2014

11

Febrero

19:14

Paloma Florido

La Copa desde dentro (III): una experiencia inolvidable

Cuatro días llenos de baloncesto que fueron realmente significantes. Cada minuto que pasaba en cada encuentro y cada momento de espera en la Zona Mixta como periodista sería el principio de un nuevo comienzo.

Tercer día con un ambiente lleno de euforia e infinitas ganas de toda la afición por descubrir cuáles de sus equipos pasarían a la esperada y especial final. Por las esquinas del palco gritaban los madrileños y valencianos ¡Real Madrid!, ¡Valencia! Y por otros extremos lo hacían los zaragozanos y  los catalanes, ¡CAI Zaragoza! Barça! Y así…

Se acercaba la semifinal para el Real Madrid y CAI Zaragoza, lógicamente el conjunto de Laso una vez más se cobraba a la víctima y se convertía en el primer finalista 98-66. Orgullo para los blancos y sueño inalcanzable para los zaragozanos. Y en el encuentro del Barça y Valencia Básquet  se volvía a repetir esa semifinal del año pasado donde tuvieron un idéntico resultado 88-81.

Y nuevamente, el conjunto de Xavi Pascual y de Pablo Laso se convertían en los finalistas y las preguntas comenzaban a surgir…  ¿Quién ganaría esta vez? Ya tenemos otra vez el típico clásico. Otro año que no pudimos alejarnos del clásico y que se volvió a repetir.

“Esperemos que pronto cambie la cosa y que veamos nuevas caras de satisfacción, y no siempre las mismas que ya aburre tanto clásico”. La final se iba acercando poco a poco.Y el camino pronto se acabaría...

La final me llenó bastante y llenaba a cada uno de los aficionados madrileños. Pero para mi fue diferente puesto que nunca había vivido una Copa del Rey y este año tuve el honor, el placer y el orgullo de vivirla, y encima en mi ciudad; Málaga.

Un sueño, así se veía la Copa y ese sueño era atrapado gracias a la muñeca de Sergio Llull. Los nervios aumentaban a medida que pasaban los segundos...  La suerte existe y prueba de ello fue el acierto que tuvo Llull. Esa canasta será recordada para los restos que con solamente un punto de diferencia 76-77, se convertía en el triunfo para los excelentes pistoleros madrileños.

Una vez más, nos damos cuenta de cómo es este deporte; el baloncesto que como ya dije muchas veces es un deporte que lo realmente importante es valorar cada tiro que se haga y observar el tiempo que transcurre porque los segundos que queden… serán los más importantes. Y como prueba de ello fue el domingo en la final que con tan solo un par de segundos para terminar el partido, el pistolero Llull disparó su último tiro y lograba la Copa del Rey al Real Madrid.

Los cuatros días fueron indescriptibles de contar desde ver el ambiente que camuflaba a todo el Carpena, las entrevistas que hice a los diferentes jugadores hasta llegar a hacerle una entrevista al gran Juan Manuel López Iturriaga. Fue todo un placer y me vuelven a sobrar las palabras…

Ante todo, una experiencia inolvidable que me acompaña para siempre y todo esto lo enmarcaré en un cuadro y lo guardaré en el cajón de mis recuerdos. Ya no me toca decir; me perdí la Copa del Rey de Málaga en 2014 porque allí estuve presente y realmente me conmocionó haber trabajado para este gran evento.


@Palomafm_

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004