2014

28

Diciembre

05:05

Eusebi Sedeño

Kentucky sigue mandando en el Bluegrass

Esta pasada madrugada se disputó un año más una nueva entrega de una de las rivalidades más importantes del baloncesto universitario americano, el Kentucky-Louisville. Los Wildcats volvieron a ganar y siguen imbatidos.

1862. Apenas un año desde que se iniciara la Guerra de Secesión en territorio norteamericano. El General confederado Braxton Bragg venció a los unionistas en la batalla de Perryville, una de las batallas más sangrientas de las que se realizaron en el estado de Kentucky. Una victoria que a la postre fue inútil, ya que la Confederación decidió no forzar la máquina en ese estado y dedicarse a otros menesteres. Un territorio perdido, preludio de lo que iría sucediendo hasta el final de la guerra en 1865.

 

El estado de Kentucky es conocido por el color azulado y púrpura de sus prados llenos de hierba. En primavera, todas sus planicies mutan a ese color y nacen esos pastos ideales para la cría de caballos, uno de los estandartes del territorio. De ahí proviene que a este estado del medio este americano se le conozca con el sobrenombre del “Estado del Bluegrass” (hierba azul).

 

Las campañas del General Bragg se conocieron como las Batallas por el Bluegrass, y esa misma nomenclatura se utiliza actualmente para una de las rivalidades deportivas más importantes del baloncesto universitario americano, el partido que enfrenta a los Kentucky Wildcats y a los Cardinals de Louisville.

 

 

Una rivalidad que nació en el territorio del baloncesto el 15 de febrero de 1913, y que cuenta ya con 48 enfrentamientos históricos. Tan sólo una hora en coche separa los recintos de ambas universidades en el corazón de Kentucky. Pero la historia ha demostrado que los Wildcats están mucho más lejos en cuanto a tradición de baloncesto, competitividad de sus equipos, y a resultados.

 

Los de azul han ganado 7 de los últimos 8 enfrentamientos directos, y superan en 32 victorias a 15 a los Cardinals en el total histórico. Bueno, 33 a 15, si contamos con la victoria de este sábado. Ni el increíble aspecto del KFC Yum! Center de Louisville, ni la vuelta a la cancha del sancionado y poderoso Montrezl Harrell fueron suficientes para doblegar a unos Wildcats que siguen en inmaculada progresión de 13 victorias y ninguna derrota esta campaña.

 

Una vez más el juego rocoso y de equipo de los de Kentucky fue clave para llevarse el gato al agua. Eso, y la gran actuación del freshman Tyler Ulis, autor de 14 puntos desde el banquillo, y del pívot Karl-Anthony Towns, con 10 puntos y 9 rebotes. La poca aportación de los suplentes Cardinals, sólo 3 puntos, fue un lastre demasiado costoso, de igual forma que lo fue el pobre porcentaje en tiros de campo, 26%, y la batalla perdida en los rebotes, 33 por 46.

 

En un partido más intenso que bonito, y con una atmósfera de historia y emoción tanto en los días previos como en el mismo momento del encuentro, los Wildcats de Kentucky vencieron 58-50, e hicieron honor a la tradición. Son ellos los que siguen mandando en el Bluegrass.

 

 


@EusebiSC

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004