2014

6

Abril

09:27

Eusebi Sedeño

79.444

Cifra oficial de aficionados en el AT&T Stadium de Dallas en los partidos de las semifinales nacionales de la NCAA. Connecticut sorprendió venciendo a la número 1, Florida, y Kentucky se metió también en la Final al derrotar a Wisconsin.

Tras unos días de relax, bueno, más bien de turisteo, por algunas ciudades del sur de Estados Unidos, llegamos a la última sede. La más grande, la más importante, la más espectacular. Una ciudad caótica, con un centro “histórico” bastante bonito, pero con una extensión urbana desmesurada. Dallas.

 

Hay un dicho que reza que “en Texas todo es más grande”. Pues sus razones tienen. No sólo el territorio en sí, más grande que España, ni por sus tres enormes ciudades, Houston, San Antonio y Dallas. Tampoco sólo por la longitud de los cuernos de sus vacas, conocidas como longhorns, ni por la increíble y alocada necesidad del vehículo. Es por eso, y por tener una auténtica barbaridad de estadio dedicado al fútbol americano, y a otros eventos, como el AT&T Stadium.

Nada más llegar al estadio ya vi que eso era algo especial. Su cúpula se divisa desde unos 15km, y si no fuera por las zonas verdes cercanas, no quiero ni imaginármelo. Con capacidad para más de 100.000 personas dependiendo del evento. Unas pantallas de más de 1.000 m2 cuelgan de su techo retráctil, las más grandes del mundo en un recinto deportivo. Después, en los encuentros, cerca de 80.000 personas casi llenaron las gradas de este monumento a la ingeniería y al deporte. Estar ahí es una experiencia difícilmente igualable.

Todos, absolutamente todos los jugadores de los cuatro equipos que disputaron las semifinales de la NCAA al entrar al parqué se quedaron boquiabiertos al ver semejante monstruosidad. Al final del artículo podéis haceros una idea con el video que he realizado.

Hablando de los partidos y de esas semifinales. La primera enfrentaba a mis queridos Connecticut Huskies, Cenicienta de esta fase final, contra el mejor equipo del país, los Florida Gators. DeAndre Daniels, ese jugador al que comparo con Lamarcus Aldridge de Portland TrailBlazers, fue el mejo del partido. Un partido que se llevaron los Huskies gracias a un enorme trabajo defensivo para parar a jugadores Gators como Wilbekin, Frazier y Young. Éste último fue el único que estuvo a la altura con 19 puntos y 5 rebotes. Daniels terminó con 20-10, Shabazz Napier fue el faro de UConn, y terminó con 12 puntos, 3 rebotes, 6 asistencias y 4 robos de balón. ¡Qué partido!

Aunque siendo sinceros, el segundo, el que enfrentó a Kentucky Wildcats y Wisconsin Badgers fue más espectacular. Los Badgers dominaron buena parte del encuentro, pero los jovencitos Wildcats (quinteto inicial todos de primer año) saben jugar a remolque y nunca se dejan ir. Anulado Kaminsky, tuvieron que salir a la palestra Dekker y Brust, ambos con 15 puntos. Estos Badgers sólo fallaron un tiro libre en todo el encuentro, pero fue fatídico.

Con ventaja de 2 puntos, por ese tiro libre fallado, los Wildcats tenían la posesión para dirimir el segundo finalista de este 2014. Aaron Harrison, una vez más como hiciera el pasado fin de semana ante Michigan, clavaba un triple que valía una final y el derecho a seguir soñando. James Young, con 17 puntos y 5 rebotes, y Julius Randle, con 16-5, pusieron las estadísticas más valoradas de un equipo peligroso hasta cuando va por detrás en el marcador.

Así que con la clasificación de Connecticut y Kentucky cerramos el cuadro. Más de tres semanas después del inicio de nuestra aventura, todo lo bueno se acaba. Este lunes, a partir de las 3h de la madrugada, horario peninsular español, se jugará esta gran Final universitaria 2014. El resultado es incierto, el pronóstico complicado, pero si os habla mi corazón… Let’s go Huskies!!

 

Así se vive la entrada al AT&T Stadium de Dallas

 


@EusebiSC

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004