2014

28

Septiembre

12:52

Jordi P. Camí

La Supercopa ACB pone a cada equipo en su lugar

El Real Madrid ganó la tercera Supercopa seguida ante el mismo rival, el Barça. Unos azulgrana que venían crecidos tras la exhibición ante un Laboral Kutxa en construcción. Por tanto, los blancos demostraron que siguen siendo competitivos, lo mismo que el Valencia Basket que les plantó cara en las semifinales.

El Real Madrid volverá a luchar por todos los títulos. Es el mensaje que se desprende después de la consecución de la tercera Supercopa consecutiva. A pesar de los cinco fichajes y la marcha de Mirotic, los blancos siguen siendo competitivos como demostraron en la final ante el Barça.

Unos azulgrana que llegaban a la final pletóricos de moral después de aplastar al Laboral Kutxa en las semifinales. Fue un espejismo. Los vitorianos son un equipo totalmente nuevo y necesitan tiempo para acoplarse. Los barcelonistas han incorporado a cuatro jugadores nuevos, pero han tocado poco la columna vertebral.

El Real Madrid afrontó la final con motivación y ganas de revancha tras la derrota en la final de la Liga ACB, mientras los de Xavi Pascual llegaron demasiado confiados. Y como se vio en el Mundial, los partidos hay que jugarlos y ganarlos. Navarro y Abrines ya lo sufrieron. También Llull y Rudy Fernández que fueron los que aprendieron la lección. El menorquín ya amargó la final de Copa a los catalanes.

Los blancos comandados por los dos internacionales españoles salieron como una moto y pusieron tierra de por medio al final del primer cuarto, 29-15. Una diferencia que fue insalvable para los catalanes que perdieron hasta 16 balones. Por contra, los madridistas estuvieron muy certeros en los triples y anotaron 13 de 23, un 57% de efectividad.

Los jugadores que participaron en el Mundial demostraron que estaban en un mejor estado de forma y a los Llull y Rudy también se unieron Bourousis, Ayón y Rivers. Precisamente, el pívot mexicano fue descartado por los azulgrana este verano. En el Barça, Tomic y Marcelinho fueron los mejores, otros dos que estuvieron en la cita mundialista.

El Barça no tuvo opciones de ganar la Supercopa, pero aún así presenta un gran equipo para luchar por todos los títulos, al igual que el Madrid que no ha perdido un ápice de competitividad. El Valencia Basket también demostró que volverá a plantar cara a los dos grandes, aunque aún les falta Dublejvic.

Por su parte, el Laboral Kutxa es un equipo nuevo y su rendimiento es una gran incógnita. Los vitorianos han realizado una revolución este verano e incluso han cambiado al entrenador. Si nos fiamos del pasado, el carácter Baskonia volverá a relucir y estarán entre los mejores. Jugadores con experiencia como San Emeterio, Heurtel, Causeur o Hamilton serán clave.


@Jorpek

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004