2014

28

Enero

19:14

Aitor Sainz

Esfuerzo sin recompensa para el GBC

Después de una gran primera vuelta, justo cuando había que subir el último escalón, el Gipuzkoa Basket ha sufrido un tropiezo desastroso. Su derrota contra el Estudiantes le dejó fuera de la Copa del Rey 2014.

 

El Estudiantes, equipo que en la presente temporada está pasando más apuros de lo deseado, y que presumiblemente era un rival asequible para el Gipuzkoa Basket, ha sido el obstáculo que ha impedido a los de Sito Alonso clasificarse para la Copa del Rey 2014.

El hecho es que los donostiarras partían con uno de los presupuestos más bajos de la ACB y con un equipo hecho con piezas muy bien buscadas pero que seguramente no auguraban el éxito que está teniendo hasta este momento. Por ello, y a medida que las jornadas iban pasando, la Copa del Rey se veía más cerca, pudiendo ser el premio al gran trabajo de la primera vuelta. Sin obligación de clasificarse, la cita de Málaga era tan sólo un premio. Pero finalmente, se ha lamentado la ausencia del GBC en la Copa.

Cabe realizar dos análisis de la temporada del Gipuzkoa Basket. El primero, ese en el que se contempla el objetivo principal, el fijado antes del primer partido. Mantenerse en la categoría, evitar apuros asumiéndolos aun así como normales. Sobre ese eje se coloca una valoración muy positiva, con el equipo noveno y jugando a buen nivel.

El segundo análisis, en cambio, toma como referencia el momento a partir del cual entrenador y jugadores empiezan a ser conscientes de lo que el equipo está haciendo. Pasadas varias jornadas, la Copa es posible, y todos reman hacia esa orilla. Al no alcanzarla, por muy poco además, dimensionando todo como es debido, es tan sólo un pequeño fracaso dentro de un gran éxito. Porque así se le dice a la trayectoria de esta temporada en ACB de los guipuzcoanos. No se puede hacer más con menos, y con eso deben quedarse todos.

De ahora en adelante, la labor será bien distinta. Mantener la moral alta y el buen juego son vitales para no caer en una dinámica negativa. Y es que a falta de una vuelta para el final de la liga, las ocho victorias del Gipuzkoa Basket les dan un margen de tan sólo cuatro respecto a los puestos de descenso. Las segundas vueltas son siempre largas, mirando hacia el horizonte en el que bien puede verse el descenso si se tiene un descuido. No hay motivos para la preocupación, pero ahora, el objetivo vuelve a ser semejante al del comienzo de liga. Si dicho objetivo se cumple, la recompensa llegará sóla. 


@aitorSBBP

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2019 enCancha.com | On-line desde 2004