2014

26

Junio

21:24

Jordi P. Camí

Tomic y Lampe dan la Liga al Barça ante un Madrid luchador

El Barça ganó el título liguero al superar al Madrid en el cuarto partido. Fue un encuentro muy intenso y disputado. Ante Tomic impuso su dominio en la zona, mientras Maciej Lampe apareció en los últimos segundos para sentenciar el triunfo de los azulgrana. Navarro fue nombrado MVP de las finales.

FC Barcelona 83 - 81 Real Madrid

Fotogalería del partido / por Jordi Montraveta

Cuarto asalto de la batalla final con otro herido. En este caso en el bando azulgrana. Erazem Lorbek no se recuperó del esguince de tobillo que sufrió el martes. Marko Todorovic ocupó su lugar. Sin embargo, los protagonistas iniciales fueron otros. Los mismos que el día de San Juan, Boki Nachbar y Juan Carlos Navarro.

Eso sí, la primera canasta fue del Madrid, de Rudy Fernández. El mallorquín estuvo mejor que en el tercer partido. Era un partido trabado, con muchas faltas y protestas a los árbitros. El Barça volvió a arrancar mejor a base de triples. Tomic también apareció para dominar los rebotes y los barcelonistas anotaron los tiros libres. 25-19 al final del primer cuarto.

En el segundo período apareció Felipe Reyes, junto con Sergio Rodríguez y Mejri. También volvieron a aparecer las técnicas y hasta faltas dobles. Demasiado protagonismo arbitral por culpa de las exageraciones de los jugadores de ambos equipos. Oleson y Abrines siguieron con la racha desde los 6.75 y mantuvieron la ventaja.

El Barça se mostró más intenso y con más carácter que se tradujo en una defensa asfixiante con muchas ayudas. En ataque, los de Xavi Pascual estuvieron concentrados siempre buscando la mejor opción. Tomic y Marcelinho dejaron el marcador en un 47-42 al descanso. Tras la reanudación, el Real Madrid subió una marcha más con Darden y Bourousis.

No obstante, se pasó de frenada con las protestas arbitrales y Pablo Laso acabó expulsado. Por su parte, Ante Tomic iba a la suya y se hacía amo y señor de la zona. Anotaba con la derecha, con la izquierda, de lanzamiento, de gancho, a tabla o de tiro libre. De todas las maneras posibles y por haber. Y no solo percutía en la ofensiva, también ayudaba en el control del rebote.

Todo lo contrario que dos de las estrellas blancas, Mirotic y Sergio Rodríguez. Ambos desaparecieron del encuentro y su equipo los echaba a faltar. Felipe tiró de garra, Carroll de calidad, Rudy de puntos, Llull de potencia y Mejri de envergadura. Eran sus armas para mantenerse en el encuentro.

Y lo hicieron porque estaban vivos al final del tercer acto, 65-57. Se notaban los nervios en ambos conjuntos ya que las pérdidas afloraban. Y también el protagonismo de los árbitros y las consiguientes protestas. Ante Tomic estaba ajeno a todo ello e iba a lo suyo, rebote por aquí y puntos por allá.

El Madrid, con poco acierto en los triples, se enganchaba al encuentro. No se quería dejar ir. Donde no llegaban las fuerzas, llegaba el coraje y el amor propio. El Barça, en cambio, se ofuscó en ataque. Vieron el título cerca y les entró el miedo. El balón quemaba. Mirotic tuvo sus minutos para ajustar aún más el marcador.

Los de Xavi Pascual abusaban de Navarro. Y el protagonismo fue para otro jugador, Maciej Lampe. El pívot polonés barrió una canasta de Llull y en la siguiente jugada anotó un triple para dar tres puntos de ventaja a los suyos. El Chacho falló la réplica y Abrines sentenció con dos tiros libres. Al final, 83-81 y título para el Barça, el decimoctavo de su historia.

La estrella: Ante Tomic. El croata fue el amo y señor de la zona. Los compañeros le buscaban en el poste bajo y él no huía la responsabilidad. Anotaba de todas las formas y superaba a sus marcadores a base de calidad y grandes movimientos. En los últimos segundos, Maciej Lampe le eclipsó con un triple decisivo.


@Jorpek

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004