2015

9

Marzo

20:06

Koldo Fernández

Bilbao Basket en busca de la gloria perdida

Los éxitos del club bilbaíno esta temporada hacen imposible no rememorar otras hazañas de su historia reciente. En estas líneas veremos que une y separa aquellos años de lo que estamos viviendo hoy.

Tras el derbi ante el Laboral Kutxa Baskonia de hace dos jornadas y la visita a Murcia de esta última, los hombres de negro acumulan un total de 16 victorias por 7 derrotas en lo que vamos de esta temporada 2014/15 de Liga Endesa. Este resultado los sitúa cuartos en la tabla empatados con el FC Barcelona. Un bagaje que, en la jornada 22, es el mejor de la historia del club, superando marcas como el 14-9 obtenido en la 2012/13, última de la era Katsikaris, o el 15-8 de la 2007/08, año de su debut en Europa.

Desde que Sito Alonso está en el banquillo, la mejora del equipo es más que evidente y, lo que es más importante, eso se está traduciendo en resultados. El Bilbao Basket es ahora un equipo ambicioso y con motivos para serlo: pelea en el parqué, se sobrepone a los contratiempos, trata de tú a plantillas teóricamente superiores... ¿Qué ha cambiado de años anteriores a éste?

 

Debut europeo

Cuando allá por la temporada 2007/08 el club bilbaíno jugó por primera vez la Eurocup, la plantilla estaba compuesta por jugadores con bastante veteranía ya en el Bilbao Basket. Por un lado los había que disfrutaban de su cuarto año en el equipo, como Frederic Weis o Pedrag Savovic, que se combinaban con otros con un futuro prometedor como Marcelinho Huertas o Marko Banic. Hombres que fueron clave para llegar a terminar la temporada regular con un 21-13 en su haber, su récord hasta el día de hoy.

En las dos siguientes campañas, sin embargo, los números fueron decreciendo. Sin jugadores de gran peso o, incluso, infrautilizados, como el caso de Jerome Moiso, el Bilbao Basket se mantuvo a flote como pudo, logrando resultados de 15-17 en la 2008/09 y de 16-18 en la 2009/2010, gracias a la incursión de Fotis Katsikaris en la entidad. Éste también fue el año que provocó la salida de Txus Vidorreta tras el mal inicio de 4-13 en la primera vuelta.

 

Regeneración, subcampeonato ACB y Euroliga

Bajo la tutela del técnico heleno, aprovechando las bases de la plantilla del año precendente (Álex Mumbrú, Axel Hervelle y Marko Banic como máximos exponentes) y sintiendo la marcha de Javi Salgado, los bilbaínos empezaron a forjar su leyenda como hombres de negro y abanderados del 'efecto Miribilla'. Nuevamente llegaron al final de la liga regular con 21-13 en su casillero, pero en esta ocasión consiguieron alcanzar el subcampeonato de la ACB, su máximo hito en competición nacional.

Con la renovación de Kostas Vasileiadis y Aaron Jackson y el fichaje de D'Or Fischer y Raül López, el equipo ganó en explosividad y calidad. Así, en el curso 2011/2012, aunque en la Liga ACB "sólo" se terminó con un balance de 19-15, en Euroliga fue otro cantar, obteniendo la distinción de ser el tercer equipo que llegó a cuartos de final en el año de su debut.

 

Subcampeonato Eurocup y declive

Al año siguiente, los grandes nombres de Jackson y Fischer se marcharon al no tener el club el reclamo de la Euroliga, así como también se tuvo que vivir la marcha de otro histórico como fue Marko Banic. Sus sustitutos, Nikos Zisis y Lamon Hamilton, no obstante cumplieron muy bien su papel y se igualaron las 19 victorias del curso anterior. La mayor alegría volvió a venir de Europa, al alcanzar el subcampeonato de la Eurocup.

Tras empezar a hacerse evidentes los problemas económicos de los que aún hoy el Bilbao Basket adolece, en la temporada 2013/14 los resultados deportivos empeoraron al ritmo que lo hacían sus arcas. 12-22 en Liga Endesa y Last 32 en Eurocup fue lo que pudo alcanzar un equipo que tan sólo lograba mantener el llamado "núcleo duro" del equipo de pasadas campañas y que fue comandado por Rafa Pueyo en lo que fue su debut como primer técnico de un club ACB.

 

La actualidad

Marcas de lo más variopintas con trasfondos de lo más dispares que parecen quedar ya muy atrás en el tiempo. De aquella épocas quedan algunas señas de identidad, como la solidez defensiva y la gran mejora que experimenta el equipo cuando juega en casa, pero hay otras que se han adaptado o, incluso, escrito desde cero para forjar esta nueva etapa de los hombres de negro.

Sus bases, por ejemplo, aunque con capacidad de sobra para anotar, buscan más el pase y la organización (Quino Colom es el tercer mejor pasador de la liga); sus tiradores exteriores eligen más entrar a canasta, como es el caso de Dean Todorovic y Danilo Andjusic; Álex Mumbrú, aunque polivalente, gusta de jugar cada vez más en la pintura; el pívot principal, Marko Todorovic, no es un jugador físico y explosivo, sino que gana a sus rivales por velocidad y una creciente calidad.

La juventud, mezclada con la experiencia de los veteranos, se ha vuelto marca de la casa. Esto ha provocado que lejos de encontrarnos con un equipo que juegue individual y alocado, veamos a un conjunto serio y compenetrado, con cosas que mejorar, pero tan luchador o más que plantillas de años pasados. Todo ello gracias al cemento encarnado en la figura de Sito Alonso, que mantiene todas esas personalidades unidas y centradas en el objetivo de sumar triunfos partido a partido desde la premisa que han de suplir sus carencias con trabajo.

 

Difícil calendario

Así han sido los últimos años del Bilbao Basket que ahora afronta una temporada prometedora. El 16-7 que llevan hasta la fecha pone a tiro de piedra superar no sólo su mejor bagaje en Liga Endesa (21-13), sino también su mejor clasificación al término de la liga regular (6º), algo que obtendrían manteniendo su porcentaje de victorias actual, cercano al 70%. Y pese a que se han ganado su posición actual a pulso, no es menos cierto que mantener el nivel no va a ser nada sencillo.

A corto plazo, habrán de enfrentarse a Herbalife Gran Canaria y CAI Zaragoza consecutivamente (jornadas 24 y 25), dos equipos en plena lucha por plazas de playoff, y de los once partidos restantes sólo cinco los jugaran en Miribilla, pero el verdadero reto está en la recta final de la fase regular. Y es que, en las últimas cinco jornadas habrán de enfrentarse a los cinco primeros equipos de la tabla (excluyéndose a sí mismos) uno detrás de otro y en el siguiente orden: Real Madrid, FIATC Joventut, FC Barcelona, Valencia Basket y Unicaja.

Cierto es que salvo los malagueños, el resto de conjuntos salieron derrotados de su enfrentamiento, pero no deja de ser una imagen que ya infunde respeto con sólo pensarla. No obstante, el Bilbao Basket históricamente es un equipo que ha vivido de probar posible lo imposible. Están donde están porque se lo han ganado y de forma muy merecida además. Es ya una frase muy manida, sí, pero cuanto más tiempo pasa más parece mentira que éste sea el equipo que el verano pasado estaba condenado a su desaparición. Sólo queda esperar con qué recompensa terminan en junio.


@AKTassadar

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004