2013

10

Mayo

23:17

Mauricio Fernández

La defensa lleva al Madrid de vuelta a la gloria (67-74)

Los jugadores entrenados por Pablo Laso dieron la estocada final a un FC Barcelona que no logró imponer su juego en los últimos minutos. Felipe Reyes volvió a aparecer en una semifinal que ya es historia.

Con la primera semifinal ya en el retrovisor, llegaba la hora del Clásico. Los 2 equipos más potentes de la Liga Endesa se medían en un auténtico choque de poder. El cetro del baloncesto europeo volvía a escena, pero esta vez en un sitio atípico.

El Real Madrid, que ha subido varios peldaños desde el año pasado, se ha confirmado como una auténtica bestia ofensiva, pero en el encuentro contra el FC Barcelona empezó algo apagado, falto de esa quinta esencia que le hace doblemente peligroso.

Los de Xavi Pascual salieron más metidos, y con un fino Navarro tomaban las primeras ventajas. Las defensas de ambos conjuntos estaban a buen nivel, y nadie estaba dispuesto a conceder canastas fáciles. Aún así, el talento suele salir a flote, y Mirotic mantenía a los suyos en la batalla.

Los blancos no estaban cómodos. Una y otra vez Rudy buscaba a Navarro al poste, pero el mallorquín no estaba acertado. Sus tiros eran demasiado forzados y el juego interior no cargaba lo suficiente el rebote. Al final de los 10 primeros minutos, el marcador reflejaba un marcador poco conocido para los madrileños, 18-11.

Hora de hacer cambios

Pascual plantó zona nada más salir el segundo cuarto, pero Llull la clavaba desde 7 metros. El FC Barcelona, que llegaba con varios jugadores en un estado delicado, rechazaba correr en todos los ataques. Ese no es su juego, y poco a poco se iba llevando el duelo a su terreno.

Entonces salió Sergio Rodríguez, y con 2 acciones dejó claro que no iba a permitir que el duelo se fuera tan temprano al barro. Con un pase mágico arrancó una ovación del público, 23-19. Llull se sumó a la fiesta, y con 2 triples martilleaba el aro rival. Poco a poco la cosa se iba calentando.

Xavi Pascual iba rotando a casi toda la plantilla, consciente de la importancia de no quemar a los hombres importantes al empezar. Wallace se batía el cobre bajo los aros con Felipe Reyes, que no rehuía el lance, pero el protagonista seguía siendo Rodríguez, que a 2 minutos de llegar al descanso llevaba ya 6 asistencias.

Golpe en la mesa del Real Madrid

Con 29-33, el FC Barcelona se vio obligado a pedir tiempo muerto. Su ritmo aletargado se iba descomponiendo por momentos. La entrada de Rodríguez en el segundo periodo rompió todos los esquemas de PascualEl Real Madrid se iba soltando la melena, y otro triple de Rodríguez mostraba el camino. Ya no había marcha atrás. El ‘vengador’ Tomic mantenía a flote a los suyos con un tiro cuando se acababa la posesión, pero un 2+1 de Reyes a 2 segundos de terminar el segundo cuarto daba la puntilla a los catalanes, 33-39.

Al inicio del tercer periodo, Laso insistió en su habitual esquema de rotaciones por cuartos, y volvió a sacar a los 5 de inicio. Begic machacaba tras pase de Rudy, pero Lorbek contestaba desde la media distancia con su primera canasta, 37-41.

Un triple de Huertas daba oxígeno a los suyos, y plantaban la famosa zona que tantos quebraderos de cabeza ha dado a los de Laso a lo largo de toda la campaña. Carlos Suárez anotaba un importante triple que resolvía alguna duda para los blancos, pero la batalla había vuelto al territorio del FC Barcelona.

Jawai saltó a la cancha

El australiano entró en pista con una visible cojera, y apenas pudo aportar. Los de Pascual seguían con el partido en su terreno, y Sergio Rodríguez en el banquillo, esperando su oportunidad. Los árbitros le señalaban la segunda falta consecutiva a Slaughter, y el FC Barcelona le daba la vuelta al duelo, 51-48 para cerrar el tercer periodo.

Todo el año esperando para esto

Marcelinho Huertas, que estuvo brillante casi toda la noche, la metía a la pata coja para empezar el último cuarto. El Real Madrid había perdido toda la magia que había desplegado hasta el descanso, y las sensaciones no podían ser peores. Rudy y Carroll desaparecidos en combate, y Mirotic que hacía tiempo que no salía a la palestra.

Aparece la defensa del Real Madrid

Entonces, 2 arreones y un 2+1 de Felipe Reyes volvían a dar vida al Real Madrid, 61-57. La intensidad defensiva de los de Laso volvía a subir, y los resultados eran inmediatos. A los pocos segundos, el intercambio de canastas volvía, pero el tiempo se iba agotando. Las aficiones apretaban de lo lindo, y el Real Madrid le daba la vuelta al encuentro, 63-67. La hora de los más grandes había llegado.

Reyes culminaba una penetración de Rudy, y el banquillo blaugrana empezaba a verle las orejas al lobo. Habían conseguido hacerse con el partido, pero una vez más iban por debajo, solo que con menos margen de error. El último minuto fue de infarto. Rudy pudo rematar 2 veces pero no lo consiguió. Pascual pidió tiempo muerto. Aún tenían una oportunidad, una última bala. 65-69 y 59 segundos para la gloria o el dolor. Huertas erró el tiro de los ganadores, y el Real Madrid certificaba la vuelta al Olimpo. El marcador final, 67-74.

La estrella: Felipe Reyes, con 17 puntos y 5 rebotes, volvió a demostrar que aún tiene cuerda. Mención especial para la buena actuación de Ante Tomic, que ante sus ex se fue con 18 puntos y 12 rebotes.

 


@mauri_fa

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004