Grandes sorpresas de la historia de la Copa

La copa es el torneo de las sorpresas y para mostrarlo algunos protagonistas nos cuentan alguna de las mayores sorpresas de la historia de la competición. Pilar Valero nos habla de la copa de 1990, Chema Buceta de la Copa del 93, Elisa Aguilar de la de 1996 y José Ignacio Hernández de la de 2005. Todas ellas cayeron del lado de nuestros protagonistas de manera más que sorprendente.

Siempre se dice que la Copa es el torneo de las sorpresas. Y esto no es ningún tópico, sino un hecho consumado. Son muchas las ocasiones en la que a lo largo de la historia de la competición se partía con un favorito claro y el título iba a parar a un equipo por el que casi nadie apostaba. A todos nos vendría a la cabeza la sorpresa más reciente de las últimas ediciones, en la que Perfumerías Avenida dirigido por Lucas Mondelo y con Erika de Souza de MVP vencía en la final al poderoso Ros Casares de Maya Moore, Lauren Jackson o Sancho Lyttle, en el triunfo que todos conocemos como el “Argandazo”. Pero el Argandazo no es ni mucho menos la mayor sorpresa de la historia de la Copa. Alguna de las sorpresas que vamos a contar fue bastante mayor, puesto que el equipo que terminó llevándose la Copa fue un equipo que en principio no contaba ni para llegar a la final de la misma.


Copa de la Reina 1990. Jerez de la Frontera.

En la Copa de 1990 los favoritos eran los dos equipos que se habían disputado el titulo de liga unos días antes. Como campeón de liga llegaba Mikrobank El Masnou. Con María Planas en el banquillo y jugadoras como Rosa Castillo, Anna Junyer, Tere Almoguera, Lluisa Bisetti o las americanas Long y Norris. Como subcampeón de liga Tintoretto, un conjunto madrileño que contaba con Paloma Sánchez, Rocío Jiménez y la americana Lattin como más destacadas. Como tapado llegaba un Banco Zaragozano que se enfrentaba a las madrileñas en semifinales y por el que nadie daba un duro. En una de las mayores hazañas de nuestro baloncesto patrio lideradas por una magnífica Karina Rodríguez las mañas se alzaban con el título. Quien mejor que Pilar Valero para contarnos más detalles:

Jerez 1990. Como pasa el tiempo, pero ganar una copa de la Reina como esa, no se olvida.
Allí nos plantamos un equipo formado con muchas jugadoras de la "tierra maña", Teresa Seco, Nines Gracia, nuestra Reyes Castiella, que es navarrica, pero como si fuese maña. Saga Zelavica, la directora de la orquesta, que pasteles nos hacía "solo" cuando ganábamos, ja,ja,ja...Y nuestro presi, José Antonio Martin Espildora, que hasta contrató a una charanga de Jerez para que nos animasen, puesto que no esperábamos llegar a la final. Semifinales contra Tintoretto y en la final el Masnou... Eran equipos muy potentes. Sufrimos un montón, ya que en la final, tuvimos dos prórrogas y una autentica protagonista, Karina Rodriguez, 48 puntos ¡que monstruo!. Eran más altas, pero nosotras más rápidas, ja,ja,ja... No teníamos nada que perder, nos habíamos plantado allí con mucha ilusión y espíritu... y ¡¡GANAMOS!!.


Copa de la Reina 1993. Granada.

La copa de 1993 disputada en Granada fue una de estas que acabó en una gran sorpresa. El favorito claro era Dorna Godella, con un grandísimo equipo con Katrina McClain (miembro del Hall of Fame), Natalia Zassoulskaia y jugadoras que serían campeonas de Europa con España en Perugia meses más tarde, como Ana Belen Álvaro, Laura Grande, Paloma Sánchez, Pilar Valero o Wonny Geuer. Ese equipo la temporada anterior había vencido todos los encuentros en competición oficial y esa temporada (92-93) se alzaría con el mundial de clubes, la liga y la Copa de Europa. Pero en la copa de la reina el Banco Exterior de Chema Buceta se alzaba con el título. Así recuerda Chema aquel torneo:

Teníamos un buen equipo, pero el Dorna de Valencia era el campeón de Europa y había ganado la liga. Nadie apostaba por nosotros. No recuerdo muchos detalles. Hicimos un gran partido. Todo el equipo estuvo muy bien. Especialmente Pauline Jordan, que machacó a McClain, la pívot de la selección norteamericana, Blanca Ares y Mónica Messa como base, en uno de los mejores partidos que le recuerdo tras la lesión que tuvo en 1990. Las demás estuvieron fantásticas, pero Mónica estuvo extraordinaria. Llegamos a tener mucha ventaja, pero el Dorna fue remontando. Normal. Eran las campeonas de Europa y reaccionaron. Supimos jugar muy bien los últimos minutos. Al año siguiente en la final de Pamplona estuvimos a punto de hacer lo mismo. Entonces el Dorna con McClain y Edwards, dos superestrellas mundiales era más favorito aún. Fuimos todo el partido por delante hasta que faltaba menos de un minuto. Perdimos de dos, creo. Gran partido sin premio”.


Copa de la Reina 1996. Huesca.

En la copa de 1996 llegaba como favorito absoluto Costa Naranja (antes Dorna Godella). Es cierto que no era el todopoderoso equipo de unos años antes, pero aún así contaba con un técnico de experiencia como Eugeni Gomelski y jugadoras como Laura Grande, Ana Belén Álvaro, Pilar Valero, Paloma Sánchez, Natalia Zassoulskaia, Andrea Congreaves y Marina Ferragut. En la gran final se enfrentarían a Canoe, un conjunto madrileño bastante más modesto, con jugadoras muy jóvenes como Elisa Aguilar y con una ex de Costa Naranja (Beverly Obringer) como estrella. Es la propia Elisa Aguilar quién nos da algunos detalles:

La Copa de la Reina que gané con Canoe N.C. en el año 1996 fue mi primer título como profesional, y como pasa con todo que te pasa por primera vez, fue algo único. También fue especial porque se reconoció antes del partido a una de las mejores jugadoras nacionales, Carolina Múgica. Con la que tuve la suerte de poder jugar en Canoe N.C. y aprender mucho de ella como jugadora y como persona.

Llegábamos con un buen equipo y en un buen momento de la temporada, pero nunca pensábamos en ganar, si no de ir partido a partido y de hacer el mejor papel. Recuerdo que éramos un equipo con la casi totalidad de jugadoras españolas, con una mezcla de veteranía y juventud. Y donde el buen ambiente reinaba y los roles de cada una de nosotras estaban muy establecidos.

Cuando nos quisimos dar cuenta estábamos jugando la final contra el mejor equipo con las mejores jugadoras, el Costa Naranja. La final fue vibrante, emocionante y no se acababa nunca, cuando terminó fue un momento de felicidad plena, de sueño cumplido.

Y ahí entendí que la Copa de la Reina es un torneo especial, donde todo puede pasar. Nosotras ganamos a un equipo “todopoderoso” sin creérnoslo aún teniendo ya la copa en nuestras manos. Es un torneo donde se respira baloncesto, baloncesto del bueno…baloncesto femenino. Mucha suerte a todos los equipos!!!


Copa de la Reina 2005. Valencia.

Una de las Copas de la Reina más sorprendentes es sin duda la Copa de Valencia en 2005. En aquella copa los máximos favoritos eran UB FC Barcelona y Ros Casares. Ninguno de aquellos equipos llegaría a la final que disputarían Perfumerías Avenida y Mann Filter Zaragoza. Dejamos que sea el entrenador del equipo campeón, José Ignacio Hernández el que nos hable de aquella copa:

Sin duda la Copa es una competición especial por todo lo que hay a su alrededor. A nivel personal estoy muy feliz de poder vivirla tras cuatro años alejado de ella por mi trabajo en Polonia, donde he tenido la suerte de vivir con Wisla tres ediciones de la Puchar Polski, que nada tienen que ver con la magia que desprende nuestra Copa de la Reina.

En Torrejón viviré la que será mi undécima fase final de la Copa y mentiría si digo que no añoro esas Copas de ocho equipos que se convertían en una gran fiesta del baloncesto femenino español y que ojalá clubes y Federación se den cuenta que es necesario recuperar para mantener viva la ilusión de muchos en participar en este especial torneo.

Y uno de esos aspectos mágicos de la Copa son las muchas sorpresas que he vivido en primera persona, en algunos casos a favor y por supuesto, otros en clave de decepción (Copa de Salamanca o Sevilla) y es que once ediciones como entrenador dan para mucho. Pero sin duda he tenido la gran suerte de poder vivir el lado positivo de esas sorpresas en más de una ocasión, alguna para ser finalista, lo que era ya un gran logro en aquellos momentos y otras para terminar por delante de los favoritos y acabar así venciendo y dando los primeros títulos en la historia de un Perfumerías Avenida que dentro de la humildad de club pequeño empezábamos a mostrar la cabeza y tener la ambición de colarnos entre los grandes del momento (Ros Casares y FC Barcelona) pese a tener menos recursos.

La Copa de 2005 fue la de las sorpresas y es que vencer a todo un Ros Casares en su feudo en aquella inolvidable semifinal fue algo tan inesperado como grandioso, remontar en el último cuarto 15 puntos a un anfitrión plagado de estrellas del talento y la calidad de Aguilar, Valdemoro, Rosi Sánchez, Chamique Holdsclaw, Nindjem o Sonja Kireta... no fue tarea fácil y sólo el trabajo en equipo, la garra y el carácter de un equipo liderado en esa faceta por Laura Camps y Nuria Martínez junto a la calidad de Whitmore y el poderío físico de Hayden, unido al compromiso del resto (Hermouet, Marcos, Ygueravide y Llamas) hicieron que el milagro se consumase. Pero no solo hubo esa sorpresa, sino que el Mann Filter de las Clara Bermejo, Taru Tuukkanen, Rasmussen, Navarrete o Luci Pascua, eliminó al otro gran favorito, el FC Barcelona de las Helen Luz, Marta Fernández, Erika de Souza, Ingrid Pons o Anna Cruz y pudimos vivir una final inédita entre dos equipos por los que nadie apostaba al inicio de la competición. La final? Por suerte ahí no saltó la sorpresa y vencimos al equipo maño en un emocionante partido con prórroga incluida y que será recordado para siempre por ser el primer título de la historia del baloncesto femenino salmantino tras algunas finales perdidas y por el grave incidente de Tamika Whitmore, que al final quedó como anécdota. Por todo ello quiero soñar en que en la Copa 2014 se pueden volver a repetir las sorpresas del pasado, aunque eso sí, espero que si hay sorpresa, que sea favorable a un Rivas que si en algo se parece al Avenida del 2005 es en esa garra, entrega, compromiso y actitud y que tiene muy claro que para poder sorprender al favorito, antes tienen que vencer a Burgos y no ser sorprendido en semifinales que en la copa, toda sorpresa es posible. Podríamos hablar también de la sorpresa en la Copa siguiente en León con la victoria de nuevo ante Ros Casares esta vez en la final, pero casi mejor dejarlo como previa a la del 2015”.


Y son solo algunos ejemplos...

Y son solo algunos ejemplos de las muchas emociones que nos trae una competición como la Copa. Podríamos haber hablado de la Copa de 2006 (León) que se llevó de nuevo Perfumerías Avenida ante un Ros Casares más poderoso económicamente o el propio Rivas Ecópolis en la Copa de la Reina de 2011 en que ganó el título tras vencer a Perfumerías Avenida (futuro campeón de Europa esa temporada) y al anfitrión Ros Casares. O de equipos que dieron la sorpresa sin alzarse con el título, equipos modestos que se plantaron en la final y dieron mucha guerra a los favoritos, como por ejemplo el San José León que estuvo cerca de llevarse la Copa de la Reina en 2008 (Sevilla) ante Ros Casares o del Palacio de Congresos Ibiza que se plantó en la final de 2009 en Salamanca ante Ros Casares y estuvo a punto de dar una sorpresa aún mayor. Veremos si en 2014 hay sorpresas o no. Lo que si estoy plenamente convencido es que la Copa de la Reina es una competición preciosa en la que vamos a disfrutar de un magnífico espectáculo.


      


@Groucheste

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004