2015

18

Febrero

11:19

Txema Trejo

Copa15> I need a hero (Valencia Basket)

Necesito un héroe. Bueno, más bien necesitan héroes. La afición taronja clama porque regresen los héroes que tantas noches de gloria les dieron en un pasado no muy lejano. Aquí no hay que llamar a los dioses, ni a ningún Hércules, o algún caballero montado sobre un corcel blanco, hay que llamar a los Rafa Martínez, Van Rossom, Pau Ribas, Sato, Aguilar … los héroes que tienen que hacer realidad la fantasía de la hinchada valencianista. Estar fuertes, rápidos, frescos en la batalla para volver a levantar el trofeo de la Copa del Rey, algo muy difícil, pero para eso están los héroes.

I need a Hero (Bonnie Tyler)

Más canciones de Copa del Rey en nuestro especial y guía

Sus grandes exitos

El primer festival copero del Valencia Basket fue en 1998, un estreno por todo lo grande puesto que el equipo se proclamó campeón tras vencer al Festina Joventut (89-75). Desde entonces ha sido un fijo en el cartel, cayéndose únicamente en dos ediciones (2007 y 2012) por lo que este grupo ya es todo un veterano en su 15ª presencia. Pero para llegar hasta aquí ha sufrido en una primera vuelta en la que prácticamente ha estado siempre en el “TOP-8” de la lista de éxitos pero sin llegar a convencer del todo.

Tras comenzar la gira de temporada con derrota, tres victorias consecutivas le sirvieron para recuperar sensaciones. Tres pesos pesados (Real Madrid, Barcelona y Unicaja) le cortaron las alas, un duro golpe del que no se pudo recuperar (perdiendo ante el recién ascendido Morabanc Andorra y el Bruixa D´or Manresa). Incapaz de lograr más de dos victorias consecutivas conseguía cerrar la primera vuelta de la gira con un balance de 10 victorias y 7 derrotas lo que le inscribía en el Festival de la Copa del Rey.

Los componentes del grupo

La voz: Pau Ribas

Siempre ocurre que cuando en un grupo el cantante abandona la formación para seguir su carrera en otro grupo o por su cuenta (véase Doellman), tiene que haber otro que le sustituya. Y la nueva voz cantante estaba dentro del equipo. Si ya era una pieza importante ahora lo es más.  Hablamos de Pau Ribas. Sus números lo dicen todo: es el jugador más valorado del equipo (14,9 puntos) capaz de aportar en todas las facetas del juego ( 10,8 puntos, 2,4 rebotes y 4,1 asistencias) convirtiéndose en el que lleva la voz cantante en el grupo.

La guitarra: Romain Sato

En un grupo, sobre todo si es de rock, no siempre el cantante tiene el protagonismo. El guitarrista suele ser, casi siempre, su mano derecha, capaz de acaparar la atención cuando el cantante se está bebiendo un botellín de agua. Y Sato es el que lleva la guitarra en este particular grupo. Pese a que su carrera está siendo algo discreta enlazando dos conciertos donde no ha hecho vibrar (5 y 3 puntos), su clase esta fuera de toda duda y es capaz de dar vibrantes solos de guitarra. Entre sus actuaciones estelares está en la que llegó hasta los 20 “punteos” en el concierto celebrado hace tres semanas compartiendo cartel con el UCAM Murcia.

El batería: Luke Harandogy

 La potencia, el ritmo, características del batería de un grupo musical. El golpear con fuerza el aro rival, el ser el referente en la “batería” interior del equipo. Todas estas características las cumple “la bestia de Illinois”, Luke Harandogy.

No es uno de los mejores baterías del panorama pero cuando se pone y se emplea a fondo, cuando hace golpear las baquetas es imparable (16 puntos y 18 de valoración frente al Fuenlabrada en la jornada 17). Es un seguro de vida para que el grupo triunfe en cada uno de sus conciertos, pero para eso necesita regularidad en sus actuaciones. Si lo logra, puede convertirse en uno de los mejores, un referente de la temporada.

El bajista: Bojan Dubljevic

Guitarra con mástil algo más largo, tres cuerdas y un sonido agudo, imprescindible para llevar el compás de una canción. Eso es un bajo. Pero el que lo lleva, el que lo toca no tiene que ser como el instrumento, y en este caso el bajista del grupo mide 2,05. Pero sí que es pieza fundamental para que el grupo logre un “Hit”, o escale posiciones en las listas de la Liga Endesa.

A sus 23 años se ha convertido en un miembro importante de la banda, pero esa juventud hace que la regularidad en su rendimiento sea su principal talón de Aquiles. Tan pronto enlaza dos actuaciones rozando el apoteósico “doble-doble” como decepciona con un solo punto y tres rebotes (en la visita al Río Natura en la jornada 20, para ser más exactos), si consigue limar esos fallos logrará llegar lejos.

El manager:  Carles Duran

“Quiero ganar la Copa del Rey”, no hay nada mejor que tener a un manager ambicioso y que lleve al grupo a los mejores festivales y que éstos opten a premios y reconocimientos. Cuando un grupo no funciona o quiere dar un giro a su carrera siempre ocurre que el cambio de agente o de manager sirve para dar ese giro esperado, y en este caso el Valencia Basket ha visto como el cambio (Duran por Perasovic) ha sido positivo. Cuatro victorias en cinco partidos han sido suficientes para que Carles Duran  se gane un contrato importante hasta final de temporada, hasta que los conciertos y la gira acabe en Junio.

Su ambición es máxima, ahora toca ver si esa ambición la traslada y contagia a un grupo que necesita conectar con unos fans algo desencantados tras varios conciertos donde no han dado la talla. El festival de la Copa puede ser un buen punto de inflexión.

Su gira más esperada

Después de que su anterior gira, la 2013/14, fuera impresionante, deslumbrando en la Liga Endesa y encandilando a media Europa, todo parecía que el Valencia Basket seguiría en la cresta de la ola, en la cima del éxito. Pero suele decirse que cuando más alto subes, más dura es la caída, algo que le ha pasado al conjunto taronja. Tuvo un inicio de gira titubeante y un “European Tour” donde el codearse con los grandes ha terminado de convertirse en una pesadilla.

El cambio de manager les ha venido muy bien para enderezar el rumbo, pero queda mucho camino por recorrer, por recuperar esas sensaciones de la pasada gira, estar en lo más alto de las listas nacionales y europeas. Ambición no les falta y si trasladan esa ilusión y ambición a la cancha seguramente veremos a ese Valencia Basket peligroso y que imponía respeto al resto. La Copa del Rey puede y debe servir como un punto de inflexión. ¿Ganarla? ¿Por qué no? Es complicado, pero no imposible, todo es posible en la Copa.


@TxemaTrejo

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004