2013

23

Julio

14:09

Jordi Font

Manresa salvó la temporada en los despachos

Un mal final de liga culminó una temporada para olvidar del Bàsquet Manresa en la máxima competición del baloncesto nacional

 

Como último clasificado de la competición el Manresa presenta también los peores balances de la temporada, con un total de 6 victorias en las 34 jornadas disputadas que le han dejado a 6 de la salvación. Por lo que respeta a la anotación total, con más de 2.550 puntos, no ha sido de los peores equipos a nivel ofensivo. A eso sumarle sus más de 2.900 puntos encajados si dejan a La Bruixa d’Or como el peor defensor de la liga.

 

Una segunda vuelta infernal

Tras un mal inicio de temporada todos esperábamos una reacción del Manresa en la segunda vuelta de competición, pero este año, ni la experiencia de Ponsarnau, ni el buen hacer de Asselin y Devries, ni el siempre motivador efecto Nou Congost, han salvado a los catalanes del descenso final. El balance de la segunda vuelta es desolador, con un total de 4 victorias en 17 partidos, pero con una racha negativa espeluznante que llevo a los manresanos a sufrir 13 derrotas en los últimos 15 partidos.

Si bien se podían argumentar parte de las derrotas de la primera vuelta a la pérdida de bastantes finales ajustados, en esta segunda el equipo ha recibido cinco palizas de más de 20 puntos y cinco más que han llegado a las dos cifras.

 

Demasiados errores

Por otro lado, los manresanos no han sabido distribuir el juego ofensivo de manera equitativa entre la plantilla, necesitando en exceso a sus hombres estrella en este apartado.

Además,  nunca se agarraron al espíritu de la salvación con suficiente fuerza, y es que después de la paliza que recibió en Fuenlabrada, rival directo a final de temporada, el equipo reaccionó con una épica victoria por 103 – 100 ante el UCAM Murcia que por la poca continuidad que tuvo pareció una despedida avanzada a la afición antes de confirmar matemáticamente el descenso.

 

Problemas en los despachos

A parte de lo deportivo, el desajuste financiero fue importante cuando justo antes de empezar la jornada 16, el patrocinador principal durante varias temporadas y que daba nombre al conjunto, dejó el equipo en cuadro y sin una parte importante de su presupuesto. La directiva decidió pues recorrer al micromecenaje y es que el patrocinador actual, la Bruixa d’Or, no llegó al conjunto hasta la jornada 29, cuando el equipo necesitaba ya un milagro para conseguir la salvación.

 

Salvados por la campana

Sin embargo, Manresa volverá a tener equipo en la máxima competición del baloncesto estatal la temporada 2013- 2014, ya que la imposibilidad del CB Atapuerca y del Lucentum Alicante, equipos que habían conseguido el ascenso deportivo desde la Addeco oro, de finalizar los trámites de inscripción han dado al equipo la oportunidad de volver a luchar contra los mejores.

La directiva catalana sabe que no lo tendrá fácil para engendrar un bloque competitivo con un presupuesto tan reducido, pero el fichaje de Borja Comenge, hasta el momento entrenador del filial del FC Barcelona en la liga LEB oro, parece ser la primera piedra de un proyecto que, tal y como expresa el mismo míster, necesitará “valentías, innovación e ilusión”.


@JordiFontPerera

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004