2014

23

Marzo

06:33

Eusebi Sedeño

Primeros billetes para el Sweet Sixteen

Florida, Louisville, Wisconsin, Michigan, Michigan State y San Diego State cumplen los pronósticos. Connecticut y Dayton protagonizaron los upsets del día. Ya tenemos la mitad del cuadro del Sweet Sixteen completo.

 

Último día en Milwaukee, segundo día en el Bradley Center. Hoy era más tranquilo, ya que sólo había dos partidos por la tarde, y hemos aprovechado la mañana para descansar y reponer fuerzas para lo que queda de fin de semana con viaje entre medio. Nos vamos a San Luis, en Missouri, y dejamos un pabellón NBA para volver a otro NCAA.

Es cierto que el calor que se vive en uno universitario, algo más pequeño y acogedor, es algo que no se puede entender si no lo vives en primera persona. Pero hoy, en el Bradley Center, si es por eso sólo, se ha convertido en universitario. El primer partido no tuvo casi historia. Michigan Wolverines ha vencido bien, sin problemas, a Texas Longhorns, por 79-65. Pudimos disfrutar de Nik Stauskas, un canadiense con excelsa mano y bueno en muchas facetas del juego. Terminó como máximo anotador de su equipo con 17 tantos, y repartió además 8 asistencia. Pero tras él, llegaba el momento del equipo de casa, los Wisconsin Badgers.

Las gradas se fueron llenando poco a poco de rojo. Como ya sucediera en el primer encuentro del jueves, los de Wisconsin iban a contar con una ayuda adicional desde la grada. Al inicio del encuentro, el pabellón de los Bucks estaba completamente lleno. De hecho había gente en la puerta buscando entradas para ver el espectáculo. El de la cancha, y el de fuera. Los Oregon Ducks fueron superiores durante la primer mitad, y se fueron al descanso venciendo por 12 puntos. Pero esto es el Madness.

Arropados por su público, los Badgers empezaron a creer en ellos mismos. Buscaban en la pintura a Kaminski y Dekker, quienes tiraron del carro y no defraudaron. El partido se calentó, y las gradas apretaban más que nunca. Era increíble ver el ambiente que hacían más de 18.000 personas gritando y animando a los suyos. Ese jugador extra fue determinante, y los de Wisconsin consiguieron el billete al Sweet Sixteen, y lo celebraron como tocaba.

En el mismo pabellón, viéndolo por la televisión en la zona de prensa, vimos como Dayton Flyers conseguían un upset a lo grande al derrotar a Syracuse Orange. La estrella Orange, Tyler Ennis, que terminó con 19 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias, erró el lanzamiento que hubiera dado la victoria a su equipo. Junto a estos tres equipos, los actuales campeones, Louisville Cardinals, el número 1 de la nación, Florida Gators, Michigan State, que sufrió ante Harvard Crimson, y San Diego State Aztecs, que derrotó sin problemas a North Dakota State Bison, consiguieron el billete al Sweet Sixteen de este Madness 2014.

Y para cerrar el cuadro, mientras cenaba ya en el hotel, me he llevado la alegría de la noche. Mis Connecticut Huskies pudieron con los Villanova Wildcats y también se meten entre los mejores 16 del país. Nuevo partidazo de Shabbaz Napier, y yo feliz y contento para dormir estas tres horitas que me tocan para coger el coche y ponernos rumbo a San Luis, donde mañana viviremos otros dos partidos de este Third Four. ¡Y vaya partidos! Stanford Cardinal-Kansas Jayhawks y Kentucky Wildcats-Wichita State Shockers.

No me los quiero perder, y son en buen horario español, así que mañana os cuento, en directo a través de @EnCanchaDirecto, y de madrugada con una nueva entrega de esta locura de diario de viaje. Saludos.

 

Así celebraron los jugadores y los aficionados de Wisconsin la victoria


@EusebiSC

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004