2015

10

Junio

10:04

Koldo Fernández

Dominion Bilbao Basket: del barro, a lo más alto

Contra todo pronóstico, los hombres de negro han encandilado a los aficionados al baloncesto obteniendo lo que nadie pensada que podían obtener.

Inicio espectacular y sorprendente, coqueteo con los primeros puestos de la clasificación, Copa del Rey, transición por una mala racha, clasificación para Playoffs como cabeza de serie y vibrante eliminatoria de cuartos de final. Éste es el resumen, escueto eso sí, de lo que ha supuesto esta temporada 2014/15 para el ahora llamado Dominion Bilbao Basket. Una temporada que, como ya se ha comentado en infinidad de ocasiones, dista mucho de lo que se esperaba que fuera.

 

Como la noche y el día

Porque viendo lo que ocurrió el año pasado nadie podría pensar un cambio tan radical en el club del Nervión. No vamos a decir que tuvo que luchar por la permanencia, pero casi. Terminar en el 14º puesto a 6 victorias de los Playoffs y no participar en la competición copera desde luego no es algo a lo que nos tuvieran acostumbrados en los últimos años. Eso, unido al culebrón veraniego que hacía presagiar su desaparición de la faz del baloncesto auguraba lo peor.

El resultado de esa mezcla explosiva es por todos conocido. Un entrenador 'fichado con poco tiempo' para maniobrar, la formación de una plantilla joven y que se antojaba corta y una salvación in extremis de la disolución de la entidad. Ingredientes, todos ellos, de cualquier cosa menos del equipo revelación de la temporada que, además, ha obtenido su mejor clasificación en la fase regular, al terminar en 4º posición (20 victorias, 14 derrotas).

 

Grandes logros

Y no sólo eso. Durante varias jornadas estuvo aspirando a ser el líder de la clasificación y terminar entre los cuatro primeros en la primera vuelta de la temporada., aunque ser eliminado en cuartos de final de la Copa del Rey no fue un muy buen premio. Además, ha sido de los pocos equipos capaces de vencer a Real Madrid y FC Barcelona este año (y con bastante autoridad) y se ha quedado a nada de haber podido pasar a semifinales de Playoffs, polémica incluída. En retrospectiva, una campaña para estar satisfechos, aunque con cierta sensación de que se podía haber conseguido aún más.

 

Muchas luces y algunas sombras

Haciendo un balance de lo que ha sido la temporada, hay poco que achacar a los hombres de negro. Varios de sus nuevos jugadores han dado un rendimiento excepcional, como Quino Colom, Latavious Williams, autor de la jugada más espectacular del año, o Marko Todorovic, varias veces MVP de la jornada y elegido mejor pívot de la Liga Endesa. Otros lo han seguido manteniendo, como el incombustible Álex Mumbrú. Y como hasta en los mejores hogares, también los ha habido que por diversos motivos no han brillado lo que el resto, siendo Ethan Wragge y Tobias Borg ejemplos de ello.

Por supuesto que habrían podido mejorarse bastantes cosas también. A pesar de quedar cuartos, la racha de 7 derrotas en 10 partidos que tuvo en la segunda vuelta hizo temer su clasificación para los Playoffs aunque, por fortuna, pudo conseguirla matemáticamente jornadas antes del término de la fase regular. No obstante, la causa no fue la buena o mala suerte, sino otro de los aspectos que ha lastrado al equipo en este final de temporada, motivado por su difícil situación económica: la escasez de banquillo.

Esta falta de jugadores ha sido más patente en la pasada eliminatoria frente a Valencia Basket, en la que los taronja, con una profundidad de plantilla más grande, tuvieron más versatilidad a la hora de afrontar los partidos, pero no ha sido el único momento. No han sido raros los encuentros en los que algunos jugadores como Álex Mumbrú o Marko Todorovic han tenido que jugar muchos más minutos de los deseables por problemas físicos o bajas de sus compañeros. Con diez jugadores tienes margen de rotación, sí, pero en el momento en el que te falla alguno, lo acusas y mucho.

 

Plantilla en cuadro

Lo peor de haber llegado tan alto esta temporada es el planteamiento de la próxima. Porque cuando un club en la situación económica por la que pasa el Dominion Bilbao Basket realiza una campaña de este calibre, es más que probable que los jugadores más relevantes se marchen. El caso de los bilbaínos no es excepcional y mirando con detenimiento su plantilla vemos que poco va a quedar de ella el año que viene.

Comenzamos con los jugadores que sabemos que no continuarán deleitando en Miribilla. Ambos Todorovic regresarán con casi total seguridad a sus clubes de procedencia tras la cesión, FC Barcelona en el caso de Marko y Unicaja en el de Dejan. El sector estadounidense del equipo, Ethan Wragge y Latavious Williams, tampoco es probable que continúe, el primero por su escaso rendimiento y el segundo por todo lo contrario (no olvidemos que Williams estuvo a punto de irse en enero al Turk Telekom con una suculenta oferta de por medio).

En cuanto a los que aún tienen contrato en vigor, tenemos un poco de todo. Danilo Andjusic se rumorea que tampoco seguirá por motivos similares a los de Wragge. Con Tobias Borg se tiene una opción de prolongación de contrato que se ejercería debido a su juventud, su baja ficha y su margen de mejora. Baja ficha que no compartiría Dairis Bertans. El letón, fichado por tres años hace dos, ha demostrado muchísima calidad en su etapa en Bilbao. No obstante, el contrato que firmó entonces le proporciona un buen montante económico para este tercer año. Varios equipos de Euroliga llevan pretendiéndolo desde hace tiempo, con lo que no sería raro que se facilitase su salida.

Asimismo, la dupla Mumbrú-Hervelle podría estar pendiendo de un hilo. Ambos jugadores son prioritarios para el club y el catalán tiene contrato en vigor, mas su permanencia pasaría por una reducción de salario. En el caso del belga, su próximo salario también sería menor que el actual, lo que complicaría que se quedara, pero esperan que el factor emocional y el seguir un año más con su gran amigo lo convenza. Quino Colom también podría abandonar el club en verano. Por lo pronto, ha recibido una oferta del club que en principio habría rechazado. Por último, Raül López bien podría haber jugado su último partido, aunque no sólo como hombre de negro. Se especula con su retirada del baloncesto en activo aunque, de seguir, es muy probable que siga siendo en Bilbao.

Sito Alonso, el cual también ha recibido ofertas, pero cuya permanencia se da por segura, tiene un estío complicado por delante. El apoyo de Dominion como patrocinador nominal desde hace unos meses proporciona un cierto margen económico mayor, pero la situación del club sigue siendo complicada. El técnico madrileño deberá volver a hacer lo que mejor saber hacer: buscar jugadores con la etiqueta BBB (bueno, bonito y barato), juntar un equipo que no dé la impresión de grandeza y a base de trabajo demostrar lo contrario. Si alguien es capaz de conseguirlo, ése es él.


@AKTassadar

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004