2013

12

Febrero

21:08

Vicente Montoliu

La Mirada de Vincenzo > Una Copa épica

Vincenzo viajó hasta Vitoria-Gasteiz y aquí nos relata una Copa del Rey 2013 digna de película.

 

En las fraguas del Monte del destino, se forjó una Copa. Ésta era deseada por toda tierra ACB y que derivó en grandes batallas. La que nos referimos en la gran batalla del año 77 antes del "Concilio Blanco".

Cuando en el Concilio de Elrond, se expuso la gravedad de la batalla que se iba a producir, puse mi espada, al servicio de la princesa Maitane y de su guerrero bárbaro Txema. Partí dirección Vitoria Mordor, donde se produciría la mayor batalla jamás vista y se desarrollaría en el castillo del Buesa Arena.

Llegue por medio del monstruo sagrado, que me llevó directo al castillo y me enseñaron amablemente sus aposentos. Llegué a la cripta del castillo, donde se estaba produciendo un gran acontecimiento, el Media Day Baskonista. Ahí grandes guerreros ponían al servicio de la magia, su voz y su imagen, para que pudieran ser llevadas a cualquier parte del reino. Estando allí, me sorprendió un gran guerrero, el argentino Burlón, que me reconoció al instante y con su magnificiencia me dijo " Vicente , loco, viniste a la batalla", yo le dije que mi corazón era naranja pero nunca estaría solo, lo cual, llamó a un brujo, que paró el tiempo y nos inmortalizó para la eternidad.

En mi aventura fui conociendo a aliados, como el poderoso brujo Joseph, con la poderosa magia de parar el tiempo y copiar las cosas a tamaño diminuto de cualquier batalla que se produjese. Tambien conocí a Joseba Sauron, el twitter, con una tecnología de otra época, contando las batallas como un trovador para que no se perdieran en el olvido.

Tuve mi morada, en la región de Miranda de Ebro, más conocida como Geldar. Tuve que cruzar Ered Mithrin para llegar a las montañas de ceniza, al norte de Mordor. Alli tenía su fortaleza el guerrero Txema, guiando al reino, hacia la luz. Allí las condiciones eran extremas con temperaturas que rozaban las de Plutón y el aire arrastraba montes y montañas ante el rugir de la naturaleza extrema.

En Mordor, llueve 25 horas al dia, las temperaturas bajan al cero absoluto y cuando nieva el cielo se vuelve negro, dejando la estampa de una batalla inmortal. En esas adversas condiciones entré en la cripta para ayudar a mi Rey y me encontré el Concilio Blanco, comandado por Laso, el blanco. Este se enfrentó al Reino Blaugrana, liderado por el guerrero cojo Navarro y un antiguo guardian de la cripta, llamado Oleson. La batalla fue épica, con dos prorrogas, pero el destino estaba escrito. El concilio blanco fue expulsado de la cripta hasta la siguiente edición.

En la siguiente batalla, miles de soldados baskonistas vinieron para apoyar a los gigantes de Tabak, contra las hordas del imperio rojo de Zaragoza. Las hordas de soldados gritando y cantando, llevaron a los gigantes hasta la siguiente fase.

En la batalla de locos, el Brujo Perasovic y su encantamiento Faverani, ganaron a los guerreros dementes, sin su poción mágica de Carl English, pero demostraron que la demencia es publica y sana. Mientras que después los elfos voladores canarios, ganaron su primera batalla a costa del gran mago negro Katsikaris, con el guerrero amarillo Xavi Rey y su zurda encantada. Habia llegado la apoteosis, la batalla de cuartos era suya, la cripta se abrió y lo celebraron con sus hordas amarillas con su general Malaguita El Grande.

Pero sigamos con la historia. En los días posteriores fuimos a comer a las tabernas encantadas del Donga, donde comían monstruos y donde los seres humanos eran mal vistos. Con toneladas de comida, litros de bebidas, al grito de B A L O N C E S T O.

Tambien comimos en los altos hornos donde las pizzas, eran para todo el castillo, comían los arboles gigantes y los helados de fresa y nata, los servían en campanas embrujadas.

Pero volvamos a las batallas de semifinales, donde el guerrero cojo Navarro, fue suficiente, para derrotar a los gigantes del norte baskonistas. Fue un orgullo haber visto semejante batalla en directo, donde los gritos y los cánticos se recordaran en el futuro.

En la gran batalla naranja y amarilla, el poderoso encantamiento Faverani, pudo con la zurda encantada de Xavi Rey. Pero se demostró que el amarillo saldrá adelante, gracias a su ejercito volador, que recorrió varios mundos para poder asistir a la batalla. Grandes.

Se acercaba la gran batalla y el mundo olvidó la gran promesa de volver taronga. Se creó el Concilio Naranja, para hacer frente a la poderosos brujos rojos y azules. Llegaron de todo el Reino Che, para ayudar en la batalla, pero no pudo ser. El guerrero Mickeal fue suficiente para un ejercito, que había perdido a su contrapartida, el brujo Gelabale, que fue reclutado para otras guerras en otro mundo. La canción sonó con fuerza en los primeros cuartos, pero después se cayó luchando, pero el ganador era justo. El imperio blaugrana renació para coger la misma Copa de la fragua del Destino. Habian ganado a su maldición blanca, azulgrana y naranja. Habian merecido el premio, el honor era suyo.

Volviendo a nuestra gran historia, gracias a los guardianes de la cripta del Buesa, por su hospitalidad, al brujo Joseph, a Joseba Sauron el twitter, que navegó entre las batallas y los guerreros junto a la princesa Maitane. El guerrero azulgrana Txema y su amada Carmen.

Y yo, con la promesa de volver para la siguiente batalla y mi espada al servicio del Imperio Azul enCancha. Por el camino me entere que un Papa de otro mundo, había renunciado porque unos dementes habían dormido en su castillo. Casualidad, no lo creo.

En mi regreso, mi corazón es naranja, pero un poco mas demente, azulgrana y amarillo. Guardo mi espada para la próxima batalla, donde esperare a aliados, princesas, guerreros y un camino menos frio. 


@Montoliucelaya

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004