2013

12

Febrero

00:05

Txema Trejo

Desde las gradas (IV): Porque la Copa.....mola

Si amigos el espectáculo se acabó, los cuatro días de adrenalina ya son historia, pero como de una fiesta patronal se tratase ayer tuvimos la traca final....con la final...valga la redundancia. La Copa acabó pero antes de echar la persiana, poner la alarma y cerrar con llave vamos con el último “Desde las gradas”.

¡Ay amigos!, parece que era ayer cuando veíamos ese aurresku de honor que inauguraba la Copa´13, pero todo tiene que llegar a su fin, que le vamos hacer, como le dijo Boniface N´Dong a mi compañero Alberto Rubio tras ganar la Copa en Bilbao´10 tras abandonar Unicaja son “cosas de baloncesto”. Pero no vamos a sacar el pañuelo ni vamos a entonar el “Adiós con el corazón” porque antes queda la última entrega de esa sección que os acerca todo lo que rodea a este magno evento que es la Copa del Rey....pasen, ocupen los asientos, si habéis traído vuestros teléfonos móviles apagarlos, y si habéis traído el teléfono fijo.....¡ole, ole y ole!, comienza el último Desde las Gradas de esta Copa del Rey 2013.

Tras medio día de ausencia, la lluvia volvía hacer acto de presencia desluciendo (por decirlo finamente) el día en la que se jugaba la finalisima por lo que la gente apuraba hasta el último minuto para acercarse al pabellón y muchos preferían quedarse al calor de la calefacción del coche. Pese a que estaba confirmada la presencia en el palco de SSMM el Rey el acceso al interior del Buesa Arena no era nada diferente al de otros días incluso los tornos parecían saber que llovía leyendo los abonos y entradas a la primera (cosa rara) agilizando al extremo la entrada al recinto vitoriano. Una vez dentro poco a poco las gradas fueron adquirieron color, muchos decían que la final se iba a disputar con el pabellón medio vacio pero las aficiones de los ocho equipos son grandes, lo mejor de la Copa y respondieron llenando nuevamente unas gradas que han promediado más de 14.000 espectadores por partido y superado la barrera de los 100.000 en los cuatro días de torneo, envidia sana ¿eehh....Justin Bieber?.

Ya lo dijo el presidente del Córdoba, la Copa mola, animaba al Rey y su majestad se animó acudiendo al Fernando Buesa Arena todavía algo renqueante de su operación. Su entrada al palco fue trending topic de miradas, flashes, camaras y......bueno que os voy a contar que no sepáis o visto ya si las redes sociales echaban humo al respecto. Antes pudimos admirar una presentación de la final que sencillamente fue apoteosica y se llevo más de un aplauso en la que se podía ver la evolución del torneo con sus protagonistas levantando los trofeos de campeón siendo los más aclamados Pablo Laso, Velimir Perasovic, Elmer Bennet y Luis Scola.

Y que decir de los palmeadores 2.0, el I+D ha llegado a algo tan fundamental como esos tubos hinchables que tanto ruido meten, ¿cual es la mejora?, no duran mas, y siguen pinchandose a las primeras de cambio, ahora.......¡¡llevan luces!!, unas luces que se iluminaban a cada golpe de palmeador....¿útil?...bueno durante la presentación con el pabellón prácticamente a oscuras la imagen era impresionante, parecía el estadio olímpico de Londres en plena ceremonia de apertura, pero más de uno desmontaba dicho artefacto como si se creyesen McGyver.

El protagonismo de las aficiones se centraban en las dos involucradas en la final, Valencia Basket y ese atuendo digno de chaleco para llevar en el coche frente a la ya mítica peña Meritxell, pero también se quisieron apuntar las demás con una Demencia que aprovecho la presencia real en el palco para pasear por el tercer anillo del Buesa Arena una pancarta donde se leía claramente “Sanidad pública”, y que decir de esa canción en plan niños del coro “Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña......”, la verdad que la grada del pabellón vitoriano era una mezcla explosiva entre indignación, reivindicación y sobre todo, sobre todo, buen rollo.

No voy hacer carnaza fácil de lo que ocurrió en los prolegomenos del partido, ni durante el descanso, básicamente porque no es el estilo de “Desde las gradas” y los distintos canales de televisión en sus informativos ya se han encargado de politizar un evento que durante cuatro días une a gente, hermana aficiones y hacen disfrutar del mayor espectáculo del baloncesto, la Copa del Rey asi que prosigamos. “Habemus” nuevo campeón, el Barcelona Regal que a ritmo del ya mítico “We are the champions” celebraba el título con.......¿donde estaba el confeti?, tantos minutos preparando los cañones que apenas salió confeti...simplemente se desparramó por el suelo, como decían en El Hormiguero, ¡¡¡fracaso absolutoooo!!!.

Era el broche final y las Dreamcheers lo dieron todo, coreografías espectaculares con un parodico Gangman Style que nuevamente hizo levantarse de sus asientos a los aficionados, habría que sacar un disco en plan “Copa del Rey Greatest Hits”, como grandes fueron las aficiones, ¿y quién fue la mejor?, la cosa estaba entre Valencia, Gran Canaria y Baskonia, la afición taronja recibía la medalla de bronce y cuando pensábamos que ese crack que ha sido la sensación del evento que no es otro que Malaguita iba a recoger el estandarte como mejor afición se anunciaba que la mejor era la Baskonista, la verdad que yo lo hubiera declarado desierto porque vale que los vitorianos eran legión (8.000 y ocupando más de medio pabellón) pero el hecho de meterse mas de 2.000 kilometros entre pecho y espalda si o si para que su equipo se marche a las primeras de cambio (este año ha sido la excepción) tiene un valor terrible, no habrán ganado esa bandera pero si los corazones y el cariño de todas las aficiones.

¿Pensáis que no hemos tenido VIP´s?, la verdad es que se me ha pasado por completo pero hemos visto besarse en la Kiss Cam a Gaizka Toquero (delantero del Athletic de Bilbao y baskonista), y Jose Luis Abós con su señora antes de su partido de cuartos de final. Hemos visto a Joseba Llorente y Xavi del Barça con visera en plan incógnito, a Marcelo Nicola en el palco de Radio Vitoria, a Jorge Garbajosa viendo los toros desde la barrera y a Juan Antonio Orenga, nadie quería perderse este evento.

Han sido cuatro días de adrenalina, de emociones de horas y horas de baloncesto, de risas, de gargantas afónicas, de disfraces, de ir y venir a los baños, de colas para entrar, de subir y bajar escaleras, de bufandas, de cánticos, de esperar en el bar para comprar un bocadillo o una coca-cola, de luces verdes en los tornos, de emocionarse con los videos del marcador, de compartir con amigos, novi@s, marido, mujer y familia un evento tan impresionante y maravilloso como es la Copa del Rey, la edición de Vitoria ya es historia, ahora toca esperar un año, ¿Málaga?. ¿Madrid?....o volveremos a Vitoria, la espera será larga pero la Liga Endesa y las distintas competiciones europeas nos harán la espera mucho más llevadera....¡¡Viva el baloncesto y viva la Copa del Rey!!.


@TxemaTrejo

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004