2014

6

Febrero

00:29

Vicent Gramaje

Valencia Basket: ''Los profesionales''

Valencia Basket y Laboral Kutxa se enfrentan en Cuartos de final buscando dar la alternativa a los grandes.

 

Wanted, se busca

El pueblo de la lejana Valencia está este año más alborotado que nunca. Sus vaqueros terminaron la primera vuelta en el segundo puesto de la tabla y llegan a la Copa en la misma posición. A pesar de haber sufrido muchas bajas y de que varios de ellos han sido heridos durante el transcurso de un desafío han demostrado su profesionalidad y lo han dado todo en muchas ocasiones. Han ganado quince partidos, algunos de ellos en territorios hostiles como Málaga, Bilbao o Vitoria, y solo han perdido dos: en la primera jornada en casa del FC Barcelona -por solo un punto- y ante el todopoderoso líder, el Real Madrid. Esto les ha valido para establecer el mejor arranque liguero de su historia y quieren rubricarlo ganando la Copa del Rey, cosa que tuvieron en sus manos el año pasado, pero perdieron la final ante el Barça. 

 

El sheriff

El sheriff de este pueblo es el croata Velimir Perasovic. Esta es su tercera temporada en Valencia y cada año obtiene mejores resultados y mayor apoyo de los ciudadanos. y mucha autoridad, pero también mano izquierda para ganarse el respeto de la gente que le rodea. Ya ganó este título hace ocho años con el Baskonia, pero siempre quiere más, por eso exige el máximo de todos y cada uno.

 

Justin Doellman es Billy el Niño

El pistolero más rápido de Valencia es el americano Justin Doellman. Es la estrella del equipo, el que más y mejor dispara. Con su puntería de precisión milimétrica es capaz de acertar a su objetivo desde cualquier parte de la pista, en cualquier posición y ante cualquier oposición. Suele aparecer cuando más se le necesita (y cuando no, también). Ha jugado todos los partidos hasta ahora, promediando 27 minutos, 15’3 puntos (llegó a anotar 32 en un mismo encuentro), 4’6 rebotes y 18’2 de valoración. Ha sido el MVP del mes de noviembre y dos veces el MVP de la jornada en lo que va de año, el segundo jugador que lo ha conseguido en más ocasiones en el salvaje oeste.

 

Rafa Martínez es el Bueno

No es la estrella, pero es uno de los importantes. Es el capitán del equipo, el vaquero más veterano, el que más duelos lleva a sus espaldas. Su experiencia, compromiso y tranquilidad en los momentos críticos, en los que un error supone la diferencia entre ganar o perder, lo convierten en la referencia para el resto. Nadie duda de él y todos le confiarian su última bala. Ha estado presente como titular en todos los tiroteos en los que se ha visto envuelto su equipo, con una media de 24 minutos, 9’5 puntos (un máximo de 17) y 10’5 de valoración.

 

Serhy Lishchuk es el Feo

Tiene cara de pocos amigos y solo pisando el parqué ya intimida a sus adversarios. Su presencia y entrega son un punto a favor de su equipo en el factor psicológico, por lo que suele ser el vencedor de los enfrentamientos individuales contra sus defensores, que odian defenderle y acaban desquiciados e impotentes. Algunas lesiones han impedido batirse en duelo en varias ocasiones, pero se ha estado reservando en las últimas semanas para llegar a la Copa en plena forma y con el cargador lleno de munición. Promedia 10’2 puntos (con un máximo de 15), 3’7 rebotes, 4’7 faltas recibidas y 12,5 de valoración en 19 minutos.

 

Bojan Dubljevic es el malo

Por su juventud aún no se ha consolidado como un jugador estrella, pero puede aparecer en el momento menos pensado y dinamitar el partido saliendo del banquillo y aportando un plus al equipo. Su gran envergadura hace de él un hombre muy peligroso en la pintura, pero también tiene en sus muñecas un gatillo prodigioso desde el perímetro. Concederle un centímetro de espacio libre es uno de los mayores errores que puede cometer un contrincante. Se lesionó al principio de la temporada, pero desde que volvió no ha dejado de desenfundar su revólver. Sus registros hasta ahora reflejan una media de 19 minutos, 12’6 puntos (con un máximo de 22), 4’8 rebotes y 13’8 de valoración.

 

Duelo en O.K. Corral

Las posibilidades de victoria del equipo son bastante altas en esta edición, ya que este año Valencia Basket va muy en serio. Perfectamente puede llegar a la final y ganarla, aunque en eliminatorias a un partido puede pasar cualquier cosa. Los de la Cultura del Esfuerzo han conseguido reenganchar al público de la capital del Turia y que La Fonteta se llene en cada encuentro avanzando con paso firme en Liga Endesa y pasando de ronda en Eurocup. Su principal virtud es que tiene una plantilla muy completa, con mucha calidad y comprometida con el club, cuyos jugadores están todos ‘enchufados’ y forman un bloque muy sólido y difícil de batir. Quizás sea una desventaja la plaga de lesiones que ha sufrido en la primera parte de la temporada, que ha afectado a siete jugadores e impedirá que algunos estén presentes en la Copa. También puede pasar que varios lleguen con una sobrecarga de minutos debido a que han tenido que jugar más para suplir a sus compañeros, o que otros no estén en un estado de forma idóneo. Lo comprobaremos el viernes 7 en el partido de cuartos de final que le medirá a Laboral Kutxa.

 


@vicentgramaje

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004