2015

16

Marzo

11:18

Dani Alento

¡Al fin ya es marzo!

Esta semana quedó configurado el cuadro del March Madness después de que se resolvieran todos los torneos de las diferentes conferencias. Kentucky se mantuvo invicta tras llevarse el de la SEC, mientras que Notre Dame y North Carolina pusieron patas arriba el de la Atlantic Coast.

Kentucky empezó la temporada como número 1 del ranking de AP, y la acabará sin haber bajado de esta posición. Decir que una semana más lo fue de forma unánime es redundante. Duke sobrepasó a Virginia para ponerse segunda. Villanova, cuarta, y Arizona, quinta, mantuvieron sus puestos lo mismo que Wisconsin (6) y Gonzaga (7). Maryland subió dos puestos hasta el octavo, a costa de una Wichita State que cayó 4 lugares a causa de su derrota en semifinales del torneo de la Missouri Valley. Kansas (9) y Northern Iowa completaron el Top 10.

Utah también se dio el batacazo, retrocediendo desde el puesto 13 al 17. Iowa State hizo el viaje opuesto, del 17 al 13. Arkansas, avisada de expulsión, pasó del número 18 al 21 mientras que Ohio State salió una vez más de la lista de 25. La acompañaron en su caída Providence y Murray State. Cubrieron las vacantes la retornada Georgetown (23) y las debutantes Davidson (24) y Boise State (25).

American

Connecticut, vigente campeona del March Madness y sexta de su liga regular, eliminó en semifinales a la segunda Tulsa (42-47). UConn perdía de 8 a 3:40 del final, pero acabó derrotando a su contrincante con un parcial de 1 a 14 en el que el base Ryan Boathright (21 puntos, 6 rebotes) aportó la mitad de los puntos. Su rival en el último partido del curso de esta conferencia fue la 20 del ranking Southern Methodist, que venía de eliminar a Temple ( 69-56) en la otra semifinal. Los Huskies necesitaban una victoria ante SMU para no convertirse en el sexto campeón de la NCAA que se pierde el gran torneo al año siguiente de ganarlo. Sin embargo, la superioridad del equipo que dirige el veterano Larry Brown durante la primera mitad les impidió conseguir su objetivo (62-54), a pesar de las ganas que le puso Rodney Purvis (29 puntos). La campeona no defenderá su titulo.

Atlantic Coast

En semifinales la 11 del ranking Notre Dame noqueó a la cuarta Duke (64-74). Los Fightin Irish sacaron el máximo provecho de una mala primera mitad de los de Mike Krzyzewski. Demetrius Jackson (15 puntos, 5 asistencias) y Bonzie Colson (17 puntos, 5 rebotes) anotaron 20 de los primeros 26 puntos de unos irlandeses que cerraron los primeros 20 minutos con una ventaja de 15 puntos. Los Blue Devils, liderados por Jahlil Okafor (28 puntos, 8 rebotes), anotaban prácticamente a voluntad en la pintura (42 de sus 57 puntos fruto de canastas en juego) pero eran incapaces de superar la defensa de sus rivales para anotar desde la línea de 3 puntos (3 de 17).

El principal damnificado de la estrategia de Notre Dame fue Quinn Cook, que se quedó en 7 puntos (1 de 8 en triples). En la segunda mitad un Justise Winslow (11 puntos, 11 rebotes) inédito en anotación hasta entonces sumó sus fuerzas con Okafor. Un triple de Tyus Jones dejaba a los Blue Devils a 4 puntos cuando faltaban 3 minutos para el final. Y ahí se acabó la remontada porque Duke no volvió a anotar. Tim Brey es el único discípulo de Coach K que ha derrotado a su mentor. Este curso lo ha conseguido en 2 de las 3 veces que se han enfrentado. Tal vez en el March Madness haya un cuarto duelo.

En cuartos North Carolina, 19 del Top 25, envió de vuelta a casa a la 14 Louisville. Tras 4 minutos de tanteo, la defensa de los Cardinals le dio a los de Pitino el mando del marcador impidiendo que UNC anotase ninguna canasta de campo en 7 minutos. El parcial fue de 10 a 3. Los de Roy Williams parecieron resucitar gracias a 8 puntos de Joel Berry (con 2 triples), pero Wayne Blackshear (18 puntos) y Terry Rozier (20 puntos) impidieron que la cosa fuera a más. Louisville llegó al descanso con 5 puntos de ventaja (37-32). En la segunda parte el panorama cambió por completo.

Marcus Paige (13 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 4 recuperaciones) abrió el período con un triple a los que se sumaron 4 puntos de Brice Johnson. El ala pívot anotó 18 de sus 22 puntos en esta mitad. North Carolina cerró a cal y canto su pintura a los pivots rivales, y eso mantuvo el encuentro igualado hasta que a 7 minutos del final Louisville perdió totalmente su puntería. Los Cardinals fallaron 10 de sus últimos 11 lanzamientos. Sólo Montrezl Harrell (14 puntos, 12 rebotes), Rozier y Blackshear aportaron puntos para su equipo en los segundos 20 minutos.

Ya en la semifinal North Carolina prosiguió con su linea ascendente derrotando contra pronóstico a Virginia (67-71). Los Tar Heels acabaron el encuentro con un 54,8% de acierto en el lanzamiento, el porcentaje más alto que Virginia ha concedido este curso. El principal exponente de la buena punteria de los vencedores fue el freshman Justin Jackson, que acertó 8 de sus 10 lanzamientos para anotar 22 puntos. UNC se puso por delante con la primera canasta del encuentro y no consintió que su rival le arrebatara la iniciativa. Los de Roy Williams llegaron a tener 13 puntos de ventaja en la segunda mitad hasta que despertó Malcolm Brogdon (22 de sus 25 puntos tras el descanso).

El escolta de Virginia anotó 8 lanzamientos seguidos sin fallo. Con la única ayuda de London Perrantes (12 puntos, 3 asistencias) puso a los Cavaliers a tan sólo un punto. North Carolina aguantó gracias a dos canastas, una de Jackson y otra de Marcus Paige (14 puntos, 5 asistencias), y no hizo concesiones desde la línea de tiros libres (6 de 6 en los últimos 15 segundos). Virginia echó en falta los puntos de Justin Anderson, quien se ha quedado en blanco en los dos partidos que ha jugado tras su reaparición (lesión en un dedo de la mano y apendicitis).

La primera parte de la final entre Notre Dame y North Carolina fue un toma y daca entre los dos equipos, con Jerian Grant (24 puntos, 10 asistencias), Pat Connaughton (20 puntos, 4 de 5 en triples) y Steve Vasturia (14 puntos) llevando la voz cantante en los Irish y Brice Johnson (20 puntos) y Kennedy Meeks haciendo lo propio en UNC. La segunda mitad se abrió con 9 puntos seguidos de los Tar Heels que les pusieron 4 puntos arriba. Marcus Paige (22 de sus 24 puntos en el segundo período) despertó de su letargo y el margen de los suyos subió hasta los 9 puntos.

Y cuando mejor parecían estar las cosas para los de Roy Williams, Notre Dame echó mano de su arsenal ofensivo para endosarle a su rival un parcial demoledor de 24 a 2, alimentado con sus triples y 6 pelotas robadas a unos desconcertados Tar Heels. Marcus Paige luchó con todo lo que tenía para evitar la derrota, pero el margen que su equipo había concedido era demasiado grande. Notre Dame venció 90 a 82, consiguiendo el primer campeonato de conferencia de su historia.

Atlantic 10

Davidson estrenó su condición de ranqueada (es la penúltima del Top 25) con un ajustado triunfo sobre La Salle (67-66) en cuartos de final de su torneo. Después de ir por detrás de sus rivales casi todo el partido, una canasta in extremis de Tyler Kalinoski (18 puntos) le dio el triunfo a los Wildcats. En las semifinales contra VCU el resultado no fue nada ajustado, en este caso para desgracia del equipo del ranking (73-93). Los Rams les sacaron de la pista con el trabajo conjunto de Mo Alie-Cox (18 puntos, 7 rebotes ofensivos y 1 defensivo) dentro de la zona y Treveon Graham fuera de ella (18 puntos, 4 de 4 en triples, 9 rebotes). Mientras el banquillo de los Wildcats aportó 5 puntos, el de sus rivales se fue hasta los 27.

En la final los de Shaka Smart hicieron bueno el refrán “a la tercera va la vencida”. Virginia Commonwealth había disputado y perdido las finales de las dos temporadas pasadas. Este año, cuando más se les había complicado conseguir una invitación para el torneo nacional de marzo, competirán por derecho propio gracias a su triunfo sobre Dayton (65-71) en el partido que cerraba el curso en la Atlantic 10. Doug Brooks no anotó, pero fue decisivo al robar un balón que rompió en el último minuto el intercambio de canastas entre ambos equipos en un final de partido igualado. Esa acción le dio la iniciativa, de forma definitiva, a los Rams.

Big East

Seton Hall cerró el curso con una derrota en primera ronda ante la Marquette (56–78) de un inspiradísimo Matt Carlino (26 puntos, 8 de 12 en triples). Los Pirates, en un final de curso para olvidar, han perdido 9 de sus 10 últimos partidos. La temporada de Marquette sólo se prolongó un partido más al caer en cuartos frente a la número 4 del ranking Villanova (84-49). La entrada en pista del sexto hombre de los Wildcats, Josh Hart (20 puntos, 5 de 7 en triples) fue decisiva. En defensa, anuló a Carlino. En ataque anotó sus 6 primeros tiros, 5 de ellos triples.

Villanova pasó muchos más apuros en la semifinal frente a Providence (63-61). Josh Hart (18 puntos) volvió a ser importante, siendo el autor de 8 puntos en el parcial de 11 a 3 que puso a los Wildcats 11 puntos arriba en el marcador en el tramo final de la primera mitad, pero Kris Dunn (22 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias) no dejó que los Friars se rindieran. Un triple de Jalen Lindsey dejaba la distancia entre ambos equipos en 4 puntos cuando faltaban 5 minutos de partido. Dunn, con dos canastas consecutivas, empató a 12 segundos del final. A falta de 3 segundos los árbitros señalaron una discutida falta de Ben Bentil (12 puntos, 10 rebotes) sobre Ryan Arcidiacono. El base, con una lesión en las costillas, anotó los dos tiros libres definitivos.

A la número 22 del ranking Butler la Big East no le sienta bien. Lleva dos temporadas en ella y aún no ha conseguido ganar ningún partido de su torneo. Esta temporada cayó en cuartos frente a Xavier (61-67), otro recién llegado que a diferencia de los Bulldogs ha llegado a semifinales en sus dos participaciones. El encuentro se resolvió en una prórroga en la que los ranqueados no pudieron contar ni con su líder anotador Kellen Dunham (17 puntos) ni con su mejor reboteador Kameron Woods (2 puntos, 14 rebotes), ambos eliminados por faltas. Uno de los handicaps de Butler fue que 55 de sus 61 puntos se los repartieron entre Dunham, Andrew Chrabascz (16) y Alex Barlow (22). El equipo pagó la falta de acierto de Roosevelt Jones (4 puntos con una serie de 2 de 9, 10 rebotes, 4 asistencias).

El contrincante en semifinales de Xavier fue otro equipo con un ataque previsible. La 23 del listado de AP Georgetown juega para D’Vauntes Smith-Rivera. El base anotó 12 de los últimos 14 puntos de los Hoyas ante Creighton (60-55) para un total personal de 25, pero se quedó en 11 frente a los Musketeers. Otro de los centros de interés del encuentro era el duelo entre dos pesos pesados, los pivots de 2,08 Matt Stainbrook (122 quilos) y Joshua Smith (158 quilos). Stainbrook (20 puntos, 9 rebotes) ganó el pulso. Los suyos se fueron de 21 puntos en la segunda mitad. Isaac Copeland (15 puntos, 7 rebotes) y Jabril Tawrick (19 puntos, 5 rebotes) redujeron la desventaja de Georgetown hasta 2 puntos, el 63 a 65 con que acabó el partido.

Xavier no fue rival para Villanova en la final (69-52). El equipo de Jay Wright asumió el mando de salida y empezó rápidamente a marcar distancias ante un rival cansado de piernas y fallón en los lanzamientos. Josh Hart cerró su sensacional participación en el torneo con 15 puntos y 7 rebotes, demostrando el acierto de los que le han elegido como mejor sexto hombre del curso en la Big East. Sus actuaciones le han valido ser designado MVP del torneo. Es el primer hombre de banquillo en la Big East que consigue este premio.

Big 10

La sexta del ranking y primera de su liga regular Wisconsin superó en semifinales a Purdue (71-51). Los Boilermakers llegaron con 5 puntos de ventaja al descanso para ver como la defensa de la gran favorita les mataba en la segunda parte dejándoles en un 24% en el tiro con sólo 6 canastas de campo anotadas. El base Bronson Koenig, intuyendo su próximo retorno a la suplencia ante la vuelta inminente del lesionado Traevon Jackson, lideró a los Badgers en anotación con 19 puntos. El pivot Frank Kaminsky se tomó un ligero respiro en ataque (12 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones, 3 tapones) para concentrarse en la defensa sobre Hammons (10 puntos, 7 rebotes, 3 tapones).

La octava del Top 25 Maryland superó a Indiana en cuartos de final (75-69) con 39 puntos de su pareja exterior, Melo Trimble y Dez Wells. Los Hoosiers, a pesar de su pésima racha de tiro en la segunda parte, mantuvieron sus opciones casi hasta el final. A falta de 39 segundos estaban a 2 puntos. Tres triples fallados y la consiguiente falta rápida posterior les dejaron 9 puntos abajo antes del inútil triple final de Max Hoetzel. Esta derrota avivó el debate sobre la continuidad de su entrenador Tom Crean. Un grupo de aficionados ha puesto en marcha una iniciativa de crowfounding con el fin de recaudar los 4 millones necesarios para despedirlo la próxima temporada. Por el momento sin demasiado éxito, todo hay que decirlo.

La buena racha de Maryland se acabó en semifinales ante la tapada de su conferencia, una Michigan State (58-62) fuera del ranking que venía de eliminar a Ohio State con su tripleta mágica funcionando a las mil maravillas: Branden Dawson (14 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias), Travis Trice (18 puntos) y Denzel Valentine (23 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias). Frente a los Terrapins Valentine estuvo discreto, pero Trice (20 puntos, 4 asistencias) y Dawson (17 puntos, 8 rebotes) camparon a sus anchas.

Los Spartans perdían de 16 en el ecuador de la primera parte, con un Melo Trimble (22 puntos) absolutamente desatado en ataque. A la que ajustaron su defensa sobre él, empezaron su remontada. En el ecuador de la segunda mitad la situación se había igualado. A 5 del final, ya mandaba Michigan State gracias a la aportación de Dawson y Gavin Schilling. Trimble reapareció para anotar los 8 últimos puntos de Maryland, pero su esfuerzo no bastó.

En la final Michigan State contuvo a Wisconsin durante la primera mitad. En la segunda, un parcial de 5 a 17 impulsado por Denzel Valentine (16 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) puso a los Spartans 11 puntos por delante de su rival a 7:46 del final de la segunda parte. Bronson Koenig (18 puntos, 4 rebotes, 9 asistencias) y Frank Kamisnky (19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) resucitaron a los Badgers.

Dos tiros libres del base forzaron la prórroga. En los 5 minutos de prolongación sólo hubo un equipo, Wisconsin. Los de Bo Ryan anotaron 11 puntos, 7 de Nigel Hayes (25 puntos, 5 rebotes) y 4 de Koenig, y dejaron a su rival en blanco. Desde el momento en que los Spartans marcaron su màxima diferencia, encajaron un parcial de 31 a 10 para acabar cediendo 80 a 69.

Big 12

En los cuartos de final Baylor, 16 del ranking, superó a la 18 West Virginia (80-70) en un partido apretado casi hasta el final. Los Mountaineers, con las bajas de su base estrella Juwan Staten y su suplente Gary Browne, renunciaron a su defensa individual presionante por toda la pista para refugiarse muchos minutos en una zona que se ajustaba mucho a los exteriores rivales y cerraba las líneas de pase interiores.

Rico Gathers (15 puntos, 9 rebotes) lo pagó en la primera mitad en la que estuvo apagado, aunque Ishmail Wainright (7 puntos, 6 rebotes) le suplió perfectamente en el rebote. El pívot de los Bears apareció no obstante en la segunda mitad, en especial en los últimos minutos en los que su rival Devin Williams (18 puntos, 7 rebotes) se cargó de faltas. Sobre sus anchas espaldas y su dominio de los rechaces Baylor abrió brecha por primera vez, y de forma definitiva, en el marcador en los 4 últimos minutos.

En la semifinal contra Baylor Kansas pudo recuperar a Perry Ellis (11 puntos, 6 rebotes) para intentar contener a Rico Gathers (11 puntos, 13 rebotes). Los Jayhawks se olvidaron de hacer un juego bonito y se pusieron el mono de trabajo frente a un equipo correoso. Los Bears se caracterizan por su incómoda defensa 1-3-1, pero sin embargo la menos sofisticada individual de los de Bill Self hizo más daño durante la primera mitad (5 de 25 en los tiros de campo para Baylor) que la zona de su rival.

Los 8 puntos de ventaja para Kansas al descanso se convirtieron en 15 en la segunda parte tras un 2+1 de Wayne Selden (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Baylor, que acusó el desacierto de Taurean Prince (2 puntos, 1 de 11 en los lanzamientos), respondió con un parcial de 0 a 8 antes de encajar otro de 10 a 0 alimentado por Selden y Frank Mason que selló el triunfo de la campeona de la liga regular por 62 a 52.

Texas, un equipo en entredicho,tuvo contra las cuerdas en cuartos al número 13 para los votantes de AP Iowa State (69-67). El equipo de Rick Barnes, que había conseguido una màxima ventaja de 16 puntos en el tramo final de la primera mitad, llegó con un margen favorable de 10 puntos a los 4 minutos finales. Fred Hoiberg se jugó su última carta con una presión a toda pista y acertó. Texas falló sus 5 lanzamientos siguientes y perdió 4 balones. Los Cyclones le dieron la vuelta a la situación con un parcial de 12 a 0 que les dio el triunfo . El base Monte Morris (24 puntos, 5 recuperaciones) aportó 7 de esos puntos, 2 gracias a la canasta definitiva en el último segundo.

El rival en semifinales de Iowa State fue la 15 del ranking Oklahoma. Buddy Hield anotó 16 puntos contra los Cyclones, pero su porcentaje en los triples fue bastante malo (2 de 13). Su equipo sumó 5 de sus 7 canastas de 3 puntos del encuentro en los primeros 11 minutos. Isaiah Cousins estuvo especialmente certero con 3. Unido a una mala salida de Iowa State, esto provocó una primera brecha de 11 puntos entre ambos conjuntos. La entrada de los jugadores de banquillo de los Cyclones despertó a los de Fred Hoiberg, que consiguieron empatar antes del descanso.

En la segunda mitad los puntos interiores de Jameel McKay (12 puntos, 9 rebotes) y 2 triples de Dustin Hogue le dieron a Iowa State un liderazgo de 7 puntos. Oklahoma se recuperó, lo que dio paso a unos minutos de igualdad y emoción rota por dos canastas de McKay y Georges Niang (13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias). A 2:24 para acabar ganaban los Cyclones 66 a 61. Los Sooners se acercaron. Ryan Spangler tuvo el tiro para forzar la prórroga, pero no acertó y el triunfo fue para su contrincante (67-65).

En la gran final ante Kansas, Iowa State remontó una diferencia de dobles dígitos por quinto partido consecutivo (66-70). El equipo se está abonando a los partidos épicos, aunque sus seguidores seguramente les agradecerían un pequeño respiro. Contra los Jayhawks perdían de 17 en los primeros instantes de la segunda parte. El entrenador Fred Hoiberg reunió a sus agotados jugadores y les pregunto cuanto les quedaba por darle.

Hoiberg obtuvo su respuesta en la pista con un parcial de 2 a 17 que igualaba el marcador. 7 puntos fueron de George Niang (19 puntos, 5 rebotes) y 6 de Jameel McKay (11 puntos, 8 rebotes). Otro parcial posterior de 0 a 10 puso a los de Hoiberg 6 arriba a 5:40 del final. Wayne Selden (25 puntos) lideró el contraataque de los Jayhawks, que llegaron a empatar el encuentro. En el último minuto los de Bill Self se vieron obligados a cometer faltas, lo que aprovecharon sus rivales para sentenciarlos desde la línea de tiros libres.

Mountain West

Boise State llegaba a su torneo con la confianza de estar entre las 25 mejores, aunque fuese como colista, y haber estrenado su condición de ranqueada con un triunfo frente a Air Force (80-68) en cuartos. Wyoming acabó con su ilusión (66-71). Los Cowboys tuvieron un bajón durante la liga regular cuando una mononucleosis les dejó sin Larry Nance Jr. Con 20 puntos del hijo del exNBA, el equipo derrotó a los ranqueados en la semifinal. Los Broncos parecían tenerlo todo de cara cuando ganaban de 12 a 2:30 del descanso, hasta que Josh Adams (27 puntos, 5 rebotes, 3 recuperaciones) encontró la inspiración dándole la iniciativa a los suyos. Boise State luchó por no descolgarse y forzó la prórroga, pero no pudo hacer más. En la final de la conferencia Wyoming derrotó a San Diego State (43-45).

Pacific 12

La número 17 Utah le pasó por encima a Stanford en la segunda mitad (el parcial de estos minutos fue de 46 a 17) de su duelo de cuartos de final. Los Utes acertaron sus lanzamientos durante los segundos 20 minutos, pero además dejaron a su rival en un mísero 25% en el tiro (6 de 24). Los Cardinals no tenían las piernas frescas tras su duro duelo de primera ronda la noche anterior contra Washington (71-69) y lo pagaron con una derrota (80-56) que les privó de ser invitada al torneo de marzo.

Oregon ha estado toda la temporada a la sombra en la Pacific 12, agazapada tras las ranqueadas Arizona y Utah. En la semifinal contra la segunda decidió revelar su potencial. Ambos equipos comenzaron el encuentro metiendo muchos puntos. De Oregon se esperaba, de Utah no. Brandon Taylor (24 puntos, 6 de 9 en triples) anotó 3 triples para los Utes en los primeros 5 minutos. A 1:40 del descanso anotó el cuarto de su cuenta para dar 6 puntos de ventaja a su equipo. Joseph Young (25 puntos) y Elgin Cook recortaron el margen antes del descanso.

En la segunda mitad los que consiguieron 6 puntos de ventaja fueron los Ducks, pero Taylor empató de nuevo a 2:35 del final con un nuevo triple. Con empate a 64 a falta de 7 segundos, Dana Altman pidió tiempo muerto. El entrenador de Oregon planteó un último tiro para Young saliendo de un bloqueo. Su escolta le contradijo. Prefería subir él mismo la pelota. Su triple metió a su equipo en la final (64-67), dejando a Delon Wright (16 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) sin su final de conferencia en su última temporada NCAA.

Una máscara facial permitió al lesionado Kevon Looney disputar la semifinal contra la quinta del ranking Arizona, aunque rindió muy por debajo de su media habitual. Los Wildcats abrieron el partido con un parcial de 11 a 2, pero sus problemas para atacar la defensa en zona de UCLA permitieron a los de Steve Alford llegar al descanso con empate a 27. Norman Powell (21 puntos, 4 rebotes) y Tony Parker (15 puntos, 4 rebotes) empezaron la segunda mitad muy inspirados, dándole a los californianos una ventaja de 7 puntos. La respuesta de Arizona les hizo añicos: un parcial de 15 a 0. Norman Powell acercó a su equipo a 2 puntos faltando 2 minutos, pero Stanley Johnson (15 puntos, 9 rebotes) aseguró el triunfo de Arizona por 70 a 64. Brandon Ashley fue el máximo anotador con 24 puntos (y 9 de 11 en el tiro).

Ya en la final, Arizona no se dejó sorprender por un lobo vestido con piel de cordero como Oregon (80-52), rompiendo una sequía de 13 años en el campeonato de su conferencia. Los Wildcats llegaron al descanso con una ventaja de 15 puntos construida desde los triples y las canastas en transición. En la segunda mitad los de Sean Miller bajaron algo la intensidad en defensa, pero mejoraron en ataque, dejando claro a los Ducks que la remontada era una utopía inalcanzable. Brandon Ashley, con 20 puntos y 5 rebotes, se llevó el trofeo al mejor jugador.

Southeastern Conference

La 21 del ranking Arkansas sufrió para deshacerse de Tennessee en cuartos (80-72). Los Razorbacks ganaban de 20 a los 4 minutos de la segunda parte cuando empezaron a fallar sus lanzamientos (de sus últimos 15, sólo anotaron 3). A falta de 3 minutos y medio, su margen se había reducido a 4 después de una racha de 9 puntos de Kevin Punter. Arkansas sobrevivió gracias a los tiros libres (11 de 14 en este tramo final). La segunda de la liga regular tuvo una semifinal más plácida frente a Georgia (60-49). Tanta que apenas le afectó la mala noche cara a canasta de Bobby Portis (4 puntos con una serie de 1 de 14 en los tiros de campo).

La indiscutible número 1 de los EUA Kentucky se clasificó para las semifinales de su torneo tras vencer a Florida en cuartos (64-49). Los Gators consiguieron aguantar durante la primera mitad gracias a su efectividad en la pintura. En la segunda mitad Kentucky impuso su mayor físico y el acierto de su rival en el tiro interior bajó del 60 al 27,8%. Los de Billy Donovan, que el año pasado jugaron la Final Four, vieron como esta derrota daba por acabada una temporada para olvidar

El tercero de los favoritos para de esta conferencia, Louisiana State, cayó en cuartos frente a Auburn (70-73). Los Tigers habían controlado todo el encuentro, aunque sin grandes ventajas, hasta que despertó KT Harrell (29 puntos) con 15 puntos seguidos, entre ellos el triple que forzaba la prórroga y los 4 primeros del tiempo añadido que ponían por delante a los otros Tigers. LSU no pudo rentabilizar el dominio de los tableros de Jarell Martin (18 puntos, 16 rebotes). Su compañero en la pintura Jordan Mickey había enojado tanto a Jordon Granger con su juego de codos que éste le dejó ir un par de puñetazos.

La expulsión de Granger dejó el juego interior de Auburn mermado de cara a la semifinal contra la todopoderosa Kentucky. Los Wildcats se exhibieron, derrotando claramente a su rival (91-67) y rompiendo el anterior récord de victorias consecutivas de la universidad (32 entre el 5 de diciembre de 1953 y el 8 de enero de 1955). La defensa de los de Calipari se cebó con Harrell (13 puntos, 1 de 12 en tiros de campo).

La final de esta conferencia no tuvo demasiada historia. Kentucky abrió las hostilidades con un parcial de 8 a 0 gracias a 2 triples de Andrew Harrison (15 puntos). Arkansas se rehizo, pero tras la canasta de Michael Qualls (18 puntos) que ponía el 25 a 21 a 8:10 del descanso encajo el parcial de 16 a 4 (y los 4 de tiros libres) que la destrozó. En la segunda mitad los Wildcats se dedicaron a conservar su ventaja para acabar ganando 78 a 63, pensando ya en el gran torneo de marzo. Hasta tal punto están concentrados en la gran cita que los jugadores no cortaron las redes de la canasta. Dejaron esa tarea al personal auxiliar. Ellos quieren las de la gran final del March Madness.

West Coast

Brigham Young superó en semifinales a Portland (84-70). BYU rompió el partido en la primera parte con cuatro triples consecutitvos, 1 de Tyler Haws (18 puntos) y los otros 3 de un Chase Fischer que convirtió 6 antes del descanso. El base sumó 20 de sus 24 puntos en el primer período. No obstante, el nombre propio de la noche fue Kyle Collinsworth. Con sus 13 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias sumó su sexto triple doble de la temporada. Ya tenía el récord de triples dobles en un sólo curso, pero ahora también ha igualado el de triples dobles en toda una carrera NCAA. Otros dos jugadores también consiguieron 6, aunque en su caso repartidos en diferentes temporadas: Michael Anderson (Drexel, 1985-88) y Shaquille O’Neal (LSU, 1990-92).

El rival de los mormones en la final del torneo de conferencia fue la número 7 del ranking Gonzaga, que de la mano de Byron Wesley (25 puntos, 3 asistencias, 4 robos) y Kyle Wiltjer (17 puntos, 9 rebotes) había derrotado en la otra semifinal a Pepperdine (79-61). Los dos jugadores se combinaron para anotar 25 de los primeros 30 puntos de su equipo en la segunda parte para desequilibrar un marcador igualado. En el último partido del curso de la West Coast, Gonzaga centró su defensa de salida en frenar a la efectiva linea exterior de BYU ante la poca aportación ofensiva de los pivots rivales. Los Cougars, por el contrario, se cerraron en torno a su aro preocupados por la superioridad de las torres de su adversario. Tras unos 6 primeros minutos de pocos puntos, un triple de Kevin Pangos (16 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) abrió la caja de los truenos.

Los vigentes campeones se distanciaban con dos triples más obra de Kyle Wiltjer y Gary Bell. Tyler Haws (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias), que había cometido dos faltas en menos de 4 minutos de juego, volvió a la pista. Con la ayuda de un Kyle Collinsworth (28 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias) brillante en las penetraciones consiguieron estabilizar la desventaja de los suyos entorno a los 6 puntos. Volviendo del descanso los Bulldogs buscaron de forma insistente a Przemek Karnowski (12 puntos, 4 rebotes). El gigante polaco hizo estragos en la pintura rival, tanto anotando como cargando de faltas a sus defensores.

Domantas Sabonis (15 puntos, 6 rebotes) dio continuidad a la labor. Pero ni aún así Gonzaga conseguía dejar atrás de forma definitiva a su contrincante. Dos triples puntuales de Wiltjer (18 puntos, 10 rebotes) y Bell (15 puntos, 4 rebotes) aumentaron levemente el  margen de seguridad de los de Mark Few hasta que Pangos cerró el partido. Primero, con un triple a 2:44 del final que ponía a los suyos 13 arriba. Y luego con una entrada cuando faltaban 68 segundos para acabar, tras haber consumido casi por completo el tiempo de posesión, que hizo bajar los brazos a una BYU que acabó cediendo por 91 a 75.

El cuadro del March Madness

Una vez acabada la reducida jornada de partidos de domingo, el comité de sabios de la NCAA se puso manos a la obra a la selección de los equipos que participaran en su gran torneo de marzo y su colocación en el cuadro. 32 se ganaron su lugar como campeones de sus conferencias. Los otros 36 los eligió, en función de sus méritos, la propia NCAA. A continuación os detallaré las universidades en liza. Entre paréntesis indicaré la conferencia de la que han quedado campeonas (las que lo hayan sido)

Entre martes y miércoles abrirán el fuego los ocho conjuntos que están en puertas de entrar en el torneo propiamente dicho. Son los First Four, que se juegan 4 puestos en el cuadro definitivo. Estos últimos años la NCAA ha considerado estos partidos como la primera ronda mientras que este humilde redactor se alineaba con los puristas que pensamos que las rondas empiezan con el cuadro completo y el resto son previos. Éste será el último curso que el organizador del torneo mantiene su empeño. A partir de la próxima temporada, los First Four serán los First Four y la ronda con los 64 equipos del cuadro en liza la primera. Los 4 emparejamientos previos son:

FF1: Manhattan (Metro Atlantic) – Hampton (Mid-Eastern)

FF2: Boise State (Ohio Valley) – Dayton (Dayton fue la cenicienta del pasado curso; este año el vencedor de este partido podría volver a serlo superando a Providence en primera ronda).

FF3: North Florida (Atlantic Sun) – Robert Morris (North East)

FF4: BYU – Ole Miss (BYU y Ole Miss apuntan a otro de los habituales tapados que la NCAA coloca en estas eliminatorias para asegurarse una historia de cenicientas; la disposición del ganador en el cuadro final contra Xavier me lo confirma ).

Una vez resueltas estas eliminatorias, dará comienzo la lucha en la primera ronda de un torneo dividido en cuadrantes. Aquí los teneis (el número entre paréntesis de cada equipo corresponde a su número de cabeza de serie):

A) MEDIO OESTE

Kentucky (1, SEC) – FF1 (16)

Cincinnati (8) - Purdue (9)

West Virginia (5) – Buffalo (12, Mid-American)

Maryland (4) – Valparaíso (13, Horizon)

Butler (6) – Texas (11)

Notre Dame (3, ACC) – Northeastern (14, Colonial)

Wichita State (7) –Indiana (10)

Kansas (2) – New Mexico State (15, Western Athletic)

B)  ESTE

Villanova (1, Big East) – Lafayette (16, Patriot)

North Carolina State (8) – LSU (9)

Northern Iowa (5, Missouri Valley) – Wyoming (12, Mountain West)

Louisville (4) – UC Irvine (13, Big West)

Providence (6) – FF2 (11)

Oklahoma (3) – Albany (14, America East)

Michigan State (7) – Georgia (10)

Virginia (2) – Belmont (15)

C)  SUR

Duke (1) – FF3 (16)

San Diego State (8) – Saint John’s (9)

Utah (5) – Stephen F. Austin (12, Southland)

Georgetown (4) – Eastern Washington (13, Big Sky)

Southern Methodist (6, American) – UCLA (11)

Iowa State (3, Big 12) – Universidad de Alabama – Birmingham (14, C-USA)

Iowa (7) – Davidson (10)

Gonzaga (2, West Coast) – North Dakota State (15, Summit)

D)   OESTE

Wisconsin (1, Big 10) – Coastal Carolina (16, Big South)

Oregon (8) – Oklahoma State (9)

Arkansas (5) – Wofford (12, Southern)

North Carolina (4) – Harvard (13, Ivy League)

Xavier (6) – FF4 (11)

Baylor (3) – Georgia State (14, Sun Belt)

Virginia Commonwealth (7, Atlantic 10) – Ohio State (10)

Arizona (2, Pac 12) – Texas Southern (15, Southwestern Athletic)


@danielalentomor

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004