. Vamos, que no parece muy buena opción, aunque para gusto, los colores.

Entiendo, eso sí, la mirada atrás del club. Brindarle la oportunidad a uno o a dos canteranos es recordar a Dani Romero, Curro Ávalos, Berni Rodríguez, Carlos Cabezas y un sinfín de nombres de exjugadores que salieron de la base para jugar en el Unicaja a gran nivel. Desde siempre, el Unicaja ha sido un equipo que ha mirado a su cantera, pero hay que ver más allá del pasado y pensar estrictamente en lo deportivo. Y ahí es donde me cuadra la idea de Plaza de tener a un profesional más para formar un grupo más competitivo. Hay que jugar muchos partidos y 10 profesionales quizás tenga razón el coach que es un número escaso.

El nuevo puzzle cajista, ya sea con dos de casa o con uno de aquí y otro de allí, me parece mejorado respecto al del pasado curso. El club ha estado rápido y ha sido listo a la hora de renovar a dos de sus mejores hombres: Fran Vázquez y Zoran Dragic. El acompañante de Granger en la dirección de la orquesta creo que puede aportar más que Earl Calloway, porque Stefan Makovic es un jugador bastante más completo. A pesar de todo el jaleo montado por la marcha de Stimac, que si por pitos que si por flautas, pienso que tiene en Golubovic a un gran recambio. Los dos ala-pívots tampoco deben sumar menos que Caner-Medley+Domas. En definitiva, que veo a un equipo bien construido y con diversidad que seguro que volverá a apostar por la defensa y el rebote como principales señas de identidad.

La cosa está así. Comprendo que la entidad quiera tirar de la cantera, pero lo que no me termina de encajar es que el Unicaja juegue Liga ACB, Euroliga y Copa del Rey con solo una decena de «pros». No soy entrenadora, pero mi humilde impresión me dice que 10 profesionales es quedarse un pelín cortos.

El artículo original fue publicado en el periódico La Opinión de Málaga el 10 de agosto de 2014, tanto en la edición impresa como online

 


@Palomafm_

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004