2015

6

Abril

11:28

Koldo Fernández

Gipuzkoa Basket: Notando el calor del descenso

Con un buen trozo de la Liga Endesa aún por disputar, los de Jaume Ponsarnau han visto cómo se les ha complicado la temporada de forma innecesaria.

Tres derrotas consecutivas. Ése es el balance del club easonense en otros tantos partidos. Todas ante rivales "fuera de su liga", pero que pesan igualmente. Colocado en 14º posición, los donostiarras cuentan con un total de 9 victorias y 18 derrotas en su haber en las 27 jornadas que llevamos disputadas. Un bagaje que empieza a ser preocupante en la recta final de la temporada.

Porque, si bien no aspiraba el Gipuzkoa Basket a alzar ningún título esta temporada, hasta no hace demasiado se encontraba un poco en tierra de nadie: con posibilidades, aunque remotas, de llegar a los Playoffs y con una renta lo bastante amplia como para no ver peligrar la permanencia. A día de hoy, las tornas han cambiado y mucho.

 

Sin Playoffs

Actualmente, la línea que marca la clasificación para los Playoffs por el título se encuentra en las 14 victorias que ostentan CAI Zaragoza y Herbalife Gran Canaria, octavo y noveno clasificados, respectivamente. Con el final de la Liga Regular a 7 jornadas vista, el balance que tiene el equipo comandado por Jaume Ponsarnau se antoja insuficiente. Y no sólo eso, sino que, entre ellos hay unos cuantos conjuntos que tienen una mejor oportunidad de asaltar esos puestos de honor que los gipuzcoanos.

Aunque bien es cierto que los primeros han perdido un poco el fuelle de inicios de la liga, ni maños ni canarios parecen estar dispuestos a perder tantos partidos como para que el Gipuzkoa Basket les de caza. Menos aún si tenemos en cuenta que clubes como Iberostar Tenerife, Rio Natura Monbus Obradoiro o UCAM Murcia se acercan a ganar el 50% de sus encuentros. Los ocho primeros clasificados están demasiado lejos como para siquiera soñar con alcanzarlos.

 

Descenso

Visto que por arriba es prácticamente imposible optar a nada, veamos como están las cosas por abajo. La barrera del descenso se sitúa en estos momentos en las 8 victorias del Baloncesto Sevilla, con el Montakit Fuenlabrada cerrando la clasificación con 6. Las 9 de los donostiarras les da un margen de 1 frente a los puestos de peligro, un colchón que tras la derrota ante Herbalife Gran Canaria de la pasada jornada, empieza a antojarse escaso.

Echando la mirada a pasadas campañas, tenemos que remontarnos a las temporadas 2011/12, primera denominada Liga Endesa, y 2007/08 para encontrarnos con un panorama en el que los 9 triunfos del Gipuzkoa Basket no basten para asegurarse la permanencia. En aquellos años, el 17º equipo de la tabla acumuló 11 victorias. Si nos vamos a la 2006/07, el número aumentó a 12, en un triple empate entre 15º, 16º y 17º clasificados.

Excluyendo estas excepciones, lo habitual en los últimos años ha sido que obteniendo 9 victorias tenías la permanencia en el bolsillo, justo la cifra que posee el club donostiarra. No obstante, con 7 compromisos aún por disputar, es más que probable que aún haya que asegurarla. Además, la dinámica que traen los sevillistas es espectacular: sus 5 triunfos más recientes han venido en los últimos 9 choques. No hay mucho margen para el error.

 

Falta de concentración

Así pues, el Gipuzkoa Basket ha pasado de casi encontrarse en ese momento de la temporada en la que ya sólo esperas la llegada de la jornada 34 debido a la falta de objetivos a notar el aliento de la LEB en su nuca. La salvación es aún una meta de la que dependen de sí mismos para cruzarla, pero para ello, deberán tratar de resolver el que ha sido el mayor problema que han tenido este curso: la falta de constancia.

"Nosotros, cada vez que tenemos jugadores que no estan al 100% lo pagamos. Lo pagamos durante la semana y lo pagamos en el partido". Así de claro lo dejó el entrenador del Gipuzkoa Basket, Jaume Ponsarnau, en la rueda de prensa posterior a su encuentro frente a Dominion Bilbao Basket. Una realidad que es más que palpable.

Durante la temporada no ha sido extraño ver a los gipuzcoanos luchar a buen nivel 30 de los 40 minutos del encuentro para que, en un cuarto, todo el trabajo realizado se vaya al traste. No hay que echar la vista muy atrás para comprobarlo. En el choque ante Dominion Bilbao Basket, tras dos periodos con mayor o menor acierto, en el tercero la debacle se cirnió sobre ellos, recibiendo su segunda mayor derrota en esta campaña.

De poco sirve tener entre tus filas a Dani Díez, candidato a ser jugador revelación este año, Jared Jordan, mejor asistente de la competición, o Will Hanley, que ha dado un gran salto cualitativo en la presente temporada, si por faltas de concentración tiras los partidos por la borda. Faltas que forman parte de esa clase de errores que, por pequeños que sean, cuestan muy caros y que hay que enmendar cuanto antes para evitar sorpresas desagradables.


@AKTassadar

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004